Carlos Or­zao­coa: “La tra­ta es un tú­nel al in­fierno”

Perfil Cordoba - - Judiciales - M. E. R.

Carlos Or­zao­coa es el abo­ga­do pa­tro­ci­nan­te de Ma­ría So­le­dad Cue­llo, her­ma­na de Ya­mi­la. Son quie­nes in­sis­ten en que se la lle­vó una red de tra­ta aquel do­min­go 25 de oc­tu­bre de 2009 cuan­do sa­lió de la ca­sa de su abue­la pa­ra al­mor­zar con ami­gos y no se su­po nun­ca más de ella.

PER­FIL COR­DO­BA con­sul­tó al le­tra­do so­bre có­mo cree que de­be se­guir la in­ves­ti­ga­ción si, trans­cu­rri­dos los años, tan­to el fis­cal co­mo el juez coin­ci­die­ron en que ha­bían ago­ta­do to­dos los caminos pa­ra di­lu­ci­dar qué su­ce­dió con la jo­ven.

—Se pue­de se­guir in­ves­ti­gan­do por­que hay ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra en­cua­drar en el de­li­to de tra­ta. Ya­mi­la es­ta­ba in­mer­sa en re­la­cio­nes li­ga­das a la pros­ti­tu­ción. La de Ya­mi­la es una des­apa­ri­ción. Es un de­li­to com­ple­jo. Hay un cú­mu­lo de afec­ta­cio­nes a la li­ber­tad, a la vi­da, a la in­te­gri­dad.

—¿Ya­mi­la es­tá vi­va? —Qui­zás ya no. A par­tir de su des­apa­ri­ción no­so­tros fui­mos a ver a víc­ti­mas de tra­ta. Se nos abrió un tú­nel al in­fierno. Es un de­li­to in­ter­na­cio­nal. Si fun­cio­na en Mé­xi­co, ne­ce­si­ta mu­je­res blan­cas que se bus­can en Po­lo­nia, por ejem­plo. La tra­ta es­tá li­ga­da a la droga, que sir­ve pa­ra que las mu­je­res sean pro­duc­ti­vas, son má­qui­nas. Cuan­do esa má­qui­na se ago­ta, lle­ga la muer­te.

—¿Por qué pa­só tan­to tiem­po y no se ob­tu­vo un in­di­cio cer­te­ro?

—El Es­ta­do es in­ca­paz de re­sol­ver es­ta pro­ble­má­ti­ca. En nues­tro país, con to­da la ex­pe­rien­cia que te­ne­mos, no hay un ban­co de ADN, un equi­po de an­tro­po­lo­gía fo­ren­se de las per­so­nas des­apa­re­ci­das, de las que hay cien­tos co­mo Ya­mi­la. Y ¿sa­be por qué? Por­que son po­bres y vul­ne­ra­bles. —¿Al­gún día sa­bre­mos qué pa­só?

—Ten­go ex­pe­rien­cia en mu­chas cau­sas en que por años no hay avan­ces, no tie­nen una hi­pó­te­sis prin­ci­pal. Hay un mo­men­to en que apa­re­cen los in­di­cios. Acá hay que es­pe­rar e in­ves­ti­gar pa­ra que sur­jan ele­men­tos que re­di­rec­cio­nen la cau­sa. Con So­le­dad es­ta­mos con­ven­ci­dos de que ac­tuó una red de tra­ta.

CEDOC PER­FIL

SE­GUIR IN­VES­TI­GAN­DO. “Ya­mi­la es­ta­ba li­ga­da a la pros­ti­tu­ción: se tra­ta de una des­apa­ri­ción, de un de­li­to com­ple­jo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.