MI­LI­TAN­CIA FO­TO­GRÁ­FI­CA

Noticias - - NOTA DE TAPA - Por ALE­JAN­DRA DAIHA

No es­tá mal ser una geis­ha si eso te ha­ce fe­liz. Ni de­cli­nar la idea de una ca­rre­ra pro­pia pa­ra con­te­ner al ma­ri­do a tiem­po com­ple­to y con­sa­grar­se al ser­vi­cio del ho­gar. Tam­po­co ele­gir y pre­pa­rar­le la ro­pa que usa­rá al día si­guien­te el Pre­si­den­te. Lo que irra­dia im­pos­tu­ra es pre­ten­der que ese ar­que­ti­po cua­je con al­gu­na ola de fe­mi­nis­mo, aun- que la pri­me­ra da­ma al­ter­ne en Ins­ta­gram sus postales de ama de ca­sa aco­mo­da­da (atar­de­ce­res ar­bo­la­dos, huer­ta or­gá­ni­ca y vi­si­ta a ni­ños y se­ño­ras po­bres) con fo­tos en even­tos de gé­ne­ro. Las acom­pa­ña de las me­jo­res in­ten­cio­nes de mo­da: “igual­dad”, “in­clu­sión” y el fe­ti­che en­tre los fe­ti­ches: pa­ra­fra­sean­do a Li­to Neb­bia, só­lo se tra­ta de “em­po­de­rar”.

Ella, co­mo lo re­la­tó NO­TI­CIAS en su lle­ga­da a Oli­vos, pa­ra enojo del entorno pre­si­den­cial, es una pri­me­ra da­ma a la an­ti­gua: de­co­ra­ti­va y gla­mo­ro­sa, lo que aho­ra se lla­ma in­fluen­cer fas­hio­nis­ta. La pren­sa in­ter­na­cio­nal se lo re­co­no­ció des­de la ho­ra ce­ro. Com­pa­ran sus looks con los de rei­nas y ce­le­bri­da­des.

Co­mo an­fi­trio­na, Ju­lia­na bri­lla en­tre mu­je­res más da­das a las im­per­fec-

cio­nes es­té­ti­cas, con be­lle­za natural y es­ti­lo pa­ra ves­tir. Lo su­yo es la mi­li­tan­cia fo­to­grá­fi­ca. Y ha­rían bien en no for­zar­la a asu­mir un pro­ta­go­nis­mo pú­bli­co que le es del to­do ajeno.

In­ten­ta­ron fo­go­near su par­ti­ci­pa­ción en la Cum­bre del Wo­men 20, la red tras­na­cio­nal (des­glo­sa­da del G20) que reunió en Bue­nos Ai­res a mu­je­res lí­de­res, y has­ta le­yó unas pa­la­bras. Pe­ro su pré­di­ca en un con­tex­to que re­cla­ma­ba una ma­yor in­ser­ción de las mu­je­res en el mun­do la­bo­ral sue­na tan aje­na co­mo lo es­ta­ría Jor­ge La­na­ta en una cam­pa­ña an­ti­ta­bá­qui­ca.

En su re­cien­te via­je a Es­ta­dos Uni­dos se ma­ra­vi­lló tan­to con la pri­me­ra mi­nis­tra neo­ze­lan­de­sa pre­sen­te en el re­cin­to de la ONU con su ma­ri­do al cui­da­do de la hi­ji­ta, que que­dó al bor­de del ma­chi­ru­lis­mo. Has­ta se sa­có fo­to con el es­po­so de Ja­cin­da Ar­dern y su be­bé. La pu­bli­có con una le­yen­da naif ins­truc­ti­va, aun­que al­go tar­día en la his­to­ria de las lu­chas fe­me­ni­nas: “Po­de­mos ser ma­dres y lle­gar tan le­jos co­mo que­re­mos”. Pa­ra las Agua­fuer­tes del fe­mi­nis­mo light. Tam­bién es­ta se­ma­na asis­tió a la aper­tu­ra de la ofi­ci­na ONU Mu­je­res en Bue­nos Ai­res. Lo prue­ban unas fo­tos re­par­ti­das a los me­dios. Pe­ro aun­que se anun­ció que par­ti­ci­pa­ría de la con­fe­ren­cia de pren­sa, se re­ti­ró an­tes de que em­pe­za­ra. ¿Agen­da re­car­ga­da o es­ca­pis­mo?

Po­drán pre­ten­der lo con­tra­rio pe­ro ella es más Me­la­nia Trump que Mi­che­lle Oba­ma. Al me­nos la nues­tra, a di­fe­ren­cia de la da­ma del nor­te, in­ten­ta res­tau­rar el equilibrio pre­si­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.