Jor­ge Omar Del Rio

Es­ta­mos cer­ca de mi­tad de una tem­po­ra­da don­de las ca­rre­ras mues­tran ma­yor pa­ri­dad y pi­lo­tos más mo­ti­va­dos. Por fin la Fór­mu­la 1 es­tá en­con­tran­do un buen re­gla­men­to.

Parabrisas - - SUMARIO -

Mi­tad del año y ca­si con me­dia tem­po­ra­da cum­pli­da, nos ale­gra el ver que se van con­fir­man­do las sen­sa­cio­nes que nos de­ja­ron las tres pri­me­ras com­pe­ten­cias, cuan­do ana­li­zá­ba­mos el ini­cio de la tem­po­ra­da.

El desa­rro­llo de las ca­rre­ras, y sus re­sul­ta­dos, es­tán mos­tran­do un cam­peo­na­to com­pe­ti­ti­vo co­mo no se dis­fru­ta­ba des­de ha­cía mu­chos años.

Ni el pú­bli­co, ni los pro­pios equi­pos pue­den te­ner cer­te­zas an­tes de tiem­po res­pec­to a quién ga­na­rá las prue­bas de cla­si­fi­ca­ción, ya que se es­tán de­fi­nien­do por di­fe­ren­cias mí­ni­mas; lo mis­mo ocu­rre con el re­sul­ta­do de las ca­rre­ras.

Además, el re­sur­gi­mien­to de Ferrari, re­cu­pe­ran­do la ale­gría de los mi­les de “ti­fo­si”, no ha si­do cir­cuns­tan­cial. El equi­po se mues­tra co­mo fir­me can­di­da­to pa­ra el cam­peo­na­to, al­go que ha­cía mu­cho tiem­po no ocu­rría.

Pú­bli­co agra­de­ci­do

En el as­pec­to vi­sual, con­ti­núa me­jo­ran­do la sen­sa­ción de ve­lo­ci­dad que tras­mi­ten los au­tos. Es evi­den­te que es­tán cir­cu­lan­do más cer­ca de sus lí­mi­tes, y se em­pie­zan a no­tar más los acier­tos y erro­res de los pi­lo­tos.

En es­te sen­ti­do, fue real­men­te re­fres­can­te pa­ra la ca­te­go­ría lo ocu­rri­do en la ca­rre­ra de Ba­ku, en Azer­bai­jan, ya que por di­ver­sos in­ci­den­tes que se su­ce­die­ron, en ge­ne­ral pro­du­ci­dos los pi­lo­tos que lu­cha­ban po­si­cio­nes en un circuito que per­mi­te so­bre­pa­sos, pe­ro ca­si sin es­pa­cios pa­ra los erro­res, se dio lu­gar a un re­sul­ta­do fi­nal de la ca­rre­ra ab­so­lu­ta­men­te inima­gi­na­ble an­tes del co­mien­zo.

Ya en las pri­me­ras vuel­tas, el to­que de Bot­tas a Raik­ko­nen, pre­sa­gia­ba una ca­rre­ra mo­vi­da, pri­mer Sa­fety Car...

Lue­go del re­lan­za­mien­to, gol­pe y en­cie­rro en­tre Oc­con y Ser­gio Pé­rez ‒com­pa­ñe­ros de equi­po‒, el me­xi­cano ve­nía te­ce­ro.

Tal vez, el ejem­plo más sig­ni­fi­ca­ti­vo en cuan­to al ání­mo de los pi­lo­tos en re­la­ción con años an­te­rio­res, es lo que ocu­rrió en­tre Ha­mil­ton y Vet­tel. Pre­pa­rán­do­se pa­ra otro de los re­lan­za­mien­tos, el in­glés fre­nó brus­ca­men­te des­pués de una cur­va len­ta, en el lu­gar don­de de­be­ría co­men­zar a ace­le­rar, el ale­mán no pu­do evi­tar cho­car­lo de atrás y, a con­ti­nua­ción, ofus­ca­do, sa­lió a in­cre­par­lo, dán­do­le un gol­pe con su rue­da de­lan­te­ra de­re­cha a la de­lan­te­ra iz­quier­da de su ri­val.

Más allá de lo in­co­rrec­to de su ac­ti­tud, cree­mos que es­to mues­tra cla­ra­men­te que las co­sas han cam­bia­do. Los pi­lo­tos ya no es­tán a bor­do de los au­tos sim­ple­men­te cum­plien­do con efi­cien­cia su ta­rea pro­fe­sio­nal a rit­mo mo­de­ra­do por las li­mi­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas.

Por fin

Es­te re­gla­men­to les es­tá per­mi­tien­do vol­ver a ha­cer no­tar que su ca­pa­ci­dad pue­de in­fluir no­ta­ble­men­te en la ob­ten­ción de los re­sul­ta­dos, y en­ton­ces re­apa­re­cen las si­tua­cio­nes pro­duc­to de la com­pe­ten­cia. Bas­ta tam­bién con apre­ciar la ma­nio­bra de Da­niel Ric­ciar­do que, lue­go de otro re­lan­za­mien­to con va­rias vuel­tas de­trás del au­to de se­gu­ri­dad, al lle­gar a la pri­mer fre­na­da im­por­tan­te des­pués de una rec­ta lar­ga, ad­vir­tió que

los ri­va­les fre­na­ban “con mu­cho mar­gen”, tal vez preo­cu­pa­dos por la co­rrec­ta tem­pe­ra­tu­ra de sus cu­bier­tas.

El aus­tra­liano se ani­mó con una fre­na­da per­fec­ta que le per­mi­tió avan­zar tres po­si­cio­nes, las que lue­go, cuan­do se pro­du­je­ron las en­tra­das a bo­xes de Ha­mil­ton y Vet­tel, sig­ni­fi­ca­ron que que­da­ra en la pun­ta de la ca­rre­ra pa­ra, a la pos­tre, lle­gar al triun­fo.

Pá­rra­fo apar­te pa­ra el po­dio con­se­gui­do por Lan­ce Stroll, el joven ca­na­dien­se que, a pe­sar de su inex­pe­rien­cia, con­du­jo sin erro­res apro­ve­chan­do el ren­di­mien­to de su Wi­lliams Mercedes en es­te circuito, con­si­guien­do una de las ma­yo­res sor­pre­sas que se pu­die­ran ima­gi­nar an­tes del co­mien­zo.

En re­su­men, el pú­bli­co vol­vió a dis­fru­tar de una com­pe­ten­cia de re­sul­ta­do in­cier­to has­ta el fi­nal, y con los cin­co pri­me­ros se­pa­ra­dos por ape­nas seis se­gun­dos en el tiem­po to­tal.

Por su­pues­to que no son al­ter­na­ti­vas que pue­dan ocu­rrir fre­cuen­te­men­te, pe­ro mar­ca­ron es­ta nue­va si­tua­ción que pau­la­ti­na­men­te va me­jo­ran­do la ex­pec­ta­ti­va de los afi­cio­na­dos por el es­pec­tácu­lo que po­drán pre­sen­ciar.

So­bre equi­pos y pi­lo­tos

En cuan­to a lo que va con­si­guien­do ca­da equi­po, tra­ta­re­mos de ana­li­zar lo vis­to has­ta aho­ra:

En el Equi­po Mercedes-Benz se pue­de ver que han he­cho bue­nos pro­gre­sos des­pués de las pri­me­ras prue­bas y ca­rre­ras en las que Ferrari pa­re­cía do­mi­nar la si­tua­ción.

Pa­re­cen ha­ber con­so­li­da­do el me­jor ren­di­mien­to en cuan­to a uni­da­des de potencia, aun­que en me­nor me­di­da de lo que te­nían an­te­rior­men­te, pe­ro se no­ta que los ri­va­les los obli­gan a tra­ba­jar mu­cho pa­ra lo­grar las me­jo­res so­lu­cio­nes pa­ra la pues­ta a pun­to de los au­tos.

En lo que ha­ce a sus pi­lo­tos, tie­nen al gran ta­len­to de Ha­mil­ton, y con el muy buen acom­pa­ña­mien­to de Bot­tas, que ha re­sul­ta­do un ex­ce­len­te re­em­pla­zo de Ni­co Ros­berg, y que, además, mues­tra se­rias as­pi­ra­cio­nes pa­ra pro­gre­sar aun más.

En Ferrari, pa­re­cen es­tar muy so­li­dos en las plan­tas mo­tri­ces, pe­ro a ve­ces con los cha­sis les cues­ta en­con­trar las me­jo­res so­lu­cio­nes pa­ra ca­da circuito.

Se­bas­tian Vet­tel, es­tá mu­cho más ani­ma­do que las tem­po­ra­das an­te­rio­res. Aho­ra de­mues­tra que su tra­ba­jo sir­ve. En cam­bio, Raik­kon­nen si­gue sien­do errá­ti­co, fluc­túa en­tre ren­di­mien­tos muy bue­nos y lar­gos pe­rí­dos de in­tras­cen­de­cia.

Red Bull, en cam­bio, mues­tra a sus pi­lo­tos bien mo­ti­va­dos, ya que Vers­tap­pen si­gue mos­tran­do con­di­cio­nes, que aho­ra se pue­den lu­cir más. En ge­ne­ral, sue­le su­pe­rar los vier­nes y sá­ba­dos a Da­niel Ric­ciar­do, aun­que en ca­rre­ra, es­te úl­ti­mo to­da­vía vie­ne lo­gran­do me­jo­res re­sul­ta­dos. Los au­tos pa­re­cen adap­tar­se bien a ca­da circuito, aun­que pe­nan en potencia ítem fun­da­men­tal pa­ra in­te­grar­se de­fi­ni­ti­va­men­te al lo­te de pun­ta.

Los más chi­cos

Con­tra las es­ti­ma­cio­nes pre­vias, a con­ti­nua­ción apa­re­ce muy fir­me el equi­po For­ce In­dia, que no so­lo con­so­li­da los bue­nos ren­di­mien­tos de las tem­po­ra­das an­te­rio­res, sino que ha ele­va­do su per­for­man­ce, al pun­to de su­pe­rar am­plia­men­te a equi­pos co­mo Wi­lliams y To­ro Ros­so que, teó­ri­ca­men­te, de­bían es­tar por en­ci­ma. Tie­nen dos muy bue­nos pi­lo­tos, co­mo Ser­gio Pe­rez, que ya tie­ne bas­tan­te ex­pe­rien­cia, y tam­bién pa­re­ce es­tar muy mo­ti­va­do por las nue­vas po­si­bi­li­da­des es­ta tem­po­ra­da y con la in­cor­po­ra­ción de Esteban Oc­con, que vie­ne real­men­te muy fir­me y se va a trans­for­mar en una du­ra com­pe­ten­cia pa­ra el me­xi­cano den­tro del mis­mo equi­po. Se­gu­ra­men­te se­rá ne­ce­sa­rio que el equi­po pue­da ma­ne­jar bien la ar­mo­nía en­tre am­bos, y si lo logran, pue­de pre­sa­giar­se un cam­peo­na­to muy in­tere­san­te pa­ra ellos.

En cuan­to a Wi­lliams, es evi­den­te que la sa­li­da de Bot­tas y el siem­pre in­mi­nen­te re­ti­ro de Mas­sa, los de­jó en di­fí­cil si­tua­ción en cuan­to a pi­lo­tos, jus­to cuan­do la ac­tual tem­po­ra­da ha­ce que sea más ne­ce­sa­ria su par­ti­ci­pa­ción.

El nue­vo equi­po Re­nault vie­ne me­jo­ran­do, aun­que a pa­so len­to, y tam­bién pa­re­ce fal­tar­les la in­cor­po­ra­ción de al­gún pi­lo­to de muy buen ren­di­mien­to pa­ra im­pul­sar el pro­gre­so en ge­ne­ral. Tal vez por eso se ha­bla de que quie­ren ten­tar­lo a Alon­so.

Sau­ber y Haas, no es­tán con­si­guien­do en­trar en rit­mo com­pe­ti­ti­vo, y se no­ta la fal­ta de potencia en sus mo­to­res Ferrari ver­sión clien­te.

Fi­nal­men­te, con­ti­núa sien­do lla­ma­ti­va la fal­ta de per­for­man­ce de los mo­to­res Hon­da con McLa­ren, ya que, aun­que reite­ran que es­tán muy con­for­mes con las nue­vas evo­lu­cio­nes que pre­sen­tan, lue­go en la pis­ta la di­fe­ren­cia de ve­lo­ci­dad con ca­si to­dos los otros au­tos es la­men­ta­ble.

Es de es­pe­rar que pron­to con­si­gan lo que ne­ce­si­tan, por­que el cha­sis pa­re­ce fun­cio­nar bas­tan­te bien que es lo que per­mi­te a Alon­so rea­li­zar los bue­nos tra­mos de ca­rre­ras que ha po­di­do con­cre­tar has­ta el mo­men­to.

Gran fi­nal

Tras es­ta pri­me­ra mi­tad de cam­peo­na­to se ge­ne­ran muy bue­nas ex­pec­ta­ti­vas de po­der asis­tir a una segunda par­te tan in­tere­san­te co­mo has­ta aho­ra, y tal vez lle­gar a una de­fi­ni­ción ce­ñi­da que man­ten­ga a los afi­cio­na­dos pen­dien­tes has­ta el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo.

Lan­ce Stroll, de tan só­lo 18 años, cru­za la me­ta ter­ce­ro con su Wi­lliams FW40 Mercedes. Eu­fo­ria ab­so­lu­ta en el qui­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.