Al­bert De Dion

Parabrisas - - SUMARIO -

De fa­mi­lia de la no­ble­za de Fran­cia, el con­de Al­bert De Dion na­ció en Car­que­fou, cer­ca de Nan­tes, el 9 de mar­zo de 1856. Jun­to con Geor­ge Bou­ton fun­dó una de las fá­bri­cas de au­to­mó­vi­les más im­por­tan­tes de prin­ci­pio del si­glo XX. Al­to y vi­go­ro­so, no ca­re­cía de cier­ta arro­gan­cia. A los 10 años obli­gó a su pa­dre a que le com­pra­se una pe­que­ña lo­co­mo­to­ra y a los 20 cons­tru­yó por sí mis­mo una má­qui­na hi­dráu­li­ca.

Su en­cuen­tro con Bou­ton fue ca­sual. Un día, Al­bert, an­tes de ir a un bai­le, fue a com­prar ar­tícu­los de co­ti­llón a una ju­gue­te­ría de Pa­rís. En la vi­tri­na se ha­lla­ba ex­pues­to un mo­de- lo de má­qui­na de va­por en fun­cio­na­mien­to, una pe­que­ña obra maes­tra, do­ta­da de un hor­ni­llo de al­cohol pa­ra ca­len­tar la cal­de­ra y un ci­lin­dro trans­pa­ren­te de vi­drio tem­pla­do, que per­mi­tía ob­ser­var el fun­cio­na­mien­to del mo­tor. De Dion que­dó ma­ra­vi­lla­do an­te la per­fec­ción de aqué­lla jo­ya y, aban­do­nan­do el co­ti­llón y el bai­le qui­so co­no­cer in­me­dia­ta­men­te a su cons­truc­tor. Una ho­ra des­pués le fue pre­sen­ta­do el in­ge­nie­ro Geor­ge Bou­ton, quien al ca­bo de po­co tiem­po se con­vir­tió en su so­cio. Era el año 1893, y am­bos for­ma­ron la De Dion Bou­ton, de la que tam­bién for­mó par­te el cu­ña­do de Bou­ton, Tré­par­doux. Así, De Dion se con­vir­tió en cons­truc­tor y pa­ten­tó los pro­yec­tos que en­co­men­da­da a Bou­ton y a otro in­ge­nie­ro lla­ma­do De­la­lan­de.

Así na­ce la fa­mo­sa sus­pen­sión tra­se­ra De Dion, pa­ten­ta­da el 20 de mar­zo de 1893 y que to­da­vía se con­si­de­ra co­mo una de las me­jo­res so­lu­cio­nes en la ar­qui­tec­tu­ra tra­se­ra de los vehícu­los. Por su ele­va­do cos­to que­da re­ser­va­da pa­ra au­tos de pres­ti­gio. Fue y es usa­da, a más de cien años de su in­ven­ción, por mar­cas ta­les co­mo Rolls-Roy­ce, Al­fa Romeo, Lan­cia, Opel, Ro­ver, Ferrari, Mercedes-Benz y mu­chas otras. El puen­te tra­se­ro De Dion reúne las ven­ta­jas del puen­te rí­gi­do (cons­tan­cia de la in­cli­na­ción de las rue­das en cur­va) y la de las sus­pen­sio­nes in­de­pen­dien­tes (pe­que­ñas ma­sas no sus­pen­di­das).

De Dion em­pe­zó tam­bién con la cons­truc­ción de au­tos, pri­me­ro con mo­to­res a va­por y lue­go a naf­ta. En 1894, los dos so­cios (Tré­par­doux se re­ti­ró de la em­pre­sa), pu­sie­ron a pun­to su pri­mer mo­tor a naf­ta, un mo­no­ci­lín- dri­co fria­do por ai­re que desa­rro­lla­ba una potencia de 0,5 CV.

En 1899, la fá­bri­ca fran­ce­sa ins­ta­la­da de Pu­teaux, pre­sen­tó el cé­le­bre vis-à-vis, con cha­sis de tu­bos de ace­ro, sus­pen­sio­nes con elás­ti­cos se­mi­elíp­ti­cos, puen­te tra­se­ro De Dion, trans­mi­sión con se­mi­ejes, em­bra­gue y ca­ja de ve­lo­ci­da­des en blo­que y mo­tor trans­ver­sal.

En 1900 apa­re­ció el Po­pu­lai­re, que ob­tu­vo gran éxi­to en­tre el pú­bli­co. Te­nía mo­tor mo­no­ci­lín­dri­co de­lan­te­ro y una lí­nea muy alar­ga­da. Era li­viano y se cons­tru­yó has­ta 1907 con tres mo­to­res dis­tin­tos, de 1, 2 y 4 ci­lin­dros. En to­tal fue­ron 27 mo­de­los del Po­pu­lai­re. Es­te au­to mar­có una eta­pa fun­da­men­tal en el desa­rro­llo de la em­pre­sa de Pu­teaux, que en aquél pe­río­do ad­qui­rió las pro­por­cio­nes de gran in­dus­tria; en el año 1906 con­ta­ba, con 3.000 ope­ra­rios.

De Dion tam­bién pre­sen­tó mo­de­los de lu­jo con mo­to­res V8. Pos­te­rior­men­te la pro­duc­ción se cen­tró en un au­to con mo­tor de 4 ci­lin­dros y 43 HP, ca­paz de al­can­zar los 100 km/h. El LB de 1930, con mo­tor de 8 ci­lin­dros en lí­nea, fue el úl­ti­mo pro­duc­to de la De Dion Bou­ton

La com­pe­ten­cia con otras mar­cas, co­mo His­pano-Sui­za y Voi­sin se hi­zo in­sos­te­ni­ble pa­ra la De Dion Bou­ton y ce­só de­fi­ni­ti­va­men­te sus ac­ti­vi­da­des en 1933. Ya se vi­vía cli­ma de gue­rra en Eu­ro­pa.

De Dion lle­gó a ser dipu­tado y se­na­dor de su país y tam­bién fun­dó el Au­to­mó­vil Club de Fran­cia. Es­te gran pio­ne­ro del automovilismo mun­dial mu­rió en Pa­rís en 1946, a la edad de 90 años, de­jan­do un gran le­ga­do de co­no­ci­mien­tos pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

“La fa­mo­sa sus­pen­sión tra­se­ra De Dion, de 1893, to­da­vía se con­si­de­ra co­mo una de las me­jo­res so­lu­cio­nes en la ar­qui­tec­tu­ra tra­se­ra de los vehícu­los.”

en-

Eje tra­se­ro de un mo­derno Al­fa Romeo equi­pa­do con puen­te de sus­pen­sión de es­truc­tu­ra De Dion. Nó­te­se la ins­ta­la­ción in­ter­na de los dis­cos de freno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.