CITROËN C4 CACTUS

Parabrisas - - SUMARIO - Tex­to y fo­tos: ALE­JAN­DRO CORTINA RICCI

Con di­se­ño atre­vi­do, lle­ga des­de Es­pa­ña con mo­tor 1.2 tur­bo de 110 CV y ca­ja au­to­má­ti­ca de sex­ta.

El cros­so­ver fa­bri­ca­do en Es­pa­ña di­vi­de opi­nio­nes con su es­ti­lo rup­tu­ris­ta. Lle­ga en su ver­sión to­pe de ga­ma, equi­pa­do con un efi­cien­te mo­tor 1.2 tri­ci­lín­dri­co con tur­bo­com­pre­sor. Bue­na ca­li­dad ge­ne­ral y es­pa­cio in­te­rior, aun­que el pre­cio le res­ta com­pe­ti­ti­vi­dad.

Ape­nas pa­sa­ron unos años des­de que Citroën pre­sen­ta­ra en el sa­lón del au­to­mó­vil de Frank­furt (2007) el C-Cactus Con­cept, por aquel en­ton­ces, un cu­rio­so hí­bri­do cu­ya es­té­ti­ca rup­tu­ris­ta lla­ma­ba po­de­ro­sa­men­te la aten­ción. Al ser un pro­to­ti­po, mu­chos con­si­de­ra­ron que só­lo se tra­ta­ba de un sim­ple ejer­ci­cio de di­se­ño. Sin em­bar­go, la mar­ca del do­ble che­vrón to­mó no­ta de la bue­na res­pues­ta del pú­bli­co y po­cos años más tar­de, en 2014, ma­te­ria­li­zó las ex­pec­ta­ti­vas de los au­to­mo­vi­lis­tas en un mo­de­lo de se­rie.

Se pro­du­ce en Ma­drid (Es­pa­ña) so­bre la pla­ta­for­ma mo­du­lar de­no­mi­na­da EMP1 que el gru­po PSA tie­ne en con­jun­to con su so­cio chino Dong­feng, la mis­ma que de vi­da al com­pac­to C3 eu­ro­peo, CEly­sée y Peu­geot 301, en­tre otros mo­de­los. Lle­ga a nues­tro país en su ver­sión to­pe de ga­ma, es­tre­nan­do un mo­tor naf­te­ro de tres ci­lin­dros tur­boa­li­men­ta­do.

Co­mo él, nin­guno

Si al­go de­be re­co­no­cér­se­le a Citroën, es que a lo lar­go de su his­to­ria siem­pre se des­ta­có por el lá­piz in­no­va­dor en sus di­se­ños. Los pri­me­ros mo­de­los que vie­nen a la men­te son el 2CV o el DS, au­tos que en su mo­men­to pa­re­cían sa­li­dos de otra épo­ca. Lo mis­mo ocu­rre con el Cactus, un vehícu­lo que, pa­ra bien o pa­ra mal, ja­más pa­sa inad­ver­ti­do y eso es un buen sín­to­ma de per­so­na­li­dad.

Es­ta mez­cla de cros­so­ver con hatch com­pac­to trae con­si­go una pro­pues­ta muy sin­gu­lar. Se des­ta­can sus con­tor­nos re­don­dea­dos, el look aven­tu­re­ro y la dis­tri­bu­ción del gru­po óp­ti­co de­lan­te­ro con tec­no­lo­gía led, aun­que lo más lla­ma­ti­vo son los “Air­bumps”: una suer­te de am­po­llas de ai­re orien­ta­das a pro­te­ger al­gu­nos sec­to­res de la ca­rro­ce­ría an­te even­tua­les gol­pes.

Es­te si­ni­gual en­vol­to­rio le con­fie­re al Cactus una lar­gu­ra de 4,16 me­tros de lar­go, mien­tras que la dis­tan­cia en­tre ejes es de 2,60 me­tros, ape­nas 5 cm más cor­ta que la de los C-Ely­sée y Peu­geot 301.

El es­pa­cio in­te­rior es ge­ne­ro­so. Las bu­ta­cas de­lan­te­ras son mu­lli­das y cuen­tan con res­pal­dos an­chos. En­con­trar la po­si­ción ideal de ma­ne­jo es ta­rea sen­ci­lla, ya que tan­to el vo­lan­te co­mo la bu­ta­ca

se re­gu­lan en al­tu­ra: es­ta úl­ti­ma, cuen­ta además con ca­le­fac­ción.

La ca­li­dad ge­ne­ral per­ci­bi­da es bue­na y se apre­cia un mar­ca­do es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta que aca­pa­ra la de­co­ra­ción de la plan­cha de a bor­do y pa­ne­les de puer­tas: el ins­tru­men­tal es to­do di­gi­tal (no tie­ne cuen­ta vuel­tas), mien­tras las ma­ni­jas de aper­tu­ra in­ter­na emu­lan la de una car­te­ra o ma­le­tín. Cuen­ta con dos de­ta­lles cu­rio­sos. Uno es la guan­te­ra, que se abre ha­cia arri­ba so­bre la su­per­fi­cie del pa­nel de a bor­do, mo­ti­vo por el cual los air­bags fron­ta­les es­tán con­cen­tra­dos en el te­cho, al la­do de los pa­ra­so­les. El otro, es que los co­man­dos del cli­ma­ti­za­dor es­tán con­cen­tra­dos en la pan­ta­lla tác­til, jun­to con los de la ra­dio, GPS y compu­tado­ra de a bor­do: por mo­men­tos es en­go­rro­so ac­ce­der pa­ra su “se­teo”, da­do que el “touch” no es muy pre­ci­so.

Atrás, to­dos los ocu­pan­tes dis­po­nen de tres apo­ya­ca­be­zas y cin­tu- ro­nes iner­cia­les de tres pun­tos. La al­tu­ra has­ta el te­cho es ge­ne­ro­sa del mis­mo mo­do que el es­pa­cio pa­ra es­ti­rar las pier­nas.

Sin em­bar­go, el pun­to en con­tra ra­di­ca en la pla­za cen­tral (re­du­ci­da) y en al­gu­nos de­ta­lles que de­ter­mi­nan su ori­gen “low cost”. Por ejem­plo, el sis­te­ma de aper­tu­ra de las ven­ta­ni­llas es pi­vo­tan­te: se abre ape­nas par­cial­men­te, ge­ne­ran­do una sen­sa­ción de claus­tro­fo­bia. Los ocu­pan­tes de atrás tam­po­co dis­po­nen de sa­li­das del ai­re acon­di­cio­na­do e ilu­mi­na­ción.

El baúl, en tan­to, cuen­ta con 358 dm3 de ca­pa­ci­dad de car­ga, muy apro­ve­cha­bles pa­ra uso fa­mi­liar, aun­que de­ba­jo del pi­so alo­ja una rue­da de auxilio de uso tem­po­ral.

La cla­ve es el tur­bo

Con la cre­cien­te ten­den­cia al “down­si­zing”, du­ran­te los úl­ti­mos años mu­chos fa­bri­can­tes co­men­za­ron a re­du­cir la ci­lin­dra­da de sus mo­to­res e in­ten­tar ex­pri­mir al má­xi­mo su potencia. Un ejem­plo de ello es el mo­tor del Cactus ‒de­no­mi­na­do Pu­re Tech‒, uno de los desa­rro­llos más mo­der­nos del gru­po PSA en es­ta ma­te­ria.

Se tra­ta de un pe­que­ño im­pul­sor naf­te­ro 1.2 de tres ci­lin­dros, con ta­pa de 12 vál­vu­las e in­yec­ción di­rec­ta, que cuen­ta con un tur­bo­com­pre­sor que le per­mi­te desa­rro­llar 110 CV de potencia y en­tre­gar 20,9 kgm de tor­que má­xi­mo,

El ta­ble­ro di­gi­tal es muy bá­si­co: no dis­po­ne de cuen­ta vuel­tas y la me­di­ción del ni­vel de com­bus­ti­ble es a tra­vés de seg­men­tos lu­mi­no­sos po­co pre­ci­sos.

DI­SE­ÑO AERODINAMICA

Una pro­pues­ta di­fe­ren­te,, que además ab­sor­be los úl­ti­mos desa­rro­llos es­ti­lís­ti­cos de la mar­ca. Buen coe­fi­cien­te ae­ro­di­ná­mi­co.

CON­FORT ES­PA­CIO IN­TE­RIOR

El ha­bi­tácu­lo es am­plio y la ca­li­dad per­ci­bi­da es bue­na. Al­gu­nos de­ta­lles por me­jo­rar.

MO­TOR PRES­TA­CIO­NES

Bue­nas pres­ta­cio­nes y ex­ce­len­te ren­di­mien­to. Es al­go ru­mo­ro­so cuan­do se va en vuel­tas.

INS­TRU­MEN­TAL EQUI­PA­MIEN­TO

To­da la in­for­ma­ción es di­gi­tal.: el ta­ble­ro no tie­ne cuen­ta­vuel­tas., en­tre otros ele­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.