En­tre Cris­ti­na y Ch­ris­ti­ne

Noticias - - STAFF -

Mauricio Ma­cri di­ce es­pe­rar que “to­do el país se enamo­re de Ch­ris­ti­ne La­gar­de”. La apues­ta más arries­ga­da del Pre­si­den­te.

Mauricio Ma­cri di­ce es­pe­rar que “to­do el país se enamo­re de Ch­ris­ti­ne La­gar­de”. Pues­to que aquí los di­ri­gen­tes más ama­dos sue­len ser aque­llos que -co­mo Cris­ti­na que si­gue con­tan­do con un ejér­ci­to de ad­mi­ra­do­res- re­par­ten pan pa­ra hoy a cam­bio de ham­bre pa­ra ma­ña­na, es muy po­co pro­ba­ble que un buen día la ma­yo­ría se apa­sio­ne por la fran­ce­sa que en­ca­be­za al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, un or­ga­nis­mo que tie­ne la odio­sa cos­tum­bre de in­sis­tir en ha­cer las co­sas al re­vés. Con la mal­dad que pa­ra mu­chos es su ca­rac­te­rís­ti­ca más no­ta­ble, exi­ge a los go­bier­nos que le pi­den ayu­da que an­tes de na­da pon­gan sus cuen­tas en or­den, lo que, por des­gra­cia, los obli­ga a re­du­cir el gas­to pú­bli­co, o sea, a ajus­tar.

Pa­ra quie­nes se opo­nen a los ajus­tes por mo­ti­vos que se­gún ellos son hu­ma­ni­ta­rios, el que la Ar­gen­ti­na, sin te­ner a mano los ca­si 70 mil mi­llo­nes de dó­la­res que le pres­ta el FMI, co­rrie­ra el ries­go de pre­ci­pi­tar­se en un abis­mo de mi­se­ria ge­ne­ra­li­za­do im­por­ta muy po­co. Des­de su pun­to de vis­ta, es for­zo­sa­men­te per­ver­so cual­quier pro­gra­ma de sa­nea­mien­to fi­nan­cie­ro, co­men­zan­do con aque­llos que me­re­cen la apro­ba­ción de los mal­di­tos téc­ni­cos del Fon­do que, nos re­cuer­dan, pien­san só­lo en nú­me­ros sin preo­cu­par­se en ab­so­lu­to por las per­so­nas de car­ne y hue­so. Com­par­ten tal opinión mi­llo­nes de hom­bres y mu­je­res per­te­ne­cien­tes a lo que to­da­vía que­da de la cla­se me­dia que, pen­sán­do­lo bien, de­be­rían agra­de­cer a La­gar­de; de desatar­se el caos, co­mo pa­re­ció a pun­to de ocu­rrir en abril cuan­do el pe­so se de­va­luó de gol­pe, se su­ma­rían pron­to a la mul­ti­tud creciente de po­bres. Lo

mis­mo que en otras par­tes del mun­do, aquí vir­tual­men­te to­dos sal­vo un pu­ña­do de “neo­li­be­ra­les” dan por des­con­ta­do que siem­pre hay que su­bor­di­nar lo eco­nó­mi­co a lo po­lí­ti­co, co­mo re­za el vie­jo le­ma ra­di­cal. Pues bien: la in­ter­ven­ción del FMI pue­de atri­buir­se a los es­fuer­zos del go­bierno de Ma­cri por mo­vi­li­zar a los lí­de­res po­lí­ti­cos de los paí­ses más po­de­ro­sos pa­ra que lo apo­yen en la lu­cha que es­tá li­bran­do con­tra los mer­ca­dos que, de mo­do bru­tal, re­pre­sen­tan lo me­ra­men­te eco­nó­mi­co. Pa­ra desa­zón de los or­to­do­xos, en es­ta opor­tu­ni­dad el FMI sí es­tá pres­tan­do más aten­ción a lo po­lí­ti­co que a lo eco­nó­mi­co.

Des­de que de­rro­tó a Da­niel Scio­li en las elec­cio­nes de 2015, Ma­cri ha dis­fru­ta­do del res­pal­do de los nor­te­ame­ri­ca­nos Ba­rack Oba­ma pri­me­ro y Do­nald Trump des­pués, los eu­ro­peos An­ge­la Mer­kel y Em­ma­nuel Ma­cron, el chino Xi Jin­ping y otros, pe­ro a pe­sar de su éxi­to lla­ma­ti­vo en el mun­di­llo po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal aún no ha lo­gra­do en­ga­tu­sar a los in­ver­so­res que si­guen tra­tán­do­lo co­mo un per­so­na­je na­da con­fia­ble. Así las co­sas, pa­ra con­se­guir la pla­ta que ne­ce­si­ta­ba pa­ra man­te­ner a flo­te no só­lo su go­bierno sino tam­bién el país, Ma­cri no tu­vo más al­ter­na­ti­va que la de acu­dir al FMI por ser cues­tión del úni­co pres­ta­mis­ta que, a di­fe­ren­cia de los ban­cos y los fon­dos de in­ver­sión pri­va­dos, es sen­si­ble a las pre­sio­nes po­lí­ti­cas.

Cuan­do del FMI se tra­ta, los na­cio­na­lis­tas, po­pu­lis­tas y pro­gre­sis­tas lo­ca­les coin­ci­den con los “neo­li­be­ra­les” del mun­do desa­rro­lla­do que creen que se­ría me­jor que los paí­ses en apu­ros se en­fren­ta­ran di­rec­ta­men­te con los mer­ca­dos, sin la par­ti­ci­pa­ción de in­ter­me­dia­rios po­li­ti­za­dos. A aque­llos les pa­re­ce in­digno que el país pre­ci­sa­ra ser pro­te­gi­do por el Fon­do que, pa­ra col­mo, pre­fie­re que no se des­pil­fa­rre el di­ne­ro que ha­ce dis­po­ni­ble, de ahí las con­di­cio­nes que ha­bi­tual­men­te im­po­ne. Des­pre­cian a los asus­ta­di­zos que les ad­vier­ten que se­rían ne­fas­tas las con­se­cuen­cias de per­mi­tir que los mer­ca­dos ten­gan la úl­ti­ma pa­la­bra, co­mo su­ce­de­ría en el ca­so de que La­gar­de de­ci­die­ra que, en vis­ta de la hos­ti­li­dad ha­cia la pre­sen­cia del FMI de una pro­por­ción sig­ni­fi­can­te de los ar­gen­ti­nos, le con­ven­dría de­jar­los arre­glar­se so­los. Pa­ra los enemi­gos ju­ra­dos del or­ga­nis­mo, es una cues­tión de prin­ci­pios y lo de­más ca­re­ce de im­por­tan­cia. Aun­que a es­ta al­tu­ra no sir­ve pa­ra mu­cho per­der el tiem­po pro­cu­ran­do iden­ti­fi­car a los má­xi­mos cul­pa­bles del es­ta­do la­men­ta­ble de la eco­no­mía na­cio­nal, mu­chos pre­fie­ren mi­rar ha­cia atrás a preo­cu­par­se por las al­ter­na­ti­vas fren­te al go­bierno ac­tual o su even­tual su­ce­sor. Pue­de que es­tén en lo cier­to quie­nes sub­ra­yan el apor­te al desas­tre del gra­dua­lis­mo ma­cris­ta, las ma­nio­bras en­sa­ya­das por los ex pre­si­den­tes del Ban­co Cen­tral Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger y Luis Capu­to, o, pa­ra los de­fen­so­res de Cam­bie­mos, el opor­tu­nis­mo opo­si­tor, la he­ren­cia ex­plo­si­va que fue de­ja­da por los kirch­ne­ris­tas y lar­gas dé­ca­das (sie­te, di­cen los ma­cris­tas) de po­pu­lis­mo cí­vi­co­mi­li­tar, pe­ro aca­so se­ría más cons­truc­ti­vo que se con­cen­tra­ran en bus­car la for­ma de sa­lir del bre­te en que el país se ha me­ti­do. Mu­cho

de­pen­de­rá de las cir­cuns­tan­cias in­ter­na­cio­na­les en los me­ses y años pró­xi­mos ya que el mun­do aca­ba de en­trar en una eta­pa de gran ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra que plan­tea­rá a la cla­se po­lí­ti­ca na­cio­nal una se­rie de di­le­mas muy pe­ro muy in­gra­tos. Ten­drá que en­con­trar la ma­ne­ra de fre­nar la in­fla­ción y de crear un me­dio am­bien­te pro­pi­cio pa­ra la par­te pro­duc­ti­va de la eco­no­mía sin pro­vo­car es­tra­gos irre­pa­ra­bles a sec­to­res muy am­plios de la po­bla­ción del país. Tam­bién le se­rá ne­ce­sa­rio to­mar en cuen­ta el im­pac­to de los cam­bios tec­no­ló­gi­cos que es­tán en mar­cha y que por cier­to no ayu­da­rán a ge­ne­rar “em­pleos de ca­li­dad” pa­ra los de­socu­pa­dos. Son asig­na­tu­ras pen­dien­tes que de­be­rían ha­ber­se re­suel­to ha­ce mu­chos años, pe­ro un go­bierno tras otro eli­gió pos­ter­gar­las con la es­pe­ran­za de que, por ar­te de bir­li­bir­lo­que, se so­lu­cio­na­rían sin que na­die tu­vie­ra que ha­cer na­da po­lí­ti­ca­men­te cos­to­so.

El re­gre­so del FMI a la Ar­gen­ti­na ha mo­ti­va­do mu­chas pro­tes­tas en­tre aque­llos que, sin equi­vo­car­se, creen que el go­bierno le ha ce­di­do pe­da­zos de so­be­ra­nía, co­mo se hi­zo evi­den­te cuan­do “el Mes­si de las finanzas” Capu­to sor­pren­dió a to­dos, con la ex­cep­ción de los en­te­ra­dos de lo que ocu­rría en la in­ter­na ofi­cial, al aban­do­nar su car­go jus­to cuan­do su je­fe es­ta­ba en Nue­va York y en ca­sa los sin­di­ca­tos com­ba­ti­vos ce­le­bra­ban su cuar­to pa­ro ge­ne­ral con­tra el go­bierno de Cam­bie­mos. Capu­to, un ope­ra­dor ave­za­do de las me­sas de di­ne­ro, se cre­yó

ca­paz de ma­ni­pu­lar el va­lor del dó­lar (me­jor di­cho, del pe­so), pe­ro al FMI no le gus­ta de­ma­sia­do la flo­ta­ción su­cia.

En el ex­te­rior, la vo­lun­tad pa­ten­te de La­gar­de de pri­vi­le­giar al enamo­ra­di­zo Ma­cri oca­sio­na más ex­tra­ñe­za que in­dig­na­ción, ya que quie­nes ope­ran en los mer­ca­dos sos­pe­chan que es una lo­cu­ra apos­tar a un país que, ade­más de ser un de­faul­tea­dor se­rial, a ve­ces brin­da la im­pre­sión de enor­gu­lle­cer­se de lo fa­bu­lo­sa­men­te co­rrup­to que es y que se ve do­mi­na­do por po­lí­ti­cos que han re­sul­ta­do ser ex­per­tos con­su­ma­dos en el ar­te de apro­ve­char las des­gra­cias aje­nas. ¿No se­ría más sen­sa­to -pre­gun­tan los es­cép­ti­cos- de­jar que la Ar­gen­ti­na si­ga pre­sa de un psi­co­dra­ma co­lec­ti­vo que, pa­ra per­ple­ji­dad de los in­tere­sa­dos en sus vi­ci­si­tu­des, se nie­ga a su­pe­rar?

Noes fá­cil en­con­trar la res­pues­ta a di­cho in­te­rro­gan­te. Pa­re­ce­ría que La­gar­de, lo mis­mo que to­dos aque­llos po­lí­ti­cos ex­tran­je­ros que fes­te­ja­ron la lle­ga­da al po­der de Ma­cri, es­tá per­sua­di­da de que por fin la Ar­gen­ti­na ha apren­di­do lo bas­tan­te de su pro­pia ex­pe­rien­cia pa­ra em­pe­zar a re­cu­pe­rar el te­rreno que per­dió a par­tir de la pri­me­ra mi­tad del si­glo pa­sa­do. La je­fa del or­ga­nis­mo que ve­la por las finanzas in­ter­na­cio­na­les y quie­nes la ro­dean cree­rán que, mer­ced a sus re­cur­sos hu­ma­nos y naturales, de los que el de­pó­si­to gi­gan­tes­co de gas y pe­tró­leo de Va­ca Muer­ta es hoy en día el más im­pre­sio­nan­te, es­tá en con­di­cio­nes de pros­pe­rar con tal que con­si­ga re­pa­rar sus ra­quí­ti­cas es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas. ¿Es una ilu­sión, una equi­pa­ra­ble a tan­tas otras que a tra­vés de los años han ob­nu­bi­la­do a in­ver­so­res op­ti­mis­tas, con­ven­cién­do­los de que la Ar­gen­ti­na real­men­te es­ta­ba “con­de­na­da al éxi­to”? Pue­de que lo sea, pe­ro por aho­ra es uno de los es­ca­sos ac­ti­vos va­lio­sos que tie­nen los en­car­ga­dos del des­tino na­cio­nal.

Cuan­do el país se acer­ca­ba a la gran de­ba­cle que cul­mi­na­ría con la caí­da del go­bierno de Fer­nan­do de la Rúa, un de­fault fes­ti­vo, la ma­dre de to­dos los ajus­tes y la pau­pe­ri­za­ción re­sul­tan­te de mi­llo­nes de fa­mi­lias, los en­car­ga­dos de re­sol­ver los pro­ble­mas del sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal su­po­nían que en ade­lan­te los po­lí­ti­cos de otros paí­ses, alec­cio­na­dos por lo que su­ce­día, obra­rían con más res­pon­sa­bi­li­dad. Acom­pa­ña­dos por el FMI de en­ton­ces, de­ci­die­ron cas­ti­gar a los ar­gen­ti­nos por vio­lar las re­glas que a su jui­cio de­be­rían im­pe­rar en un mun­do ca­da vez más glo­ba­li­za­do al de­jar­los co­ci­nar­se en su pro­pia sal­sa. En cam­bio, el FMI ac­tual, que es­tá mu­cho más po­li­ti­za­do que el de an­tes, quie­re que la Ar­gen­ti­na sir­va de otro ti­po de ejem­plo al mos­trar que, con la ayu­da de la “co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal”, un país en gra­ves di­fi­cul­ta­des pue­da re­cu­pe­rar­se en un lap­so re­la­ti­va­men­te bre­ve pa­ra con­ver­tir­se de un pro­ble­ma en una par­te de la so­lu­ción. En pa­la­bras de Ni­co­lás Du­jov­ne, “es­ta vez los gran­des paí­ses del mun­do han de­ci­di­do apo­yar­nos”. ¿Acer­ta­ron? Es de es­pe­rar que sí y que, por ser tan som­brías las perspectivas que afron­ta­ría el país si fra­ca­sa el pro­gra­ma ofi­cial que re­ci­bió el vis­to bueno de Ch­ris­ti­ne La­gar­de, en es­ta oca­sión lo­gre apro­ve­char lo que po­dría ser su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pa­ra re­ver­tir la es­pi­ral des­cen­den­te por la cual es­tá des­li­zán­do­se des­de ha­ce tan­to tiem­po.

* PE­RIO­DIS­TA y ana­lis­ta po­lí­ti­co, ex di­rec­tor de “The Bue­nos Ai­res He­rald”. Por JA­MES NEILSON* LA­GAR­DE. Ma­cri va­ti­ci­nó que los ar­gen­ti­nos "la ama­rán".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.