HOM­BRES DE AU­TO

Cla­ren­ce Mel­vin Ze­ner

Parabrisas - - SUMARIO - / POR PA­BLO JOR­GE GUAL­TIE­RI

Crea­dor de los sis­te­mas de en­cen­di­do elec­tró­ni­cos y de los reguladores de vol­ta­je di­gi­ta­les pa­ra al­ter­na­do­res fue, sin lu­gar a du­das, Cla­ren­ce Mel­vin Ze­ner, que na­ció 1 de di­ciem­bre de 1905 en In­dia­ná­po­lis, Es­ta­dos Uni­dos.

Ze­ner fue un des­ta­ca­do fí­si­co que des­cu­brió el efec­to que lle­va su nom­bre en los dio­dos se­mi­con­duc­to­res. Tras doc­to­rar­se en Fí­si­ca en la Uni­ver­si­dad de Har­vard en 1930, en­se­ñó en va­rias ins­ti­tu­cio­nes de ese país y tra­ba­jó du­ran­te un bre­ve pe­rio­do en Wes­ting­hou­se. Tam­bién via­jó a Ale­ma­nia y con­cre­tó es­tu­dios com­ple­men­ta­rios en la Uni­ver­si­dad de Leip­zig.

En 1934 pu­bli­có un ar­tícu­lo cla­ve so­bre la rup­tu­ra de las pro­pie­da­des ais­lan­tes de cier­tos ma­te­ria­les.

A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1950, tras la in­ven­ción del tran­sis­tor, el “cris­tal má­gi­co”, y si­guien­do sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre ma­te­ria­les se­mi­con­duc­to­res, Wi­lliam B. Shoc­kley y va­rios co­le­gas de los La­bo­ra­to­rios Bell es­tu­dia­ron el fe­nó­meno de la co­rrien­te in­ver­sa en los unio­nes P-N (po­si­ti­vo-ne­ga­ti­vo), ex­pli­cán­do­lo se­gún la teo­ría que Ze­ner ha­bía desa­rro­lla­do en su tra­ba­jo de 1934 so­bre el lla­ma­do efec­to tú­nel. La apli­ca­ción prác­ti­ca de es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes se ma­te­ria­li­za en su dio­do se­mi­con­duc­tor que Shoc­kley bau­ti­za co­mo dio­do Ze­ner.

Ya en las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes de los en­cen­di­dos elec­tró­ni­cos tran­sis­to­ri­za­dos, en la dé­ca­da de 1960, se apli­ca­ron dio­dos Ze­ner pa­ra pro­te­ger a los cir­cui­tos de las so­bre­ten­sio­nes; si se pa­sa­se de 80 vol­tios en el pri­ma­rio de la bo­bi­na du­ran­te la in­duc­ción, “sal­ta­ría” el Ze­ner des­car­gan­do la co­rrien­te a ma­sa pa­ra no des­truir a los tran­sis­to­res. La ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de los dio­dos Ze­ner es que, sien­do ais­lan­tes con co­rrien­te nu­la cuan­do se les apli­ca un vol­ta­je con­tra­rio a su po­la­ri­dad, al su­bir el vol­ta­je a un va­lor de­ter­mi­na­do, el dio­do “sal­ta” (de­ja el pa­so a la co­rrien­te), pe­ro al des­cen­der el vol­ta­je recupera en el ac­to su cua­li­dad ais­lan­te, pa­ra se­guir fun­cio­nan­do así to­das las ve­ces que ha­ga fal­ta. En ese sen­ti­do ac­túa co­mo una vál­vu­la de se­gu­ri­dad. En el re­gu­la­dor elec­tró­ni­co de vol­ta­je, que en la ac­tua­li­dad mu­chas ve­ces es­tá pre­sen­te en el in­te­rior mis­mo del al­ter­na­dor, y en otros ca­sos se ado­sa ex­te­rior­men­te a su car­ca­sa, el dio­do Ze­ner es el co­ra­zón del dis­po­si­ti­vo. En to­dos los ca­sos es muy pe­que­ño, y for­ma una ver­da­de­ra “pas­ti­lla” de mi­cro­cir­cui­tos. Aquí, el dio­do Ze­ner sus­ti­tu­ye a los con­tac­tos vi­bra­do­res de los an­te­rio­res reguladores elec­tro­me­cá­ni­cos, y con­tro­la con to­da se­gu­ri­dad el vol­ta­je ge­ne­ra­do. Ade­cua la can­ti­dad de car­ga eléc­tri­ca a las ne­ce­si­da­des pro­me­dio del sis­te­ma eléc­tri­co del au­to.

Du­ran­te la se­gun­da gue­rra mun­dial Ze­ner tra­ba­jó de in­ves­ti­ga­ción en el Wa­ter­town Ar­se­nal de Mas­sa­chus­set. Al fi­na­li­zar la mis­ma, pa­só a ejer­cer co­mo pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Chica­go has­ta el año 1951.

En 1968 pa­sa a la Uni­ver­si­dad Car­ne­gie Me­llon co­mo pro­fe­sor de fí­si­ca has­ta su de­fi­ni­ti­vo re­ti­ro. En es­ta uni­ver­si­dad reali­zó in­ves­ti­ga­cio­nes y re­gis­tró va­rias pa­ten­tes so­bre un sis­te­ma pa­ra la ob­ten­ción de elec­tri­ci­dad ba­sa­do en los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra del agua de mar.

Otro de los cam­pos de in­ves­ti­ga­ción en el que se des­ta­có fue el de la fric­ción in­ter­na de los me­ta­les, lo que con­tri­bu­yó de ma­ne­ra muy im­por­tan­te en la elec­ción de ace­ros pa­ra ca­rro­ce­rías y otras pie­zas del au­to­mó­vil. Ze­ner es­cri­bió va­rios li­bros so­bre fí­si­ca y pu­bli­có más de cien ar­tícu­los cien­tí­fi­cos.

Ze­ner fue ele­gi­do miem­bro de la Na­tio­nal Aca­demy of Scien­ce en 1959 y re­ci­bió mu­chos re­co­no­ci­mien­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Fa­lle­ció el 15 de ju­lio de 1993 en Pit­ts­burg, Pennsyl­va­nia.

“Ze­ner fue un des­ta­ca­do fí­si­co que des­cu­brió el efec­to que lle­va su nom­bre en los dio­dos se­mi­con­duc­to­res.”

Vis­ta pos­te­rior de un mo­derno al­ter­na­dor equi­pa­do con re­gu­la­dor de vol­ta­je in­terno, cu­yo com­po­nen­te prin­ci­pal es el dio­do Ze­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.