Gran her­mano mo­do ur­bano:

Có­mo fun­cio­na el Ser­vi­cio de In­for­ma­ción y Ope­ra­ción del Trans­por­te de Seúl.

Noticias - - SUMARIO - JOR­GE LUIS MON­TIEL (EN­VIA­DO ESPECIAL A SEÚL) @jor­mon­tiel

có­mo fun­cio­na el Ser­vi­cio de In­for­ma­ción y Ope­ra­ción del Trans­por­te de Seúl.

Pri­me­ro

hay que atra­ve­sar las enor­mes puer­tas de me­tal de TOPIS, el Ser­vi­cio de In­for­ma­ción y Ope­ra­ción del Trans­por­te de Seúl, que tie­nen es­pe­so­res se­me­jan­tes al de bó­ve­das ban­ca­rias. Lue­go, un pa­si­llo que desem­bo­ca en la sa­la de control prin­ci­pal don­de una gi­gan­tes­ca y múl­ti­ple pan­ta­lla di­gi­tal re­ci­be la trans­mi­sión si­mul­tá­nea de mi­les de cá­ma­ras di­se­mi­na­das en los di­fe­ren­tes me­dios de trans­por­te pú­bli­co y zo­nas de ma­yor cir­cu­la­ción au­to­mo­triz y de per­so­nas en la mo­der­ní­si­ma ca­pi­tal de Co­rea del Sur. To­das mo­ni­to­rea­das por un cen­te­nar de ope­ra­do­res en tur­nos ro­ta­ti­vos du­ran­te las 24 hs del día. El es­pa­cio se­me­ja al set de una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción, sal­vo que aquí es real y fun­cio­na a la per­fec­ción. Es más, un so­lo da­to elec­tri­za los sen­ti­dos: el com­ple­jo es­tá pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar una emer­gen­cia o ata­que du­ran­te cua­ren­ta y cin­co días, con pro­vi­sio­nes y co­mo­di­da­des que res­guar­den a cien­to vein­te per­so­nas. Es co­mo aso­mar­se a las en­tra­ñas de un Gran Her­mano ur­bano que si­túa a Co­rea del Sur en el Si­glo XXIII.

ES­PA­CIOS Y GEN­TE. Se tra­ta de un país den­sa­men­te po­bla­do y ur­ba­ni­za­do en re­la­ción a su pe­que­ña su­per­fi­cie. La po­bla­ción as­cien­de a 50 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, la mi­tad vi­ve en la ca­pi­tal y al­re­de­do­res. Se­me­jan­te cau­dal de per­so­nas re­quie­re un sis­te­ma de trans­por­te con su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar una al­tí­si­ma de­man­da. Pe­ro así co­mo Ro­ma no se edi­fi­có en un día, tam­po­co Seúl or­ga­ni­zó es­te efi­cien­te ré­gi­men de la no­che a la ma­ña­na.

“Re­co­pi­la­mos des­de in­for­mes so­bre pa­tro­nes de via­je has­ta pa­ra­das de au­to­bu­ses más uti­li­za­das, in­clu­so des­via­mos el trá­fi­co en las ca­rre­te­ras du­ran­te con­ges­tio­na­mien­tos. Por ejem­plo, gra­cias a la lo­ca­li­za­ción por ce­lu­lar, una ma­dre pue­de sa­ber si su hi­jo abor­dó dón­de, cuán­do y qué vehícu­lo. Tam­bién nos en­te­ra­mos de si los con­duc­to­res no res­pe­tan la ve­lo­ci­dad per­mi­ti­da, arran­can sin ce­rrar las puer­tas o elu­den pa­ra­das es­ta­ble­ci­das. Esas fal­tas im­pli­can pun­tos en con­tra que in­ci­den en la eva­lua­ción que ha­ce­mos ca­da tres años. Si tie­nen de­ma­sia­das pe­na­li­da­des, aban­do­nan el ser­vi­cio”, ex­pli­ca

“Gran par­te de los re­cur­sos téc­ni­cos uti­li­za­dos en TOPIS fue­ron pro­vis­tos por la em­pre­sa Sam­sung, que po­see nu­me­ro­sas ra­mi­fi­ca­cio­nes."

Yang You­nG­ye, je­fe del De­par­ta­men­to de In­for­ma­ción de Trá­fi­co.

TOPIS ve­ri­fi­ca la ve­lo­ci­dad de trán­si­to de 1.268 km de vías, pa­ra lo cual re­co­ge da­tos de 35 mil uni­da­des de ta­xi con GPS, 1.181 apa­ra­tos de­tec­to­res que per­mi­ten me­dir el vo­lu­men de trán­si­to, ve­lo­ci­dad y ac­ci­den­tes, 832 cá­ma­ra de cir­cui­to ce­rra­do que mo­ni­to­rean las 24 ho­ras el trans­por­te y los ac­ci­den­tes, y 3.600 apa­ra­tos de control de se­ña­les en tiem­po real, en­tre otros.

El en­tra­ma­do de óm­ni­bus se re­es­truc­tu­ró, cons­tru­ye­ron ca­rri­les ex­clu­si­vos, cen­tros de trans­fe­ren­cia y los dividieron, se­gún los des­ti­nos, en ca­te­go­rías co­di­fi­ca­das por cua­tro co­lo­res. Los fe­rro­ca­rri­les tie­nen 20 lí­neas y más de 500 es­ta­cio­nes. Las de sub­te son nue­ve y re­co­rren la ur­be de una pun­ta a la otra. Go­zan de re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal por ser rá­pi­dos, lim­pios, con va­go­nes y es­ta­cio­nes am­plios y por es­tar to­dos equi­pa­dos con Wi-Fi.

Los me­dios de trans­por­te pú­bli­co re­ci­ben 7 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros a dia­rio y, de tan em­plea­dos, se los co­no­ce co­mo “los pies de los ciu­da­da­nos de Seúl”. Una for­ma di­rec­ta de ad­ver­tir cual­quier in­con­ve­nien­te, dis­tur­bio o ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va, ele­var que­jas o so­li­ci­tar su­bir o ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra del va­gón, es me­dian­te una apli­ca­ción que se ba­ja al smartp­ho­ne.

TAR­JE­TA IN­TE­LI­GEN­TE. Cuan­do las au­to­ri­da­des re­or­ga­ni­za­ron el pro­ce­di­mien­to pa­ra usar los me­dios de trans­por­te, en­tró en vi­gen­cia un ré­gi­men ta­ri­fa­rio que in­clu­yó el lan­za­mien­to de la tar­je­ta in­te­li­gen­te T-mo­ney (la T re­pre­sen­ta tec­no­lo­gía, trans­por­te y tac­to). Es­te me­dio de pa­go se con­vir­tió en par­te fun­da­men­tal de la in­fra­es­truc­tu­ra, al es­tar vin­cu­la­do con tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to que fac­tu­ran el gas­to acu­mu­la­do a fin de mes, pa­ra evi­tar la re­car­ga cons­tan­te. Ca­da usua­rio de­be uti­li­zar­la tan­to al abor­dar co­mo al ba­jar de los trans­por­tes, a efec­tos de man­te­ner ac­tua­li­za­da la in­for­ma­ción. Pre­ci­sa­men­te, los da­tos que sur­gen del uso, son im­por­tan­tí­si­mos pa­ra el TOPIS. Gran par­te de los re­cur­sos téc­ni­cos uti­li­za­dos en TOPIS fue­ron pro­vis­tos por la em­pre­sa Sam­sung, que po­see nu­me­ro­sas ra­mi­fi­ca­cio­nes, no só­lo la elec­tró­ni­ca de con­su­mo, sino en sec­to­res co­mo la cons­truc­ción, las fi­nan­zas y la bio­tec­no­lo­gía.

PRO­PÓ­SI­TOS. La or­ga­ni­za­ción ac­túa co­mo un cuar­tel cen­tral que reúne y pro­ce­sa to­do lo re­la­cio­na­do al trá­fi­co en tiem­po real. Con re­cep­to­res GPS y dis­po­si­ti­vos de co­mu­ni­ca­ción inalám­bri­cos, se re­co­pi­lan tes­ti­mo­nios de ca­da au­to­bús, se vuel­can a ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción (compu­tado­ras, te­lé­fo­nos ce­lu­la­res in­te­li­gen­tes), y se re­trans­mi­ten a le­tre­ros elec­tró­ni­cos ubi­ca­dos en ca­da pa­ra­da. En el año 2017 el mé­to­do de per­cep­ción de in­for­ma­ción se per­fec­cio­nó y agre­gó a las no­ve­da­des que pue­den con­sul­tar­se, la ta­sa de ocu­pa­ción de ca­da co­che.

“Otro as­pec­to de nues­tra ta­rea es con­tro­lar, cons­tan­te­men­te, los sen­so­res que mi­den el ni­vel del río, lo que po­si­bi­li­ta que, an­te una cre­ci­da, po­da­mos abrir, a dis­tan­cia, las ex­clu­sas ne­ce­sa­rias pa­ra en­cau­zar el fe­nó­meno. Tam­bién cuan­do nie­va en las ca­rre­te­ras, ma­ne­ja­mos des­de acá los gri­fos de las tu­be­rías que ex­pul­san sus­tan­cias que de­rri­ten el hie­lo acu­mu­la­do so­bre el pa­vi­men­to. En de­fi­ni­ti­va, so­mos el cen­tro neu­rál­gi­co del trans­por­te pú­bli­co de la ciu­dad”, des­cri­be el fun­cio­na­rio co­reano. Y ase­gu­ra: “Topis evo­lu­cio­nó a lo lar­go de es­tos años y con­ti­nua­mos en eta­pa de cre­ci­mien­to, pre­pa­rán­do­nos pa­ra afron­tar el fu­tu­ro”.

MA­SI­VOS. Los me­dios de trans­por­te pú­bli­co re­ci­ben 7 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros a dia­rio. Se los co­no­ce co­mo “los pies de los ciu­da­da­nos de Seúl”.

CONTROL PER­MA­NEN­TE. Gra­cias a la lo­ca­li­za­ción por ce­lu­lar, una ma­dre pue­de sa­ber si su hi­jo abor­dó un vehícu­lo, cuál, dón­de y cuán­do. Es una po­lí­ti­ca de Es­ta­do cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.