EL PO­DER MÁS ELE­GAN­TE

El se­dán de lu­jo es, tam­bién un pro­duc­to hí­per­tec­no­ló­gi­co y, en es­ta ver­sión, el más po­ten­te de la his­to­ria de la se­rie. Lo ma­ne­ja­mos en Ale­ma­nia. Lle­ga­rá a la Ar­gen­ti­na en 2018.

Parabrisas - - CONTACTO -

Mercedes-Benz tie­ne por cos­tum­bre in­no­var con ca­da nue­va ge­ne­ra­ción de sus pro­duc­tos, pe­ro cuan­do se tra­ta del Cla­se E, la más ven­di­da de su ga­ma a ni­vel glo­bal, las no­ve­da­des se po­ten­cian. ¿A qué nos re­fe­ri­mos cuan­do ha­bla­mos de in­no­va­cio­nes? Pues a desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos que mar­can el ca­mino pa­ra sus ri­va­les y, por en­de, pa­ra la in­dus­tria en ge­ne­ral. Por ejem­plo, fue el Cla­se E el au­to­mó­vil que es­tre­nó el sis­te­ma de trac­ción in­te­gral 4Matic (1984), la mo­to­ri­za­ción Die­sel BlueTec (en 2006, sis­te­ma que uti­li­za urea o AdB­lue), y los dis­po­si­ti­vos de asis­ten­cia a la con­duc­ción At­ten­tion As­sist y el de­tec­tor de cam­bio in­vo­lun­ta­rio de ca­rril (2009), y el con­trol ac­ti­vo de án­gu­lo cie­go (2010), lis­ta a la que se su­man las que lle­gan con es­ta nue­va ge­ne­ra­ción, las cua­les des­cri­bi­mos en la edición nú­me­ro 464 co­rres­pon­dien­te al mes de ju­nio de 2017.

Pe­ro en el ca­so de la uni­dad que tu­vi­mos el pla­cer de ma­ne­jar en Stutt­gart, Ale­ma­nia, en oca­sión del via­je que rea­li­za­mos pa­ra co­no­cer la Cla­se X, la no­ve­dad pa­sa por el mo­tor: siem­pre que se tra­te de un AMG la cla­ve es­tá de­ba­jo del ca­pó.

El más po­ten­te

El Mercedes-AMG E63 S 4Matic+ es pre­sen­ta­do por la mar­ca de la es­tre­lla co­mo el más po­ten­te de la his­to­ria de la Cla­se E, y efec­ti­va­men­te así es. El pro­pul­sor naf­te­ro V8 4.0 bi­tur­bo y con in­yec­ción di­rec­ta en­tre­ga 612 CV de potencia y 86,7 kgm de tor­que (571 CV y 76,5 kgm, res­pec­ti­va­men­te, en la ver­sión E 63), po­der que es ad­mi­nis­tra­do por una ca­ja au­to­má­ti­ca de do­ble em­bra­gue y nue­ve re­la­cio­nes con le­vas en el vo­lan­te y ajus­te de­por­ti­vo (AMG Speeds­hift MCT 9), que se se en­car­ga de lle­var el par has­ta las cua­tro rue­das a tra­vés del sis­te­ma de trac­ción in­te­gral in­te­li­gen­te 4Mo­tion+.

Por su­pues­to, es­tos com­po­nen­tes me­cá­ni­cos re­ci­ben asis­ten­cia de una ba­te­ría de sis­te­mas elec­tró­ni­cos los cua­les se en­car­gan tan­to de su­pe­vi­sar el desem­pe­ño co­mo de po­ten­ciar­lo. En­tre ellos es im­por­tan­te men­cio­nar el Ra­ces­tart, dis­po­si­ti­vo que com­ple­men­ta las fun­cio­nes del con­trol de trac­ción y ofre­ce tres pro­gra­mas de con­duc­ción Sport, Sport Plus y Ra­ce. Ac­ti­van­do el mo­do Ra­ce, pi­san­do a fon­do el freno y el ace­le­ra­dor si­mul­tá­nea­men­te, el E63 S sa­le co­mo una fle­cha: 3,5 se­gun­dos pa­ra al­can­zar los 100 km/h. Y si se­gui­mos ace­le­ran­do el ve­lo­cí­me­tro se es­ta­bi­li­za­rá cuan­do la agu­ja es­tá en la zo­na de los 250 km/h y se ac­cio­ne el li­mi­ta­dor elec­tró­ni­co. La­men­ta­ble­men­te no pu­di­mos al­can­zar tal mar­ca ya que, aun­que tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ma­ne­jar es­te des­ta­ca­do pro­duc­to en una au­to­bahn sin límite de ve­lo­ci­dad, el gran cau­dal de trán­si­to no nos per­mi­tió ex­plo­tar to­do el po­ten­cial. Nues­tra mar­ca má­xi­ma en ese tra­mo del circuito que re­co­rri­mos en­tre dos pun­tos de Stutt­gart fue de 190 km/h, ve­lo­ci­dad que po­dría­mos to­mar co­mo de cru­ce­ro pa­ra via­jar dis­fru­tan­do del lu­jo­so in­te­rior de es­te ex­qui­si­to pro­duc­to de la me­cá­ni­ca ale­ma­na ya que el con­fort na­tu­ral del ha­bi­tácu­lo se be­ne­fi­cia del ré­gi­men de gi­ro del mo­tor, real­men­te ba­jo: a esa ve­lo­ci­dad el ci­güe­ñal ape­nas su­pera las 2.500 rpm. En esas con­di­cio­nes apa­re­ce otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te Cla­se E,

el sis­te­ma de des­co­ne­xión se­lec­ti­va de ci­lin­dros: en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes de cir­cu­la­ción un sis­te­ma elec­tró­ni­co des­ac­ti­va cua­tro de los ocho ci­lin­dros del pro­pul­sor AMG pa­ra op­ti­mi­zar el gas­to de com­bus­ti­ble. Pe­ro, además, apor­tan a ese co­me­ti­do otros ele­men­tos ta­les co­mo, por ejem­plo, el ti­po de cons­truc­ción del mo­tor (de alu­mi­nio, con los tur­bos ins­ta­la­dos en­tre am­bas hi­le­ras de ci­lin­dros y so­por­tes di­ná­mi­cos que ajus­tan su ri­gi­dez se­gún el ti­po de con­duc­ción) y el desa­rro­llo de la ca­rro­ce­ría (fa­bri­ca­da con ma­te­ria­les ul­tra­li­via­nos y que ofre­ce uno de los me­jo­res Cx del seg­men­to) que ter­mi­na acu­san­do un pe­so en or­den de mar­cha de 1.995 kg. Y cuan­do lee­mos los da­tos ofi­cia­les de con­su­mo ve­mos que ese tra­ba­jo ha da­do sus fru­tos: se­gún la ho­mo­lo­ga­ción eu­ro­pea, el ren­di­mien­to pro­me­dio de es­te Cla­se E es de 10,9 ki­ló­me­tros por li­tro.

A drif­tear

Aho­ra bien. Si las in­ten­cio­nes de quien es­tá sen­ta­do al vo­lan­te son las de di­ver­tir­se con la potencia dis­po­ni­ble, pues el E63 S tie­ne un cos­ta­do lú­di­co que ofre­cer. Dis­po­ne de un drift mo­de (aso­cia­do con el mo­do de con­duc­ción Ra­ce) que trans­for­ma a es­te AMG en un au­to de trac­ción tra­se­ra. Se com­ple­men­ta con el ESP, sis­te­ma de con­trol de la es­ta­bi­li­dad que se pue­de se­tear en una de tres po­si­cio­nes: ESP On, ESP Sport Hand­ling Mo­de y ESP Off y que, a su ves, tra­ba­ja en per­fec­ta sin­to­nía con el di­fe­ren­cial tra­se­ro au­to­blo­can­te (op­cio­nal) y, ló­gi­ca­men­te, con el sis­te­ma 4Matic.

Pa­ra los usua­rios más acos­tum­bra­dos a las so­lu­cio­nes que ofre­cen los ce­lu­la­res, apa­re­ce una apli­ca­ción de­no­mi­na­da AMG Track Pa­ce, desa­rro­lla­da por Mercedes- AMG, cu­ya uti­li­dad ra­di­ca en la ges­tión de la ad­qui­si­ción de da­tos y que se co­nec­ta con la pla­ta­for­ma Mercedes Me Con­nect.

Los fre­nos, par­te fun­da­men­tal de un mo­de­lo de es­te ti­po, es­tán a car­go de dis­cos ven­ti­la­dos y lo­bu­la­dos en am­bos ejes, mien­tras que la di­rec­ción de asis­ten­cia eléc­tri­ca res­pon­de rá­pi­da­men­te y con to­tal pre­ci­sión ofre­cien­do la re­sis­ten­cia ne­ce­sa­ria pa­ra ca­da si­tua­ción de ma­ne­jo.

Es­te ex­clu­si­vo se­dán, que mi­de ca­si cin­co me­tros de lar­go y dos de an­cho, cuen­ta con neu­má­ti­cos de me­di­da di­fe­ren­cia­da cal­za­dos en llan­tas de­por­ti­vas de 20 pul­ga­das: 265/35 ZR 20 ade­lan­te

y 295/30 ZR 20, atrás.

En cuan­to al in­te­rior, so­lo pa­la­bras de elo­gio. Las ter­mi­na­cio­nes y ma­te­ria­les em­plea­dos mar­can la ca­te­go­ría a la que es­te se­dán de lu­jo per­te­ne­ce, pe­ro los im­ple­men­tos de­por­ti­vos que lo com­ple­men­tan no de­jan du­da de que es uno de los más dig­nos re­pre­sen­tan­tes de la fa­mi­lia AMG. Las bu­ta­cas de­por­ti­vas (eléc­tri­cas) con­tie­nen per­fec­ta­men­te tan­to al pi­lo­to co­mo al acom­pa­ñan­te, los cua­les tie­nen a dis­po­si­ción una in­creí­ble can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos (pan­ta­lla de 12,3” pa­ra na­ve­ga­dor y fun­cio­nes va­rias, cli­ma­ti­za­dor de tres zo­nas, cá­ma­ras 360, pi­lo­to au­to­má­ti­co pa­ra es­ta­cio­nar a dis­tan­cia me­dian­te el smartp­ho­ne, ac­ce­so y arran­que son lla­ve, etc.), que su­ma­rán sa­tis­fac­ción y se­gu­ri­dad (in­clu­ye, por ejem­plo, air­bags en los cin­tu­ro­nes de las pla­zas la­te­ra­les tra­se­ras) en un via­je que, an­tes de su­bir, ya sa­bía­mos que no íba­mos a ol­vi­dar fá­cil­men­te, tan­to por los ele­va­dos ni­ve­les de lu­jo co­mo de de­por­ti­vi­dad.

¿Lle­ga­rá a la Ar­gen­ti­na? Sí, pro­ba­ble­men­te el año que vie­ne aun­que, cla­ro, se­rá un au­to pa­ra una se­lec­ta mi­no­ría: en Ale­ma­nia es­te mo­de­lo tie­ne un pre­cio de ven­ta de unos 140 mil eu­ros.

Dis­po­ne de va­rias ayu­das elec­tró­ni­cas, en­tre ellas, un drift mo­de que trans­for­ma a es­te AMG 4Matic+ en un au­to de trac­ción tra­se­ra. El mo­tor V8 4.0 bi­tur­bo en­tre­ga 612 CV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.