La fies­ta li­te­ra­ria:

A diez años de la crea­ción de Fil­ba, el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra; su crea­dor cuen­ta la his­to­ria que lo hi­zo po­si­ble.

Noticias - - SUMARIO - ADRIA­NA LORUSSO alo­rus­so@perfil.com @lo­rus­so10

A diez años de la crea­ción del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra, Fil­ba; su crea­dor, Pa­blo Braun, cuen­ta có­mo se ges­tó.

N o co­noz­co a Mar­cos Pe­ña", acla­ra an­te la pre­gun­ta inevi­ta­ble Pa­blo Braun (42), due­ño de una de las li­bre­rías más im­por­tan­tes de Bue­nos Ai­res, “Eter­na Ca­den­cia”, y de la editorial del mis­mo nom­bre; y ges­tor, des­de ha­ce 10 años, de un pro­yec­to que ya se ha vuel­to un clá­si­co de la agen­da li­te­ra­ria lo­cal: Fil­ba, el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra de Bue­nos Ai­res.

"La fa­mi­lia Braun es muy gran­de. So­mos pa­rien­tes pe­ro ja­más lo vi", ex­pli­ca a pro­pó­si­to de un ape­lli­do que en el mun­do in­te­lec­tual pue­de ser más pro­ble­má­ti­co que ven­ta­jo­so, ha­bi­da cuen­ta de los pre­jui­cios que im­pe­ran con­tra to­do lo que hue­la a al­ta bur­gue­sía. Una pre­ven­ción que Pa­blo Braun su­po des­ac­ti­var a fuer­za de tra­ba­jo en un cam­po, el literario, con po­cas ini­cia­ti­vas fir­mes fue­ra del ám­bi­to aca­dé­mi­co.

Es­te año el te­ma del Fes­ti­val, que se rea­li­za en­tre el 10 y el 14 de oc­tu­bre ( ver re­cua­dro en la otra pá­gi­na), se­rá la “Fies­ta”, por­que se cum­plen 10 años de su pri­me­ra edi­ción y por­que “a pe­sar de la ma­la­ria, es una fies­ta de la li­te­ra­tu­ra, y eso hay que ce­le­brar­lo”, pro­po­ne Braun.

HIS­TO­RIA. De­trás de los 10 años de Fil­ba, el fes­ti­val que con­vo­có en Bue­nos Ai­res a al­gu­nas de las más in­tere­san­tes plu­mas del pa­no­ra­ma literario in­ter­na­cio­nal, des­de J.M. Coet­zee has­ta Delp­hi­ne de Vi­gan, y a ca­si to­dos los au­to­res na­cio­na­les de pe­so, es­tá la his­to­ria de Pa­blo Braun y el ines­pe­ra­do ca­mino que lo lle­vó a la li­te­ra­tu­ra.

Na­ci­do en una de las fa­mi­lias más ri­cas de la Ar­gen­ti­na, con una arrai­ga­da tra­di­ción em­pre­sa­rial, cuan­do ter­mi­nó el se­cun­da­rio en el St. Bren­dan's, es­tu­dió Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en la UCA “por­que me pa­re­cía lo natural”, se­gún con­fie­sa.

Cuan­do se re­ci­bió, el pa­so inevi­ta­ble fue en­trar des­de ce­ro en La Anó­ni­ma, el gru­po de em­pre­sas li­de­ra­do por su tío Fe­de­ri­co Braun. “Mi fa­mi­lia es bas­tan­te me­ri­to­crá­ti­ca, si no sos bueno no te van a dar nin­gún pues­to de na­da -cuen­ta Pa­blo-. Se di­cen bar­ba­ri­da­des de los Braun pe­ro mi tío Fe­de­ri­co es el ti­po más rec­to y jus­to que co­noz­co. Me en­se­ñó que hay que cum­plir con la pa­la­bra, que hay que pa­gar en tér­mino. Es lo que ha­ce La Anó­ni­ma to­do el tiem­po”.

Al año de en­trar en la em­pre­sa se dio cuen­ta de que no era fe­liz ahí y se fue. Con su no­via de en­ton­ces y hoy ex mu­jer, Paz Ocho­te­co, ar­mó la Fun­da­ción Te­mas, pa­ra rea­li­zar tra­ba­jos co­mu­ni­ta­rios en la Vi­lla 21. Ac­tual­men­te la ini­cia­ti­va si­gue vi­va y lle­va 15 años de la­bor inin­te­rrum­pi­da. Pe­ro Braun de­ci­dió abrir­se

“Hay un mon­tón de li­bre­rías y editoriales pe­ro ca­da vez hay me­nos lec­to­res y na­die se preo­cu­pa. La ta­rea del Es­ta­do es muy errá­ti­ca”. Pa­blo Braun.

del pro­yec­to cuan­do se se­pa­ró de su es­po­sa. “Es­ta­ba tan per­di­do, que lo úni­co que ha­cía era leer to­do el día y en­ton­ces, pen­sé en abrir una li­bre­ría. Un lu­gar que me gus­ta­ra a mí, don­de se pu­die­ra to­mar un ca­fé, con mú­si­ca tran­qui­la, pa­ra char­lar y con los li­bros que me gus­ta­ban”, cuen­ta.

Otra vez de ce­ro, sin sa­ber na­da, co­men­zó una nue­va pro­fe­sión, la de li­bre­ro. Y el ex­pe­ri­men­to sa­lió bien. Hoy Eter­na Ca­den­cia es una li­bre­ría de re­fe­ren­cia, don­de los lec­to­res más en­tre­na­dos en­cuen­tran la li­te­ra­tu­ra más ex­qui­si­ta y tam­bién, pre­sen­ta­cio­nes, cur­sos, ta­lle­res y bue­nas re­co­men­da­cio­nes cuan­do ha­cen fal­ta.

El éxi­to de la li­bre­ría desem­bo­có en un nue­vo pro­yec­to: una editorial pro­pia don­de pu­bli­car los li­bros que no se en­con­tra­ban en los gran­des se­llos. Leo­no­ra Dja­ment fue la ele­gi­da pa­ra li­de­rar la em­pre­sa que, tam­bién, ya cum­plió 10 años.

LEC­TO­RES. La idea del Fes­ti­val na­ció del pe­di­do de ayu­da de una ami­ga, So­le­dad Cos­tan­ti­ni, her­ma­na de un ex com­pa­ñe­ro de co­le­gio de Braun; Eduar­do Cos­tan­ti­ni (h), y res­pon­sa­ble de Mal­ba Li­te­ra­tu­ra. A ella le ha­bían pro­pues­to ar­mar el even­to. Sin pen­sar­lo de­ma­sia­do, ha­ce 10 años, Braun or­ga­ni­zó jun­to

con So­le­dad una pri­me­ra ver­sión y dos años des­pués, co­mo Fun­da­ción Fil­ba, arran­ca­ron con to­do. Hoy son, res­pec­ti­va­men­te, Pre­si­den­te y Vi­ce­pre­si­den­ta de es­ta ins­ti­tu­ción que ade­más del Fes­ti­val in­ter­na­cio­nal or­ga­ni­za un en­cuen­tro na­cio­nal, otro pa­ra chi­cos (Fil­bi­ta) y lle­va ade­lan­te du­ran­te to­do el año Fil­ba Es­cue­las, pa­ra for­mar a los do­cen­tes en la crea­ción de lec­to­res. “Hay un mon­tón de li­bre­rías y editoriales pe­ro ca­da vez hay me­nos lec­to­res y na­die se preo­cu­pa. La ta­rea del Es­ta­do es muy errá­ti­ca”, ex­pli­ca Braun. La di­rec­ción ge­ne­ral de es­tos pro­yec­tos es­tá a car­go de Gabriela Ada­mo, ex di­rec­to­ra de la Feria del Li­bro.

A Braun lo han se­ña­la­do, al­gu­na vez, por re­ci­bir sub­si­dios es­pe­cia­les ar­gu­men­tan­do que son mu­chos los miem­bros de su fa­mi­lia que es­tán en el go­bierno de Ma­cri. Una acu­sa­ción que re­cha­za de plano por­que, ex­cep­to a su pri­mo, Mi­guel Braun, se­cre­ta­rio de Co­mer­cio; al res­to no los co­no­ce. “El úni­co apor­te que re­ci­bo es por la Ley de Me­ce­naz­go -acla­ra-. No ten­go nin­gu­na pre­fe­ren­cia. Cai­go siem­pre en ca­nal ro­jo de la adua­na. Y eso me lo en­se­ñó mi tío: las co­sas se ha­cen la­bu­ran­do, se ha­cen me­re­cién­do­las y no con fa­vo­res”.

El 60 por cien­to de los in­gre­sos de la Fun­da­ción pro­vie­nen del sec­tor pri­va­do, de do­na­cio­nes y del pro­pio bol­si­llo de su Pre­si­den­te, por­que “es­ta­mos tra­tan­do de de­pen­der ca­da vez me­nos del Es­ta­do”. Y, pa­ra fi­nan­ciar las vi­si­tas, cuen­tan con la ayu­da de em­ba­ja­das, uni­ver­si­da­des y editoriales.

El úl­ti­mo da­to cu­rio­so en la bio­gra­fía de Braun es su re­la­ción con la can­tan­te me­xi­ca­na Ju­lie­ta Ve­ne­gas. Es­cri­to­res y pe­rio­dis­tas ya se acos­tum­bra­ron a ver­la par­ti­ci­par de pre­sen­ta­cio­nes y cur­sos, por­que es una lec- to­ra fa­ná­ti­ca, tan in­tere­sa­da en la li­te­ra­tu­ra co­mo en la mú­si­ca. “Ju­lie­ta es una per­so­na di­vi­na, con un perfil muy ba­jo. Eso fue lo que me gus­tó de ella”, con­fie­sa Braun.

¿Qué es lo que más lo en­tu­sias­ma del Fes­ti­val es­te año? “Qué to­dos los es­cri­to­res a los que vol­vi­mos a in­vi­tar pa­ra el aniver­sa­rio, es­tu­vie­ron en­can­ta­dos de re­gre­sar”.

FO­TOS: GEN­TI­LE­ZA FIL­BA, RODRIGO RUIZ CIANCIA Y MAR­CE­LO ES­CA­YO­LA.

FO­TOS:

FIL­BA EN AC­CIÓN Den­tro de las ac­ti­vi­da­des del fes­ti­val, el pú­bli­co asiste a lec­tu­ras, ta­lle­res y cur­sos. En la fo­to, el es­cri­tor ni­ge­riano Le­ye Aden­le lee uno de tus tex­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.