Aco­so avi­sa­do:

El ex alumno, Ga­briel De­li­sio, re­ve­ló el pa­sa­do per­ver­so de uno de los pro­fe­so­res de­nun­cia­dos por las jó­ve­nes, tras 25 años de si­len­cio.

Noticias - - SUMARIO - GISELLE LECLERCQ gle­clercq@perfil.com @gi­se­lle­le­clercq

A las de­nun­cias pú­bli­cas de un gru­po de ex alum­nas del Co­le­gio Na­cio­nal Bue­nos Ai­res, se su­man más tes­ti­mo­nios. Ga­briel De­li­sio, en 1992, se en­fren­tó a uno de los pro­fe­so­res acu­sa­dos hoy y ter­mi­nó sien­do ex­pul­sa­do de la ins­ti­tu­ción. De­fen­sa cor­po­ra­ti- va de los do­cen­tes y vein­ti­cin­co años de si­len­cios.

Ga­briel

De­li­sio tie­ne 42 años y un hi­jo en edad es­co­lar. Es ar­qui­tec­to, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y re­pre­sen­tan­te de do­cen­tes en la Fa­cul­tad de Arquitectura, Di­se­ño y Ur­ba­nis­mo (FADU) de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. El sá­ba­do 29 de sep­tiem­bre por la ma­ña­na le en­via­ron un vi­deo que re­mo­vió to­do su pa­sa­do. En la fil­ma­ción se veía al gru­po de ex alum­nas del Co­le­gio Na­cio­nal Bue­nos Ai­res que de­ci­dió apro­ve­char el ac­to de en­tre­ga de di­plo­mas pa­ra se­ña­lar, con nom­bre y ape­lli­do, a los do­cen­tes y au­xi­lia­res que, se­gún ellas, du­ran­te años las ha­brían aco­sa­do o ha­brían ejer­ci­do su po­der de for­ma ar­bi­tra­ria. De­li­sio las es­cu­chó y se con­mo­vió pro­fun­da­men­te: es­tas chi­cas des­cri­bían en pú­bli­co las mis­mas prác­ti­cas de las que él y sus com­pa­ñe­ros ha­brían si­do víc­ti­mas en 1992 y men­cio­na­ban, en­tre otros, al mis­mo pro­fe­sor de ma­te­má­ti­ca que, en aquel en­ton­ces, le ha­bría he­cho la vi­da im­po­si­ble. “No­so­tros lo de­nun­cia­mos y des­pués, me ex­pul­sa­ron del co­le­gio. Su­frí mu­cho y pen­sa­ba que esa he­ri­da es­ta­ba ce­rra­da has­ta que las es­cu­ché”, cuen­ta a NO­TI­CIAS.

El vi­deo del gru­po de ex alum­nas se vi­ra­li­zó en po­cas ho­ras y no es ca­sual. Las jó­ve­nes de­nun­cia­ron que, en uno de los co­le­gios pú­bli­cos más pres­ti­gio­sos de la Ar­gen­ti­na, for­ma­dor de lí­de­res, ha­bían con­vi­vi­do to­da su ado­les­cen­cia con adul­tos con su­pues­tas con­duc­tas re­pro­cha­bles. Tam­bién di­je­ron que nin­gu­na au­to­ri­dad ha­bía es­cu­cha­do sus re­cla­mos cuan­do eran alum­nas. Ha­bla­ron de “vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal” y de­ta­lla­ron su­pues­tas si­tua­cio­nes de aco­so ex­plí­ci­to: pre­cep­to­res que les ofre­cían ma­sa­jes y eva­lua­ban “el me­jor cu­lo del año”; pro­fe­so­res que les to­ca­ban la cin­tu­ra; do­cen­tes que re­pe­tían co­men­ta­rios mi­só­gi­nos y ho­mo­fó­bi­cos; adul­tos que be­ne­fi­cia­ban o per­ju­di­ca­ban a las chi­cas que tu­vie­ran la po­lle­ra más o me­nos cor­ta.

Si bien bue­na par­te de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va ce­le­bró que es­tas ex alum­nas se ani­ma­ran a con­tar al­go que, se­gún ellas, era un se­cre­to a vo­ces, tam­bién re­ci­bie­ron crí­ti­cas de al­gu­nos pa­dres que re­pro­ba­ron el mé­to­do del es­cra­che pú­bli­co sin ha­ber ido pri­me­ro a la Jus­ti­cia (ver re­cua­dro). Las chi­cas ha­bían men­cio­na­do, en­tre otros, a los re­gen­tes Die­go Ri­vei­ro y Gui­ller­mo Be­lle­vi­le; al vi­ce­je­fe del De­par­ta­men­to de Ma­te­má­ti­ca, Jor­ge Blu­men­farb; al pro­fe­sor de In­for­má­ti­ca, Jor­ge Bot­ta­ro y tam­bién al rec­tor, Gus­ta­vo Zor­zo­li, su­pues­ta­men­te por en­cu­brir a los aco­sa­do­res.

Des­pués de es­cu­char­las, De­li­sio pu­bli­có una se­rie de men­sa­jes en Twitter pa­ra res­pal­dar los tes­ti­mo­nios de las ex alum­nas y se de­ci­dió a dar una entrevista a NO­TI­CIAS. Su his­to­ria de­ja en evi­den­cia que ha­bría

“CON MIS COM­PA­ÑE­ROS LO DE­NUN­CIA­MOS EN 1992 Y DES­PUÉS, ME EX­PUL­SA­RON DEL CO­LE­GIO”, AFIR­MA DE­LI­SIO.

exis­ti­do un en­cu­bri­mien­to ma­chis­ta que pre­do­mi­nó du­ran­te dé­ca­das en el Na­cio­nal Bue­nos Ai­res y, en par­ti­cu­lar, la de­fen­sa cor­po­ra­ti­va que ha­bría he­cho la ins­ti­tu­ción ha­cia el pro­fe­sor Blu­men­farb du­ran­te más de 25 años.

PRO­FE­SOR IN­FIERNO. Al bus­car el nom­bre “Jor­ge Blu­men­farb” en re­des so­cia­les, apa­re­cen men­sa­jes de lo más di­ver­sos: chi­cos que re­nie­gan por­que tie­nen que es­tu­diar ma­te­má­ti­ca, que ce­le­bran que apro­ba­ron un exa­men o la­men­tan ha­ber­se lle­va­do la ma­te­ria a di­ciem­bre. Sin em­bar­go, son otras las pu­bli­ca­cio­nes que lla­man la aten­ción. Al me­nos des­de el 2013, en Twitter, se des­cri­ben su­pues­tos com­por­ta­mien­tos inapro­pia­dos del do­cen­te. “La tu­to­ra nos es­tá con­tan­do que Blu­men­farb aco­sa a las alum­nas, ten­go mie­do aho­ra”, di­ce uno. “Blu­men­farb an­dá a gui­ñar­le los oji­tos a la con­cha de tu ma­dre gil”, di­ce otro.

A De­li­sio no le lla­ma la aten­ción. Él lo vi­vió cuan­do te­nía 15 años y era su alumno. “Sien­to mu­cha tris­te­za por­que si­guió pa­san­do con tan­tas per­so­nas. No me sor­pren­dió por­que lo co­noz­co y a lo lar­go de es­tos años su­pe que con­ti­nuó con es­tos com­por­ta­mien­tos, in­clu­so en la fa­cul­tad don­de da cla­ses”.

NO­TI­CIAS: ¿Qué es lo que le pa­só con es­te pro­fe­sor? Ga­briel De­li­sio: Lo que vi­vía­mos ha­bi­tual­men­te en ca­da cla­se era un aco­so sis­te­má­ti­co, tan­to a mu­je­res co­mo a va­ro­nes. Pre­do­mi­nan­te­men­te en el plano se­xual, pe­ro tam­bién en el plano emo­cio­nal, en ge­ne­ral, y en el es­pe­cí­fi­co de la ma­te­ria. Ha­cía co­men­ta­rios fue­ra de lu­gar de to­do ti­po. Con res­pec­to a las mu­je­res, ha-

bla­ba de sus atri­bu­tos fí­si­cos o de su ves­ti­men­ta. Cuan­do ha­cía pa­sar a una alum­na al fren­te, a ve­ces po­nien­do a al­gún alumno co­mo cóm­pli­ce, co­rría el es­cri­to­rio pa­ra que to­dos pu­dié­ra­mos ver de atrás a nues­tra com­pa­ñe­ra. A los va­ro­nes les de­cía co­sas co­mo “te fuis­te en se­co por tal” o “man­chas­te tal re­vis­ta”. Pa­ra apro­bar te de­cía que le te­nías que dar un be­so a fu­lano o men­gano.

NO­TI­CIAS: ¿Siem­pre en el au­la o tam­bién de­lan­te de otros adul­tos?

De­li­sio: Siem­pre en el au­la. Éra­mos 37 alumnos. Tam­bién te­nía una ac­ti­tud dis­cre­cio­nal con la ma­te­ria y los exá­me­nes. A uno le to­ma­ba una co­sa y a otro otra más di­fí­cil. No re­cuer­do con pre­ci­sión las cir­cuns­tan­cias, pe­ro al­go que co­la­bo­ró en nues­tro enojo fue cuan­do to­mó un exa­men im­po­si­ble. Na­die ve­nía re­pro­ban­do ma­te­má­ti­ca y, con ese exa­men, unos 15 o 20 nos lle­va­mos la ma­te­ria a di­ciem­bre.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo ha­bla­ban de es­tas si­tua­cio­nes en­tre us­te­des?

De­li­sio: No lo veía­mos con la pers­pec­ti­va de hoy, pe­ro sí se vi­vía con mu­cha in­co­mo­di­dad. Más allá de que no­so­tros éra­mos ado­les­cen­tes y al­guno po­día en­gan­char­se en la

on­da can­che­ra, la ma­yo­ría lo vi­vía­mos co­mo una gran in­co­mo­di­dad. No era al­go que nos re­sul­ta­ra gra­to por­que era des­pec­ti­vo ha­cia va­ro­nes y mu­je­res.

NO­TI­CIAS: ¿Cuán­do ha­bla­ron con las au­to­ri­da­des?

De­li­sio: Pa­sa­da la mi­tad de cuar­to año fui­mos a ha­blar con el re­gen­te. Su res­pues­ta, más me­nos, fue: “No po­de­mos ha­cer na­da. Lo úni­co que pue­den ha­cer es pin­char­le las go­mas del au­to o ha­cer­le una tra­ve­su­ra de ese ti­po”. Des­pués de eso fui­mos a ver al vicerrector de aquel en­ton­ces y tam­po­co tu­vi­mos nin­gún ti­po de res­pues­ta. Si hay un co­mún de­no­mi­na­dor des­de aquel mo­men­to y aho­ra es que, en ge­ne­ral, se des­le­gi­ti­ma es­te ti­po de de­nun­cias y se re­vic­ti­mi­za a las víc­ti­mas con co­men­ta­rios del ti­po “us­te­des al­go ha­brán he­cho”.

NO­TI­CIAS: ¿Cuán­do ter­mi­na de des­en­ca­de­nar­se el con­flic­to con us­ted?

De­li­sio: Es­tá­ba­mos to­dos muy enoja­dos y enoja­das. Éra­mos 15 o 20 per­so­nas que ha­bía­mos ren­di­do el exa­men de di­ciem­bre y ha­bía­mos apro­ba­do, pe­ro no sa­bía­mos qué ha­cer pa­ra des­car­gar la bron­ca que te­nía­mos por lo que ha­bía pa­sa­do du­ran­te to­do el año. Te­nía­mos la di­rec­ción y el te­lé­fono del pro­fe­sor por­que se lo da­ba a las alum­nas pa­ra que fue­ran a bus­car los exá­me­nes a su ca­sa y de­ci­di­mos pu­bli­car un avi­so de ofer­ta se­xual en el ru­bro 59 de Cla­rín. No es al­go de lo que me enor­gu­llez­ca. No lo vol­ve­ría a ha­cer ni es­ti­mu­la­ría eso, pe­ro en su mo­men­to fue lo que hi­ci­mos. Eso fue lo que a mí me va­lió la ex­pul­sión del co­le­gio, a pe­sar de

ha­ber si­do un he­cho que pa­só fue­ra de la ins­ti­tu­ción. Lo pa­gué yo por­que pa­ra po­ner el avi­so ha­bía que dar el DNI y di­mos el mío.

De­li­sio y va­rios de sus com­pa­ñe­ros re­ci­bie­ron, en aquel mo­men­to, la mis­ma crí­ti­ca que re­ci­ben hoy las ex alum­nas: “El mé­to­do que eli­gie­ron no es el ade­cua­do”, le de­cían a él por la pu­bli­ca­ción del avi­so y a ellas, aho­ra, por el es­cra­che. Sin em­bar­go, hay una pre­gun­ta que sur­ge de for­ma inevi­ta­ble cuan­do apa­re­ce es­te cues­tio­na­mien­to: ¿qué pue­de ha­cer un ado­les­cen­te si los res­pon­sa­bles de su cui­da­do no lo es­cu­chan y, por las vías ins­ti­tu­cio­na­les, só­lo se cree una so­la ver­sión?

To­da­vía hoy De­li­sio re­cuer­da aque­llos días co­mo una eta­pa di­fí­cil: no só­lo lo ha­bían ex­pul­sa­do del co­le­gio más pres­ti­gio­so y se ha­bía apar­ta­do de sus com­pa­ñe­ros sino que Blu­men­farb de­man­dó a sus pa­dres en la Jus­ti­cia por la pu­bli­ca­ción de más, el mis­mo pen­sa­mien­to crí­ti­co que ellos nos in­cul­ca­ron es el que nos lle­vó a vol­ver y re­plan­tear­nos to­do, y ha­cer lo que hi­ci­mos.

NO­TI­CIAS: ¿Los pro­fe­so­res que nom­bra­ron son to­dos?

Gra­ña: De­pen­de de los ca­sos. No­so­tras nom­bra­mos a al­gu­nos, pe­ro hay mu­chí­si­mos ca­sos más. No po­día­mos nom­brar a to­dos por­que se nos aca­ba­ba el año. Son las per­so­nas que se nos ocu­rrie­ron a par­tir de las ex­pe­rien­cias de las que ar­ma­mos el dis­cur­so, pe­ro hay más pro­fe­so­res y tam­bién hay pro­ble­mas con los alumnos va­ro­nes. sus da­tos per­so­na­les en el avi­so. El pro­fe­sor ga­nó y la fa­mi­lia tu­vo que com­pen­sar­lo eco­nó­mi­ca­men­te. Sin em­bar­go, ni en se­de ju­di­cial ni tam­po­co ha­cia el in­te­rior del co­le­gio, se in­ten­tó in­ves­ti­gar las cau­sas de fon­do que ha­bían lle­va­do a es­te jo­ven (y a sus com­pa­ñe­ros) a to­mar es­ta ven­gan­za.

En fe­bre­ro de 1993, y en un in­ten­to por es­cla­re­cer las cir­cuns­tan­cias de lo que ha­bría su­ce­di­do, un gru­po de pa­dres y com­pa­ñe­ros de De­li­sio le en­via­ron una car­ta a las au­to­ri­da­des del co­le­gio. En ese do­cu­men­to, los jó­ve­nes se dis­cul­pa­ban, pe­ro ex­pre­sa­ban que, “a pe­sar de es­te arre­pen­ti­mien­to en des­car­go de nues­tra con­duc­ta, que­re­mos de­jar sen­ta­do que nos he­mos sen­ti­do pro­fun­da­men­te agra­via­dos por pa­la­bras, ges­tos y ac­ti­tu­des del pro­fe­sor Blu­men­farb”. En un ane­xo, agre­ga­ron una lis­ta de ejem­plos de las con­duc­tas del do­cen- te: “A un com­pa­ñe­ro lo bau­ti­zó ‘pri­mer nie­to’ por­que se­gún el pro­fe­sor ‘vi­vía al­za­do’”; “Se re­fe­ría des­pec­ti­va­men­te acer­ca del ta­ma­ño del pe­ne de es­te mis­mo chi­co ale­gan­do: ‘Pe­ro vos de qué te las das si te­nés un ma­ní. En cam­bio, yo…’ (con tono pe­dan­te y or­gu­llo­so)”; “A una chi­ca de 2° año el pro­fe­sor le di­jo: ‘Si que­rés que te aprue­be, te­nés que tran­sar con fu­la­ni­to. Vos ele­gís’”. El pun­teo que hi­cie­ron los alumnos de es­tas con­duc­tas te­nía 16 ejem­plos dis­tin­tos.

Las au­to­ri­da­des ac­tua­les del co­le­gio ase­gu­ran des­co­no­cer los su­ce­sos de 1992, el men­cio­na­do do­cu­men­to y evi­tan res­pon­der si es­ta­ban al tan­to so­bre “la fa­ma” que te­nía Blu­men­farb en­tre sus alumnos. Has­ta aho­ra, se li­mi­ta­ron a ha­blar con la pren­sa a tra­vés de es­cue­tos co­mu­ni­ca­dos ofi­cia­les don­de sub­ra­ya­ron la in­ten­ción de in­ves­ti­gar las acu­sa­cio­nes.

De­li­sio se emo­cio­na has­ta las lá­gri­mas cuan­do pien­sa en la va­len­tía que tu­vie­ron es­tas ex alum­nas y cuen­ta que lo que pa­só con él lo mar­có a fue­go en su ju­ven­tud. Las vuel­tas de la vi­da lo lle­va­ron a com­par­tir un es­pa­cio aca­dé­mi­co con Blu­men­farb en la ac­tua­li­dad: am­bos son do­cen­tes en la FADU. Sin em­bar­go, nun­ca ha­bla­ron. “Por mi cur­so pa­san 130 alumnos y alum­nas por año y al­gún co­men­ta­rio siem­pre lle­ga. Ade­más, co­mo es­toy en con­tac­to con el cen­tro de es­tu­dian­tes que mu­chas ve­ces re­cep­cio­na de­nun­cias de es­te ti­po, me entero que es­te hom­bre si­gue sien­do igual”.

De­li­sio de­ci­dió dar tes­ti­mo­nio de su ex­pe­rien­cia con Blu­men­farb no só­lo pa­ra res­pal­dar a las ex alum­nas sino tam­bién pa­ra po­ner en evi­den­cia que las prác­ti­cas abu­si­vas den­tro de los es­pa­cios es­co­la­res que so­bre­vi­ven dé­ca­das y da­ñan a los jó­ve­nes. “Hay que to­mar me­di­das pa­ra erra­di­car es­tas con­duc­tas. Los do­cen­tes tie­nen que to­mar cur­sos de di­ver­si­dad se­xual, de gé­ne­ro. Es­to va más allá de una so­la per­so­na”, ase­gu­ró.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo des­cri­bi­ría lo que es ser un alumno del Na­cio­nal Bue­nos Ai­res?

De­li­sio: No lo co­noz­co aho­ra. En ese mo­men­to era un co­le­gio muy exi­gen­te. Uno te­nía que de­di­car­se ca­si full ti­me pa­ra po­der ser un buen alumno. Mu­chos se re­fie­ren a “El co­le­gio”, co­mo si fue­ra el úni­co que exis­tie­ra, por­que tie­ne un es­ta­tus di­fe­ren­cial res­pec­to del res­to. Esas co­sas te las ma­cha­can des­de el pri­mer día que in­gre­sás. Es un co­le­gio de eli­te pa­ra for­mar a la di­ri­gen­cia de la Ar­gen­ti­na. A la dis­tan­cia, creo que es­tá muy ses­ga­do el as­pec­to in­te­lec­tual y ab­so­lu­ta­men­te de­ja­do de la­do el as­pec­to emo­cio­nal. So­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que se tra­ba­ja con ado­les­cen­tes, que es­tán en una eta­pa de la vi­da don­de es muy im­por­tan­te te­ner una con­ten­ción emo­cio­nal. Y yo pue­do ha­blar del ca­so par­ti­cu­lar de lo que me pa­só a mí pe­ro tam­bién fui tes­ti­go de otras, co­mo el bullying. Pa­sa­ba to­do eso y no te­nía­mos una con­ten­ción que acom­pa­ña­ra de for­ma si­mé­tri­ca el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción que de­man­da­ba lo in­te­lec­tual versus lo emo­cio­nal.

NO­TI­CIAS: ¿Có­mo le habla a su hi­jo de lo que de­be ser el pa­so por un co­le­gio?

De­li­sio: Le ha­blo de lo que yo no re­ci­bí. Le ha­blo más que na­da de lo im­por­tan­te que es lo for­ma­ti­vo emo­cio­nal que de lo aca­dé­mi­co y pe­da­gó­gi­co.

NO­TI­CIAS: ¿Lo man­da­ría al Na­cio­nal Bue­nos Ai­res?

De­li­sio: No lo sé. Hay gen­te que lo tie­ne re­suel­to pe­ro en mi ca­sa no. Si du­do es por­que hay una par­te de mí que to­da­vía cree que sí. Lo que me ha­ce du­dar no es só­lo lo que vi­ví sino sino el re­la­to de mu­chí­si­ma gen­te que me he cru­za­do con los años que com­par­te los mis­mos res­que­mo­res so­bre es­ta de­di­ca­ción tan pro­fun­da a la in­te­lec­tua­li­dad pe­ro di­so­cia­da de lo hu­mano.

SURFI MU­CHO Y PEN­SA­BA QUE ESA HE­RI­DA ES­TA­BA CE­RRA­DA HAS­TA QUE ES­CU­CHE A LAS CHI­CAS", ASE­GU­RO DE­LI­SIO.

DAR LA CA­RA. Ema, la hi­ja del pe­rio­dis­ta Rolando Gra­ña, fue una de las jó­ve­nes que de­nun­ció aco­so en el Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.