“PRI­ME­RO LOS ÚL­TI­MOS”

Pagina 12 - - Portada - Por Luis Brusch­tein

El ci­be­ra­ta­que que vol­teó la “mar­cha vir­tual” del 17 de Oc­tu­bre le dio el to­que dra­má­ti­co a un ma­si­vo ac­to de res­pal­do al Go­bierno. Has­ta en­ton­ces, 7 mi­llo­nes ha­bían vi­si­ta­do el si­tio, y fue­ron mi­les y mi­les los vehícu­los que re­co­rrie­ron las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país. Al­ber­to Fer­nán­dez des­ta­có la uni­dad, ra­ti­fi­có to­dos sus com­pro­mi­sos y ase­gu­ró que ya em­pe­zó la re­cons­truc­ción

Fue co­mo si se abrie­ran las com­puer­tas del enor­me di­que de la epi­de­mia. De­ce­nas de mi­les de per­so­nas, cien­tos de mi­les que inun­da­ron en ca­mio­nes, co­lec­ti­vos, a pie y en au­to­mó­vi­les, en uti­li­ta­rios y cha­tas en lar­guí­si­mas ca­ra­va­nas que cir­cu­la­ron por las ciu­da­des del país en una nue­va edi­ción del 17 de Oc­tu­bre. Una fe­cha que se rein­ven­ta pa­ra re­sur­gir a tra­vés del tiem­po en la voz del pue­blo, enor­me ges­ta en la que el vie­jo gri­to de “¡Vi­va Pe­rón!” atra­ve­só 75 años de his­to­ria, se re­sig­ni­fi­có y re­so­nó en los oí­dos de to­do el país, de ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res. El men­sa­je de res­pal­do ma­si­vo al go­bierno y de ad­ver­ten­cia a las ilu­sio­nes des­ti­tu­yen­tes fue al­to y cla­ro.

Si la de­re­cha cre­yó en al­gún mo­men­to el re­la­to de cri­sis y desas­tre del go­bierno que fue te­jien­do en los úl­ti­mos me­ses, ayer se dio un por­ta­zo en la na­riz. La ciu­dad de Buenos Aires, el co­nur­bano y otras ciu­da­des del país fue­ron el es­ce­na­rio de un enor­me es­pec­tácu­lo de ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co de las ma­yo­rías que vo­ta­ron a es­te go­bierno.

El Pre­si­den­te que ha­bló en la CGT no era el mis­mo que el del vier­nes. Ha­bló im­pul­sa­do por la in­men­sa ma­rea que des­bor­dó la ciu­dad de Buenos Aires y las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país pa­ra res­pal­dar­lo en me­dio de la epi­de­mia, en me­dio de una fuer­te ofen­si­va de los me­dios opo­si­to­res, en me­dio de una cam­pa­ña de la opo­si­ción de de­re­cha, y tras una se­gui­di­lla de pe­que­ños ac­tos pa­ra es­me­ri­lar su go­bierno.

El con­tras­te con los ac­tos que hi­zo la de­re­cha des­de el co­mien­zo de la pan­de­mia no só­lo se pu­so en evi­den­cia en las can­ti­da­des. Mien­tras el tono en las de­cla­ra­cio­nes de los ma­ni­fes­tan­tes de Jun­tos por el Cam­bio fue de un an­ti­pe­ro­nis­mo acé­rri­mo, vio­len­to. En las ca­ra­va­nas pe­ro­nis­tas no pre­do­mi­na­ban los gri­tos con­tra sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, sino los de res­pal­do a Cris­ti­na Kirch­ner y al pre­si­den­te Al­ber­to Fer­nán­dez.

Las re­des se po­bla­ron de his­to­rias po­pu­la­res: “Ha­ce 71 años, mi ma­dre te­nía 12 años y es­ta­ba en la puer­ta de su ca­sa, en Boe­do y vió pa­sar a un gru­po de tra­ba­ja­do­res que iba al ac­to del 17. Pen­só que le gus­ta­ba el ru­bio que to­ca­ba el bom­bo. Era mi pa­pá que te­nía 16 años, vió a mi ma­má y al día si­guien­te se apa­re­ció en su ca­sa pa­ra in­vi­tar­la a sa­lir. Fue­ron a la pla­za y ca­si diez años des­pués se ca­sa­ron”. Son his­to­rias de los pro­ta­go­nis­tas si­len­cio­sos de la his­to­ria.

El pre­si­den­te re­cor­dó que ha­bla­ba en el sa­lón Fe­li­pe Va­lle­se, el pri­mer mi­li­tan­te de la Ju­ven­tud Pe­ro­nis­ta que fue des­apa­re­ci­do. Des­de el in­te­rior de los au­tos que cir­cu­la­ban en las ca­ra­va­nas se es­cu­cha­ba la mar­cha pe­ro­nis­ta. Pe­ro tam­bién jó­ve­nes que can­ta­ban “So­mos de la glo­rio­sa Ju­ven­tud Pe­ro­nis­ta, so­mos los he­re­de­ros de Pe­rón y de Evi­ta, a pe­sar de las bom­bas, de los fu­si­la­mien­tos, los com­pa­ñe­ros muer­tos, los des­apa­re­ci­dos, no nos han ven­ci­do”. El 17 de Oc­tu­bre es his­to­ria que a la vez es pre­sen­te. En las mar­chas de Jun­tos por el Cam­bio des­fi­la­ron per­so­na­jes con las fo­to­gra­fías de los dic­ta­do­res. Ellos tam­bién son his­to­ria.

“Es­ta­ba con ga­nas de ex­pre­sar­me” di­ce un mo­to­ci­clis­ta. Sus pa­la­bras re­pre­sen­tan a mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el país que asis­tían has­ta ayer des­de sus ca­sas, re­pri­mi­das por la res­pon­sa­bi­li­dad de la cua­ren­te­na, a la ofen­si­va des­ti­tu­yen­te de las cor­po­ra­cio­nes me­diá­ti­cas, a los es­cra­ches en la ca­sa de Cris­ti­na Kirch­ner y al re­la­to de una de­re­cha que otra vez mos­tra­ba que se sien­te due­ña del país, de la re­pú­bli­ca y la de­mo­cra­cia.

No hu­bo es­cra­ches, no hu­bo odio, no hu­bo in­sul­tos ni agre­sio­nes a pe­rio­dis­tas y ha­bía mu­cha cla­ri­dad del sig­ni­fi­ca­do de lo que es­ta­ban ha­cien­do. “Se ter­mi­nó la in­vi­si­bi­li­za­ción del pue­blo”, di­jo otro que es­ta­ba en un gru­po del sin­di­ca­to Quí­mi­co. En su dis­cur­so, Al­ber­to Fer­nán­dez agra­de­ció a los que se mo­vi­li­za­ron en sus au­tos “aun­que hu­bie­ra pre­fe­ri­do que nos vie­ran des­de sus ca­sas”. Y agre­gó en otro pá­rra­fo: “acá no hay odio ni ren­co­res”. Es pro­ba­ble que los ha­ya, por­que el ni­vel de agre­sión en las mar­chas de la de­re­cha bus­ca esa res­pues­ta. Por eso, fue más lla­ma­ti­vo que las con­sig­nas fue­ran to­das en de­fen­sa del go­bierno y no de odio con­tra la opo­si­ción.

Se­gu­ra­men­te hay odio y hay ren­cor por­que es lo que han pro­vo­ca­do con la per­se­cu­ción y el sa­queo de los cua­tro años ma­cris­tas, pe­ro es más fuer­te la pul­sión po­si­ti­va, la de­fen­sa de una pro­pues­ta, la reivin­di­ca­ción de una his­to­ria y la ra­ti­fi­ca­ción de ser ma­yo­ría. Fren­te a esa ma­ni­fes­ta­ción pa­cí­fi­ca y ciu­da­da­na, en con­tra­par­ti­da, el si­tio que se ha­bía pro­gra­ma­do pa­ra in­ter­ve­nir en el ac­to de ma­ne­ra vir­tual fue atacado por cua­ren­ta ser­vi­do­res que en­via­ron mi­llo­nes de in­ter­fe­ren­cias al mis­mo tiem­po has­ta sa­car­lo de ser­vi­cio.

La par­ti­ci­pa­ción de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner fue mo­ti­vo de dis­qui­si­cio­nes. Hu­bo quien plan­teó su au­sen­cia co­mo una for­ma de des­pla­zar­la. Pe­ro Má­xi­mo Kirch­ner, que es­tu­vo en el ac­to con Al­ber­to Fer­nán­dez en la CGT, ha­bía des­car­ta­do esa po­si­bi­li­dad. “Apo­ya­mos al pre­si­den­te, yo tam­po­co voy a to­dos los ac­tos que qui­sie­ra”.

Pe­ro la pre­sen­cia de Cris­ti­na, más allá de su par­ti­ci­pa­ción fí­si­ca, es­ta­ba en las de­cla­ra­cio­nes de las fa­mi­lias que for­ma­ron las ca­ra­va­nas, en los mo­to­ci­clis­tas, en los car­te­les y las ca­mi­se­tas que lle­va­ban su ima­gen. “Cris­ti­na otor­gó de­re­chos a las mi­no­rías co­mo na­die” en­fa­ti­zó Al­ber­to Fer­nán­dez cuan­do hi­zo una his­to­ria de las lu­chas y go­bier­nos pe­ro­nis­tas.

“Que la leal­tad y las con­vic­cio­nes, al pue­blo y a la Pa­tria si­gan inal­te­ra­bles en tiem­pos de pan­de­mia. Con la mis­ma pa­sión y el amor de siem­pre” fue el men­sa­je que hi­zo cir­cu­lar CFK en las re­des. Su au­sen­cia se­gu­ra­men­te for­ma par­te de la es­tra­te­gia de ba­jo per­fil que man­tie­ne des­de que asu­mió co­mo vi­ce­pre­si­den­ta.

Pa­ra la enor­me can­ti­dad de per­so­nas que se mo­vi­li­zó se tra­tó de un ac­to de res­pal­do al go­bierno. El Go­bierno, en la voz del pre­si­den­te re­co­no­ció que jun­to con los go­ber­na­do­res se­rán iden­ti­fi­ca­dos por la his­to­ria co­mo “los go­bier­nos de la pan­de­mia”. Y se apo­yó en el enor­me es­pal­da­ra­zo que re­ci­bió pa­ra con­vo­car a la uni­dad: “Va­mos a ter­mi­nar con esa ar­gen­ti­na del odio”. Y agre­gó: “Unan­se. El mun­do nos exi­ge más que nun­ca es­tar uni­dos, por­que el vi­rus no ha ter­mi­na­do”.

Pre­si­den­cia

Ber­nar­dino Avi­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.