HOM­BRES DE AUTO

Parabrisas - - SUMARIO - / POR PA­BLO JOR­GE GUAL­TIE­RI

Ga­briel Voi­sin

Na­ci­do el 5 de fe­bre­ro de 1880 en Be­lle­vi­lle, Fran­cia, Voi­sin fue un en­tu­sias­ta de la téc­ni­ca des­de ni­ño, y lue­go de re­ci­bir­se de in­ge­nie­ro me­cá­ni­co en la Es­cue­la Mi­li­tar de su país, se con­vir­tió en un pio­ne­ro de la avia­ción y crea­dor de la pri­me­ra ae­ro­na­ve que reali­zó el pri­mer vue­lo en cir­cui­to ce­rra­do de un ki­ló­me­tro tri­pu­la­do en Eu­ro­pa, pi­lo­tea­do por Henry Far­man el día 13 de enero de 1908 cer­ca de Pa­rís. Du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Voi­sin se con­vir­tió en un im­por­tan­te pro­duc­tor de avio­nes mi­li­ta­res, en par­ti­cu­lar el Voi­sin III.

Ter­mi­na­da la contienda bé­li­ca, es­te bri­llan­te in­ge­nie­ro, que tam­bién ama­ba a los au­tos, ini­ció la fabricación de los mis­mos en 1919 y en la plan­ta in­dus­trial con se­de en Issy-le­sMou­li­neaux, de don­de sa­lie­ron los pri­me­ros avio­nes.

Con­ver­ti­do en un hom­bre ri­co y fa­mo­so, Voi­sin se in­tere­só mu­cho en los au­to­mó­vi­les, un me­dio de lo­co­mo­ción que, po­si­ble­men­te en ma­yor me­di­da que el avión, le da­ba oca­sión de ex­te­rio­ri­zar, ade­más de su in­dis­cu­ti­ble ca­pa­ci­dad téc­ni­ca, su gus­to ar­tís­ti­co. En efec­to, sus au­to­mó­vi­les fue­ron per­so­na­li­za­dos, unos ver­da­de­ros fue­ra de se­rie. Sin em­bar­go, la ele­gan­cia, el re­fi­na­mien­to y el con­fort fue­ron só­lo el com­ple­men­to na­tu­ral de una téc­ni­ca de cons­truc­ción ba­sa­da en la ca­li­dad y en la re­sis­ten­cia.

Ba­jo el im­pul­so de su crea­dor, la em­pre­sa al­can­zó pron­to un al­to gra­do de no­to­rie­dad y se dis­tin­guió no so­la­men­te por el con­ti­nuo em­pleo en sus ti­pos de mo­to­res, do­ta­dos del sis­te­ma Daim­ler-Knight (sin vál­vu­las), sino so­bre to­do por la adop­ción de ca­rro­ce­rías de for­mas inusi­ta­das, cons­trui­das con un gran em­pleo de alu­mi- nio, se­gún con­cep­tos es­ti­lís­ti­cos in­flui­dos por los ae­ro­náu­ti­cos y fun­cio­na­les.

El pri­mer au­to­mó­vil Voi­sin, el C1, se fa­bri­có en fe­bre­ro de 1919 y un año des­pués sa­lie­ron de la fá­bri­ca 1.000 ejem­pla­res de es­te mo­de­lo, no so­lo des­ti­na­dos al mer­ca­do fran­cés sino tam­bién al ex­tran­je­ro. Su mo­tor era de cua­tro cilindros sin vál­vu­las y 4.0 li­tros de ci­lin­dra­da. Al mo­de­lo C1 si­guie­ron los ti­pos C3 y C5, con mo­to­res de 100 CV. El C5 era un ver­da­de­ro au­to­mó­vil de­por­ti­vo. Man­te­ni­do en pro­duc­ción has­ta 1926, triun­fó en va­rias com­pe­ti­cio­nes, so­bre to­do en ca­rre­ras de cues­tas.

En el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Pa­rís de 1920, Voi­sin pre­sen­tó un mo­de­lo de 12 cilindros en V, con una ci­lin­dra­da de 7.260 cm3 y una po­ten­cia li­mi­ta­da a 80 CV, lo que le otor­ga­ba a la má­qui­na una ex­cep­cio­nal elas­ti­ci­dad, que per­mi­tía la su­pre­sión de la tra­di­cio­nal ca­ja de ve­lo­ci­da­des y el mon­ta­je de un sim­ple des­mul­ti­pli­ca­dor de dos re­la­cio­nes: una pa­ra la mar­cha so­bre te­rreno llano y la otra pa­ra mon­ta­ña. En lu­gar del em­bra­gue te­nía un con­ver­ti­dor hi­dráu­li­co de par, que an­ti­ci­pa­ba en 20 años el sis­te­ma em­plea­do por los au­tos nor­te­ame­ri­ca­nos. Otro sen­sa­cio­nal in­ven­to pa­ra los au­to­mó­vi­les de aqué­llos tiem­pos era el de los fre­nos de ai­re com­pri­mi­do, que mu­cho años des­pués usa­rían los ca­mio­nes.

Voi­sin tam­bién apli­có a sus mo­de­los de la dé­ca­da de 1930 la trans­mi­sión lla­ma­da COTAL, que era un ti­po de ca­ja de ve­lo­ci­da­des con en­gra­na­jes epi­ci­cloi­da­les aco­pla­da a un em­bra­gue hi­dráu­li­co, don­de el blo­queo de los ele­men­tos se ob­te­nía con fre­nos elec­tro­mag­né­ti­cos, en lu­gar de a ha­cer­se por cin­tas. Tam­bién los Voi­sin fue­ron los pri­me­ros au­to­mó­vi­les del mun­do en ser do­ta­do de luz de mar­cha atrás.

Lue­go de fa­bri­car con éxi­to miles de au­to­mó­vi­les con mo­to­res de cua­tro, seis y do­ce cilindros, mu­chos de ellos con gran lu­jo, lle­ga­ron los tiem­pos en que se acer­ca­ba la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y los me­dios eco­nó­mi­cos co­men­za­ron a fal­tar, has­ta tal pun­to que en 1937 Voi­sin se vio obli­ga­do a ce­der sus par­ti­ci­pa­cio­nes a un gru­po bel­ga. Ya sin el fun­da­dor de la em­pre­sa ori­gi­nal, la nue­va so­cie­dad so­bre­vi­vió a du­ras pe­nas has­ta 1939, ya con el ini­cio de la gue­rra en­ci­ma.

Ga­briel Voi­sin mu­rió el 23 de di­ciem­bre de 1973 a los 93 años.

“Sus au­to­mó­vi­les se ca­ra­te­ri­za­ban no so­lo por la efi­ca­cia me­cá­ni­ca sino por la ele­gan­cia y el re­fi­na­mien­to de su es­ti­lo.”

El mag­ní­fi­co au­to­mó­vil Voi­sin C27 de 1934, do­ta­do de mu­chos de­ta­lles y me­ca­nis­mos, así co­mo tam­bién de es­ti­lo, to­ma­dos de la ae­ro­náu­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.