Oba­ma ha­ce cam­pa­ña:

Las le­gis­la­ti­vas co­bran im­por­tan­cia an­te la even­tua­li­dad de un im­peach­ment pa­ra el pre­si­den­te, que si­gue su­man­do de­nun­cias.

Noticias - - STAFF - PRO­FE­SOR y men­tor de Cien­cia Po­lí­ti­ca, Uni­ver­si­dad Em­pre­sa­rial Si­glo 21.

Las le­gis­la­ti­vas co­bran im­por­tan­cia an­te la even­tua­li­dad de un im­peach­ment pa­ra Trump. Por Clau­dio Fantini.

To­das las alar­mas se en­cen­die­ron al mis­mo tiem­po. Ade­más, lo hi­cie­ron de las for­mas más in­só­li­tas. Un fu­ne­ral, una car­ta anó­ni­ma y el dis­cur­so de un ex pre­si­den­te fue­ron los ines­pe­ra­dos ca­na­les que ex­pre­sa­ron la mag­ni­tud del ries­go que afron­ta­ría Es­ta­dos Uni­dos.

Ese ries­go tie­ne nom­bre y ape­lli­do: Do­nald John Trump. Y lo que arries­ga Nor­tea­mé­ri­ca es na­da me­nos que su de­mo­cra­cia. Lo di­jo con to­das las letras Ba­rak Oba­ma, al ha­blar en la uni­ver­si­dad de Illi­nois que le en­tre­gó una dis­tin­ción por con­si­de­rar que su go­bierno go­zó de sa­lud éti­ca.

Allí, rom­pien­do una de las tra­di­cio­nes no es­cri­tas pe­ro fé­rrea­men­te cum­pli­das de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se, el ex pre­si­den­te di­jo “nues­tra de­mo­cra­cia” es­tá en peligro.

En Es­ta­dos Uni­dos, los pre­si­den­tes no só­lo tie­nen el lí­mi­te cons­ti­tu­cio­nal de dos man­da­tos. Tam­bién tie­nen el lí­mi­te que les im­po­ne la tra­di­ción po­lí­ti­ca: al de­jar el Des­pa­cho Oval, de­ben guar­dar si­len­cio so­bre el go­bierno que lo su­ce­dió y, de ser po­si­ble, de los sub­si­guien­tes, de­di­cán­do­se a dar con­fe­ren­cias, crear bi­blio­te­cas o fun­da­cio­nes, y a me­diar en di­fe­ren­dos de otros paí­ses.

Oba­ma cum­plió la re­gla du­ran­te dos años y, si aho­ra la rom­pe, no es por vo­ca­ción de trans­gre­sor sino por­que la reali­dad que per­ci­be le pa­re­ce de­ma­sia­do gra­ve co­mo pa­ra que­dar­se ata­do a una tra­di­ción.

Pa­ra quien si­gue sien­do el prin­ci­pal re­fe­ren­te del Par­ti­do De­mó­cra­ta, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble que en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de no­viem­bre los con­ser­va­do­res pier­dan la ma­yo­ría que tie­nen en el Con­gre­so, por­que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha re­nun­cia­do a evi­tar que Trump des­tru­ya la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

FU­NE­RAL ME­DIÁ­TI­CO. Es po­si­ble leer el mis­mo men­sa­je en las ce­re­mo­nias que John McCain di­se­ñó pa­ra su pro­pio fu­ne­ral. De por sí, es in­creí­ble que al­guien uti­li­ce sus úl­ti­mas fuer­zas pa­ra or­ga­ni­zar sus exe­quias, co­mo hi­zo el se­na­dor por Arizona an­tes de pe­dir a los mé­di­cos que ce­sa­ran el tra­ta­mien­to y lo de­ja­ran mo­rir.

Aún más sor­pren­den­te fue leer el men­sa­je que su au­tor qui­so dar a los nor­te­ame­ri­ca­nos a tra­vés de esa ce­re­mo­nia pós­tu­ma. Un men­sa­je

cla­ro y con­tun­den­te con­tra to­do lo que re­pre­sen­ta Trump en la po­lí­ti­ca y la so­cie­dad de Es­ta­dos Uni­dos.

Fue el mis­mí­si­mo McCain quien lla­mó a Oba­ma pa­ra pe­dir­le que dé un dis­cur­so en la ca­pi­lla ar­dien­te. En la lis­ta de ora­do­res in­clu­yó otros de­mó­cra­tas, co­mo el ex vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den. Y la lis­ta de in­vi­ta­dos, que te­nía más de­mó­cra­tas, in­clui­dos Bill y Hi­llary Clin­ton, con­te­nía una omi­sión y una prohi­bi­ción.

El re­pu­bli­cano que per­dió la elec­ción con­tra Oba­ma, omi­tió in­vi­tar na­da me­nos que a quien ha­bía si­do su com­pa­ñe­ra de fórmula, la ex go­ber­na­do­ra de Alas­ka Sa­rah Pa­lin. Al­go que pue­de leer­se co­mo una au­to­crí­ti­ca pós­tu­ma por ha­ber acep­ta­do que los ex­tre­mis­tas del Tea Party le im­pu­sie­ran el pos­tu­lan­te a la vi­ce­pre­si­den­cia.

No obs­tan­te al ré­cord de lo in­creí­ble lo ba­tió con la prohi­bi­ción de que Trump es­tu­vie­ra pre­sen­te en sus fu­ne­ra­les. Ja­más un le­gis­la­dor nor­te­ame­ri­cano ma­ni­fes­tó en­tre sus úl­ti­mos deseos que no de­jen par­ti­ci­par de las ce­re­mo­nias fú­ne­bres na­da me­nos que al pre­si­den­te.

Ese de­seo ma­ni­fies­to con­vir­tió el fu­ne­ral en una de­nun­cia de­mo­le­do­ra con­tra el mag­na­te neo­yor­kino. Quien ha­bía de­ja­do di­cho que le im­pi­die­ran acer­car­se a su fé­re­tro era el mi­li­tar y po­lí­ti­co más res­pe­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos. Un hé­roe de la dig­ni­dad y la de­cen­cia. El úni­co re­pu­bli­cano que se atre­vió a de­cir que Trump es una “ver­güen­za” pa­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos y quien lo acu­só de ra­cis­ta y xe­nó­fo­bo, qui­so que su muer­te mos­tra­ra, por con­tras­te, la vi­le­za del hom­bre que ocu­pa el Sa­lón Oval.

Con­de­co­ra­do co­mo hé­roe de gue­rra por ha­ber re­cha­za­do que el viet­cong lo li­be­ra­ra an­tes de sol­tar tam­bién a los de­más ma­ri­nes que es­ta­ban apre­sa­dos en el mis­mo cam­po de con­cen­tra­ción, el vie­jo se­na­dor de Arizona mos­tró al pre­si­den­te co­mo un per­so­na­je mi­se­ra­ble. En ri­gor, fue el pro­pio je­fe de la Ca­sa Blan­ca quien ex­pu­so sus ba­je­zas cuan­do, en uno de sus cho­ques con McCain, di­jo que no de­bía ser con­si­de­ra­do un hé­roe por­que en la gue­rra de Vietnam ha­bía si­do cap­tu­ra­do por el enemigo.

McCain ha­bía per­di­do la ba­ta­lla por la can­di­da­tu­ra re­pu­bli­ca­na con Geor­ge W. Bush y la ba­ta­lla por la pre­si­den­cia con Oba­ma, pe­ro con­vir- tió su muer­te en una ba­ta­lla triun­fal por­que con las in­vi­ta­cio­nes, las no in­vi­ta­cio­nes y la prohi­bi­ción, le­van­tó la ban­de­ra del diá­lo­go, la bús­que­da de consensos y el res­pe­to por el ad­ver­sa­rio que de­ben im­pe­rar en una de­mo­cra­cia. Las an­tí­po­das de Trump y su re­ce­ta po­pu­lis­ta que con­si­de­ra a la opo­si­ción, a la pren­sa crí­ti­ca y a to­do aquel que lo cues­tio­ne, co­mo “enemi­gos” que me­re­cen abo­rre­ci­mien­to.

PRE­SEN­TE NE­GRO. En­tre el fu­ne­ral de McCain y el dis­cur­so de Oba­ma, hu­bo otro in­só­li­to gol­pe con­tra la ima­gen del pre­si­den­te. En una car­ta pu­bli­ca­da por The New York Ti­mes, un al­to fun­cio­na­rio del go­bierno que no qui­so dar su nom­bre des­cri­bió a Trump co­mo un “amo­ral” pro­pen­so a to­mar de­ci­sio­nes desas­tro­sas.

Se­gún la car­ta, va­rios miem­bros pro­mi­nen­tes de La Ca­sa Blan­ca se han con­ju­ra­do pa­ra im­pe­dir, ac­tuan­do des­de las som­bras, la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de es­tro­pi­cios pre­si­den­cia­les.

Un es­cri­to anó­ni­mo ca­re­ce­ría de va­lor si no fue­ra por­que el dia­rio que lo pu­bli­có es uno de los más pres­ti­gio­sos de Es­ta­dos Uni­dos y su di­rec­ción edi­to­rial dio fe de que el au­tor es, efec­ti­va­men­te, un al­to fun­cio­na­rio del go­bierno.

En la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na hay an­te­ce­den­tes de cons­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas de to­do ti­po, pe­ro es­ta mo­da­li­dad desopi­lan­te no tie­ne pre­ce­den­tes. Mien­tras en el par­ti­do ofi­cia­lis­ta el si­len­cio fue la re­gla que só­lo McCain se atre­vió a rom­per, en la cú­pu­la del go­bierno exis­te un gru­po de pro­mi­nen­tes re­pu­bli­ca­nos que di­cen cons­pi­rar con­tra el pre­si­den­te por el bien de los Es­ta­dos Uni­dos.

La eco­no­mía es el múscu­lo de Trump. Si bien fue la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma la que re­vir­tió en cre­ci­mien­to la re­ce­sión ini­cia­da con la cri­sis de las hi­po­te­cas sub­pri­me, el pro­tec­cio­nis­mo im­ple­men­ta­do por el ac­tual pre­si­den­te for­ta­le­ció no­ta­ble­men­te el al­za en los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res.

Lo que se ve­rá en las pró­xi­mas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas es si el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co al­can­za pa­ra con­tra­pe­sar el peor de los pro­ble­mas del go­bierno: la per­so­na­li­dad y la na­tu­ra­le­za del pro­pio Do­nald Trump.

“Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble que en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de no­viem­bre los con­ser­va­do­res pier­dan la ma­yo­ría que tie­nen en el Con­gre­so.”

EN CA­LI­FOR­NIA. Oba­ma ase­gu­ró que las elec­cio­nes de no­viem­bre po­drían dar a los es­ta­dou­ni­den­ses la "opor­tu­ni­dad de res­ta­ble­cer un po­co de sa­ni­dad po­lí­ti­ca".

MCCAIN. Ba­rack Oba­ma y Geor­ge W. Bush ho­me­na­jea­ron al fa­lle­ci­do se­na­dor re­pu­bli­cano.

Por CLAU­DIO FANTINI *

PA­SA­DO Y FU­TU­RO. Trump apo­yó la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial del ra­pe­ro Kan­ye West pa­ra 2024. Paul Ma­na­fort (de­re­cha), su ex je­fe de cam­pa­ña, fue con­de­na­do por die­ci­ocho cargos de frau­de fis­cal. Par­te del sé­qui­to pre­si­den­cial que aho­ra des­fi­la por la jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.