EN­TRE­VIS­TA

Tony Par­ker en la Ar­gen­ti­na

Parabrisas - - SUMARIO - Por ALE­JAN­DRO COR­TI­NA RICCI

En 2013, Re­nault es­co­gió a Tony Par­ker pa­ra que sea uno sus em­ba­ja­do­res a ni­vel mun­dial. La es­tre­lla de los San An­to­nio Spurs e in­te­gran­te del fa­mo­so “Big Th­ree” jun­to a Tim Dun­can y Ema­nuel Gi­nó­bi­li (jun­tos ga­na­ron cua­tro cam­peo­na­tos de la NBA), con­for­ma un se­lec­to gru­po -por sus cua­li­da­des den­tro y fue­ra de la can­cha- que tie­ne co­mo prin­ci­pal pre­mi­sa trans­mi­tir los va­lo­res de la au­to­mo­triz fran­ce­sa. Otro es el co­no­ci­do ac­tor es­ta­dou­ni­den­se Ke­vin Spa­cey (pro­ta­go­nis­ta de la se­rie Hou­se of Cards) y el ex cam­peón de F1, Alain Prost, quien ade­más es con­se­je­ro de la división de­por­ti­va Re­nault Sport.

Hi­jo de un bas­quet­bo­lis­ta nor­te­ame­ri­cano y una mo­de­lo ho­lan­de­sa, Par­ker na­ció en Bru­jas (Bél­gi­ca) ha­ce 35 años, cuan­do su pa­dre se en­con­tra­ba jugando pa­ra un equi­po de ese país. Sin em­bar­go, pron­to se mu­da­ron a Lyon (Fran­cia), lu­gar que des­de en­ton­ces se ha con­ver­ti­do en su ho­gar y al que re­gre­sa ca­da vez que ter­mi­na la tem­po­ra­da de bas­quet en los Es­ta­dos Uni­dos.

Más allá de la des­gi­na­ción co­mo em­ba­ja­dor, su vi­da per­so­nal es­tá muy arrai­ga­da a la mar­ca, ya que su pri­mer au­to fue un Re­nault: “cuan­do co­bré mi pri­mer suel­do co­mo pro­fe­sio­nal, a los 18 años, me com­pré un Scenic”, le con­tó a Pa­ra­bri­sas.

En su re­cien­te vi­si­ta a nues­tro país, la figura de los Spurs apro­ve­chó su es­ta­día pa­ra brin­dar una con­fe­ren­cia, vi­si­tar la Vi­lla Olím­pi­ca de Bue­nos Ai­res, que se­rá se­de de los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud el pró­xi­mo año, y rea­li­zar clí­ni­cas de bás­quet. Pe­ro ade­más, vi­si­tó las ofi­ci­nas cen­tra­les del rom­bo en la Ar­gen­ti­na y, de pa­so, "pro­mo­cio­nó" el nue­vo Ko­leos: el SUV que Re­nault mos­tró en el re­cien­te sa­lón del au­to­mó­vil

por­te­ño y que lan­za­rá en el mer­ca­do lo­cal an­tes de fin de año.

Hom­bre de au­to

Más allá de su vi­da de­por­ti­va, Tony Par­ker es un fa­ná­ti­co de los au­tos. En el ga­ra­ge de su ca­sa en San An­to­nio, os­ten­ta una co­lec­ción de ex­clu­si­vos mo­de­los en­tre los que se en­cuen­tran el SUV Lam­borg­hi­ni LM002, una Fe­rra­ri F430, Lam­borg­hi­ni Mur­cie­la­go y has­ta una ré­pli­ca del DeLo­rean, es­te último, re­ga­lo de sus ami­gos pa­ra su cum­plea­ños nú­me­ro trein­ta. Co­mo la mar­ca del rom­bo no se co­mer­cia­li­za en aquél país, la co­che­ra de su ca­sa en Lyon co­bi­ja sus Re­nault Scenic, Space y Ko­leos.

“Pa­ra mi es un gran ho­nor ser em­ba­ja­dor de Re­nault. Co­mo fran­cés, es un or­gu­llo, ya que es una mar­ca sú­per re­co­no­ci­da, una in­stitu­ción. Ade­más, ten­go gran­des re­cuer­dos que me li­gan a ella, co­mo mi pri­mer au­to­mó­vil, al­go que siem­pre es es­pe­cial”.

En po­cos me­ses -an­tes de fin de año- se lan­za­rá en la Ar­gen­ti­na el nue­vo Ko­leos. Y Par­ker es, en cier­ta for­ma, la ca­ra de ese mo­de­lo en par­ti­cu­lar. De he­cho, fue el pro­ta­go­nis­ta de las pu­bli­ci­da­des en Eu­ro­pa de la ge­ne­ra­ción an­te­rior y en es­ta opor­tu­ni­dad, en Bue­nos Ai­res fil­mó una se­rie de spots ins­ti­tu­cio­na­les a bor­do del fla­man­te mo­de­lo: “Es­toy muy con­ten­to con los avan­ces del Ko­leos. Es un au­to que se ha ido su­peran­do en ca­da ge­ne­ra­ción. Co­mo hom­bre de fa­mi­lia, con dos ni­ños, apre­cio mu­chí­si­mo el es­pa­cio. Es muy agra­da­ble ma­ne­jar­lo y ade­más cuen­ta con mu­cha tec­no­lo­gía. Es­toy se­gu­ro de que al pú­bli­co ar­gen­tino le gus­ta­rá”, ase­gu­ró el fran­cés.

Un alia­do de “Ma­nu”

Ac­tual­men­te, el com­pa­ñe­ro de equi­po del bahien­se se en­cuen­tra reha-

bi­li­tán­do­se de una le­sión en el ten­dón del cuá­dri­ceps iz­quier­do, epi­so­dio que lo lle­vó a pen­sar en el re­ti­ro, aun­que lue­go con­fir­mó su con­ti­nui­dad tras una re­cu­pe­ra­ción que le de­man­da­rá unos cua­tro me­ses más.

Jus­ta­men­te, cuan­do Par­ker es­tu­vo en Bue­nos Ai­res, "Ma­nu" Gi­nó­bi­li con­fir­mó a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter que con­ti­nua­ría, al me­nos, una tem­po­ra­da más en los Spurs. “Siem­pre tu­ve la sen­ca­sion de que iba a se­guir. Ha­blo mu­cho con él y sen­tía que to­da­vía no era su mo­men­to de de­jar la NBA. Es­toy muy con­ten­to con su desición”, co­men­tó.

Pe­ro ade­más, no pa­ró de elo­giar a uno de sus prin­ci­pa­les so­cios den­tro de la can­cha. “Ma­nu es una leyenda pa­ra los Spurs. Es un ju­ga­dor es­pe­cial, úni­co. Cuan­do jue­gas a su la­do, siem­pre se apren­den co­sas, es real­men­te ins­pi­ra­dor”, con­clu­yó.

De ca­ra a una nue­va tem­po­ra­da en la NBA (qui­zás la úl­ti­ma de am­bos), Par­ker le con­fió a Pa­ra­bri­sas que, si tan­to Ma­nu co­mo él lle­gan en bue­nas con­di­cio­nes fí­si­cas al inicio, tie­nen mu­chas chan­ces de ob­te­ner un nue­vo ani­llo.

Pa­ra con­cluir ha­bló de la ge­ne­ra­ción do­ra­da y su re­cam­bio. Aquel se­lec­cio­na­do ar­gen­tino que al­can­zó la glo­ria du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas en 2004 (de­jan­do en el ca­mino a mis­mí­si­mo Dream Team) se ha ido diez­man­do du­ran­te los úl­ti­mos años, pro­duc­to del re­ti­ro de sus prin­ci­pa­les fi­gu­ras: “Es un gran equi­po. Me en­ca­ta­ba ver­los ju­gar por­que tie­nen mu­cha pa­sión, no hay egois­mos. Eso los lle­vó a lo más al­to del plano mun­dial. Creo que va a ser muy di­fí­cil que Ar­gen­ti­na vuel­va a re­pe­tir una ge­ne­ra­ción de ju­ga­do­res así”.

Clí­ni­cas de bás­quet y vi­si­ta a la Vi­lla Olím­pi­ca de Bue­nos Ai­res. El fran­cés es fa­ná­ti­co de los au­tos: tie­ne una ré­pli­ca del DeLo­rean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.