Igual­dad de gé­ne­ro no es lo mis­mo que cu­po del 50%

Perfil Cordoba - - Ideas - OL­GA RIUTORT (*) (*) Fuer­za de la Gen­te

An­tes del Con­ci­lio de Tren­to, se con­si­de­ra­ba a las mu­je­res se­res sin al­ma. Des­pués de es­te con­ci­lio fui­mos se­res con al­ma. Has­ta la cons­ti­tu­ción de 1853, no te­nía­mos de­re­cho a la edu­ca­ción, a la sa­lud, etc. Lue­go de és­ta, los ad­qui­ri­mos. Pe­ro ha­bía una par­ti­cu­la­ri­dad: no po­día­mos ele­gir ni ser ele­gi­das. Re­cién en 1949, con Eva Pe­rón, se san­cio­na la ley de su­fra­gio fe­me­nino, lo que per­mi­tió que las ar­gen­ti­nas su­fra­guen por pri­me­ra vez en 1951.

En 1991, la ley de cu­po fe­me­nino ha­bi­li­tó a mu­je­res pa­ra car­gos elec­ti­vos. Sin embargo, las mu­je­res siem­pre fue­ron con­fi­na­das por el ma­chis­mo cul­tu­ral a ta­reas se­cun­da­rias. Pa­ra nom­brar al­gu­nas de es­tas ta­reas, po­de­mos men­cio­nar a se­cre­ta­rias de ac­ción so­cial o de cul­tu­ra o “vi­ces” en or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, coope­ra­ti­vas es­co­la­res, aso­cia­cio­nes hos­pi­ta­la­rias, etc.

Es­tas ins­ti­tu­cio­nes se fue­ron po­blan­do de mu­je­res, en cam­bio, en las or­ga­ni­za­cio­nes don­de se dispu­ta y dis­tri­bu­ye po­der, el pre­do­mi­nio de los hom­bres es muy ele­va­do

Si bien la ley pro­vin­cial de igual­dad de gé­ne­ro fue lo­gra­da en Córdoba en el 2000, es una ley de dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va que per­mi­tió te­ner con­ce­ja­las, dipu­tadas y pre­si­den­tas en dis­tin­tos co­le­gios pro­fe­sio­na­les.

Se­ría im­por­tan­te que la ley nacional se am­plia­ra no so­lo a car­gos elec­ti­vos. Tam­bién se­ría bueno que se exi­gie­se pa­ra cuer­pos co­le­gia­dos, pro­fe­sio­na­les y gre­mia­les. En el área gre­mial, aun­que ha­ya ma­yo­ría de afi­lia­das mu­je­res, co­mo en los sin­di­ca­tos do­cen­tes y los de sa­lud, siem­pre la con­duc­ción

des­can­sa en ma­nos mas­cu­li­nas.

El otro de­ta­lle im­por­tan­te se­ría que, fren­te a una va­can­te el re­em­pla­zo sea del mis­mo gé­ne­ro pa­ra evi­tar arre­glos

non sanc­to.

Ha­ce 17 años so­mos la úni­ca pro­vin­cia del país con ley de igual­dad de gé­ne­ro. La cues­tión gé­ne­ro nos atra­vie­sa en un sen­ti­do am­plio. Las reivin­di­ca­cio­nes por las que lu­cha­mos las mu­je­res tran­si­tan en di­fe­ren­tes lu­ga­res y es­truc­tu­ras de nues­tra so­cie­dad. Se tra­ta de pen­sar­nos co­mo mu­je­res, de dar­nos un es­pa­cio den­tro de la co­ti­dia­nei­dad pa­ra en­ten­der qué lu­ga­res ocu­pa­mos y los ro­les que cum­pli­mos. So­lo una de­cons­truc­ción cul­tu­ral nos per­mi­ti­rá ob­te­ner la dig­ni­dad a me­di­da y se­me­jan­za de los de­re­chos que his­tó­ri­ca­men­te me­re­ce­mos.

CEDOC PER­FIL

LU­CHA. Con­ce­ja­las ro­sa­ri­nas re­cla­man el tra­ta­mien­to de la Ley de Pa­ri­dad, al igual que en el Con­gre­so de la Na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.