Pa­pa: vi­si­ta 2018 en­tre grie­tas e in­ter­nas

Perfil Cordoba - - Politica -

Ya hay una fe­cha apro­xi­ma­da en la agen­da 2018 pa­ra el arri­bo del Pa­pa a la Ar­gen­ti­na: un día en­tre el 18 y el 28 de mar­zo. Has­ta aho­ra es una hi­pó­te­sis, pe­ro es la hi­pó­te­sis cen­tral so­bre la que tra­ba­jan tan­to el Va­ti­cano co­mo el Go­bierno. El plan se­ría lle­gar a ce­le­brar una mi­sa el pró­xi­mo do­min­go de Ra­mos, 25 de mar­zo, y per­ma­ne­cer du­ran­te la Se­ma­na San­ta.

“El Pa­pa lle­ga al país y se ter­mi­na la dis­cu­sión”, ase­gu­ra un asi­duo vi­si­tan­te que es­cu­chó de­cir a un Fran­cis­co son­rien­te re­fi­rién­do­se al efec­to que ten­dría su lle­ga­da a una so­cie­dad agrie­ta­da. Tam­bién le oyó de­cir: “Qué­den­se tran­qui­los, voy a ir”, aun­que sin pre­ci­sar cuán­do.

El plan y las in­ter­nas. En ver­dad, no hay na­die que se­pa con pre­ci­sión la fe­cha de su lle­ga­da. Qui­zá ni siquiera él. Sa­be que en enero irá a Chi­le y Pe­rú. Y sa­be que su re­gre­so al país no se­rá una vi­si­ta más. Ne­ce­si­ta­rá al me­nos sie­te días (tal vez uno pa­ra ir a Uru­guay) y una cui­da­da agen­da “pa­ra no he­rir sen­si­bi­li­da­des”.

Des­de lo po­lí­ti­co, arri­ba­ría le­jos de las PA­SO 2017 y aún le­jos de las pre­si­den­cia­les 2019. La idea de que Ber­go­glio ve bien la con­so­li­da­ción de Cam­bie­mos du­ran­te es­te año, en fun­ción de la go­ber­na­bi­li­dad, es con­fir­ma­da por dis­tin­tas fuen­tes va­ti­ca­nas, aun­que no por la más im­por­tan­te. Son los mis­mos que in­ter­pre­tan la re­la­ción que tu­vo con Cris­ti­na co­mo una ne­ce­si­dad de “con­te­ner­la” pa­ra co­la­bo­rar a que su go­bierno lle­ga­ra a buen tér­mino.

El pro­to­co­lo de la vi­si­ta ga­ran­ti­za­ría fo­tos del Pa­pa con el Pre­si­den­te y mi­nis­tros, pe­ro uno de los pun­tos en cues­tión es có­mo ac­tuar con la ex man­da­ta­ria. La se­ma­na pa­sa­da cir­cu­ló la ver­sión de que la ex pre­si­den­ta ha­bía pe­di­do ir a Co­lom­bia pa­ra sa­lu­dar­lo, y que le res­pon­die­ron con pro­ble­mas in­sal­va­bles de agen­da. En el kirch­ne­ris­mo di­cen que só­lo se ha­bló de en­viar una mi­sión K.

Des­de la in­ter­na re­li­gio­sa, los ber­go­glia­nos sos­tie­nen que una tra­ba pa­ra la lle­ga­da del Pa­pa era la pre­sen­cia de Jo­sé Aran­ce­do al fren­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal. Es­te mon­se­ñor se es­fuer­za por mos­trar­se cer­ca de Fran­cis­co: al vol­ver de Co­lom­bia con­tó que se vio cua­tro veces con él y que és­te le de­jó en­tre­ver que su vi­si­ta es­ta­ría cer­ca. Pe­ro los ad­ver­sa­rios de Aran­ce­do ase­gu­ran que “el Pa­pa no quie­re anun­ciar­la mien­tras él pre­si­da la Con­fe­ren­cia”. Afir­man que lo ha­rá cuan­do lo su­ce­da al­guien de su con­fian­za co­mo el obis­po de San Isi­dro, Os­car Ojea. La asam­blea pa­ra ele­gir nue­vas au­to­ri­da­des se­rá en no­viem­bre.

Un vie­jo ami­go pa­pal di­ce: “Es­pe­ro que es­ta vez sea así, yo lo oí vein­te veces de­cir que sí, y otras tantas arre­pen­tir­se. Quie­re vol­ver, pe­ro or­ga­ni­zar esa vi­si­ta no es fácil”. Te­mo­res de In­te­li­gen­cia. Uno de los je­fes po­lí­ti­cos de la ex SI­DE ya ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción y la trans­mi­tió a tra­vés de vías ofi­cio­sas. Plan­teó te­mo­res so­bre có­mo dar ga­ran­tías ab­so­lu­tas de se­gu­ri­dad a un hom­bre que mo­ve­rá mi­llo­nes de per­so­nas y que se mez­cla con la gen­te sin ma­yo­res pre­ven­cio­nes. Su­man in­for­mes de ser­vi­cios ex­tran­je­ros con al­gún ti­po de ad­ver­ten­cia. A los emi­sa­rios de Fran­cis­co les pa­re­cen te­mo­res razonables, pe­ro creen que si otros paí­ses con si­tua­cio­nes más pre­ca­rias ga­ran­ti­za­ron la se­gu­ri­dad, no de­be­ría ha­ber pro­ble­mas pa­ra que su país lo lo­gre.

El Go­bierno es­ti­ma que, si to­do sa­le bien, se­rá una de­mos­tra­ción de que to­do es­tá OK con el Pa­pa: “Oja­lá ven­ga –au­gu­ra con cier­ta dis­tan­cia uno de los prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios PRO que no es vi­si­tan­te Va­ti­cano–, en es­pe­cial por­que ha­ría muy fe­liz a tan­tos ar­gen­ti­nos que lo aman”.

La re­la­ción del Pa­pa y Ma­cri es­tá atra­ve­sa­da por for­mas dis­tin­tas de ver la vi­da, des­de lo re­li­gio­so y lo po­lí­ti­co. El Pa­pa re­fle­ja el cos­ta­do tra­di­cio­nal del so­cial­cris­tia­nis­mo pe­ro­nis­ta: los po­bres pa­ra él son el eje del re­la­to mís­ti­co que atra­vie­sa la Bi­blia, Las vein­te ver­da­des pe­ro­nis­tas y su pro­pia en­cí­cli­ca Lau­da­to Si. Tan­to el ma­te­ria­lis­mo mar­xis­ta co­mo el mer­can­ti­lis­mo li­be­ral se en­con­tra­rían, des­de esa ló­gi­ca, en la ve­re­da de en­fren­te del hu­ma­ni­ta­ris­mo ca­tó­li­co.

El pe­ca­do li­be­ral. El pre­si­den­te ar­gen­tino es­tá cru­za­do por las creen­cias pos­mo­der­nas que lo lle­va­ron ha­cia la mís­ti­ca new age y de­bi­li­ta­ron su for­ma­ción re­li­gio­sa tra­di­cio­nal. Es­ta se­ma­na, en una bendición al inau­gu­rar una es­cue­la jun­to a Mar­ga­ri­ta Ba­rrien­tos, se lo vio en un re­zo en­tre­cor­ta­do del Pa­dre Nues­tro. Lo que los me­dios K in­ter­pre­ta­ron co­mo un ol­vi­do im­per­do­na­ble de la le­tra, mues­tra en reali­dad su le­ja­nía re­li­gio­sa. Lo mis­mo se no­tó en ese ac­to, cuan­do to­dos se san­ti­gua­ron y él lo pa­só por al­to.

A Cris­ti­na Kirch­ner ja­más le hu­bie­ra su­ce­di­do eso. Ma­cri es­tá en las an­tí­po­das de su per­fil con­ser­va­dor. Ese con­ser­va­du­ris­mo re­li­gio­so era lo úni­co que la unía de ver­dad al San­to Pa­dre. Y es la re­li­gio­si­dad light ma­cris­ta la que dis­tan­cia al Pa­pa de es­te go­bierno. Lo ve, ade­más, co­mo par­te de un fe­nó­meno uni­ver­sal, que ob­ser­va es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa, de un de­sin­te­rés de es­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes por afian­zar los pre­cep­tos ca­tó­li­cos. Lo que per­mi­ti­ría, se­gún es­ta vi­sión, el cre­ci­mien­to de otras re­li­gio­nes.

Ma­cri se­ría así la en­car­na­ción de un li­be­ra­lis­mo que abre las puer­tas a ma­les de nues­tro tiem­po co­mo el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio y, even­tual­men­te, el abor­to. Y des­de lo eco­nó­mi­co, re­pre­sen­ta el pe­li­gro de un ca­pi­ta­lis­mo des­hu­ma­ni­za­do. No es un pro­ble­ma per­so­nal con el pre­si­den­te ar­gen­tino, sino con lo que cree que re­fle­ja.

Un ma­cris­ta pu­ro, ca­tó­li­co prac­ti­can­te y con lle­ga­da di­rec­ta al Pa­pa, re­cuer­da el úl­ti­mo diá­lo­go que com­par­tie­ron: “Creo que él agra­de­ce el cam­bio de cli­ma en el país y los es­fuer­zos por la trans­pa­ren­cia. Su aten­ción siem­pre es­tá pues­ta en que el Go­bierno atien­da a los que más lo ne­ce­si­tan”.

Re­zos por Du­ran Bar­ba. Pe­ro Ma­cri no se­ría el úni­co fren­te de preo­cu­pa­ción va­ti­ca­na, aun­que sí su má­xi­mo ex­po­nen­te. El nom­bre que ca­da vi­si­tan­te le lle­va a la San­ta Se­de iden­ti­fi­cán­do­lo co­mo el ideó­lo­go de tan­to es­cep­ti­cis­mo re­li­gio­so, es el de Jai­me Du­ran Bar­ba. Creen que el es­tra­te­ga del Go­bierno lle­va ade­lan­te una ba­ta­lla per­so­nal con­tra Ber­go­glio e in­flu­ye ma­la­men­te en per­so­nas co­mo Ma­cri y Mar­cos Peña.

Es cier­to que el tema del Pa­pa, el de­ve­nir de la Igle­sia y los mi­tos re­li­gio­sos, son de los ítems que más apa­sio­nan a Jai­me. Lo ha­ce co­mo gran es­tu­dio­so que es de la his­to­ria y de la teo­lo­gía, pe­ro siem­pre con su agre­ga­do per­so­nal de agu­da pro­vo­ca­ción.

Ha­ce un par de me­ses un gru­po de re­li­gio­sos ca­tó­li­cos lo in­vi­tó a dar una char­la pri­va­da. Que­da­ron im­pac­ta­dos por dos co­sas: sus co­no­ci­mien­tos en la ma­te­ria, mu­chas veces su­pe­rio­res a quie­nes lo es­cu­cha­ban; y su sim­pa­tía. Los cu­ras y lai­cos que es­tu­vie­ron con él no se fue­ron con la sen­sa­ción de que de­trás su­yo hu­bie­ra una cam­pa­ña en cier­nes pa­ra des­truir al ca­to­li­cis­mo. Que­da­ron en vol­ver­se a ver y en re­zar por él.

A Du­ran Bar­ba tam­po­co se le ocu­rrió que ese en­cuen­tro hu­bie­ra es­ta­do pro­mo­vi­do des­de Ro­ma, en un intento por co­no­cer me­jor sus pen­sa­mien­tos. Al­gu­nos sos­tie­nen que quie­nes más in­te­rés per­so­nal des­pier­tan en Ber­go­glio no son los cre­yen­tes ul­tra­mon­ta­nos sino los ag­nós­ti­cos ca­pa­ces de so­por­tar de­ba­tes so­bre la fe y las creen­cias. Esa am­pli­tud de cri­te­rio qui­zá sea el mo­ti­vo por el cual Fran­cis­co au­to­ri­zó a que L’Os­ser­va­to­re Ro­mano, su úni­ca voz ofi­cial en la Ar­gen­ti­na, se edi­te des­de di­ciem­bre pa­sa­do jun­to a PER­FIL, un dia­rio in­de­pen­dien­te de cual­quier creen­cia y del que Du­ran Bar­ba es co­lum­nis­ta des­de el pri­mer día.

Hay una pri­me­ra hi­pó­te­sis que se ba­ra­ja en Ro­ma: vi­si­ta de sie­te días en Se­ma­na San­ta La re­la­ción del Pa­pa y Ma­cri es­tá atra­ve­sa­da por for­mas dis­tin­tas de ver la vi­da

La pos­grie­ta. Si la po­bre­za es la pri­me­ra preo­cu­pa­ción pa­pal, la se­gun­da, se­gún quie­nes lo tra­tan, es el agrie­ta­mien­to que di­vi­de a la so­cie­dad ar­gen­ti­na. El jue­ves pa­sa­do, tras una vi­si­ta a la CGT, mon­se­ñor Jorge Ca­sa­ret­to con­tó que ha­bla­ron “de lo que plan­teó el Pa­pa en Co­lom­bia, los lla­ma­dos al en­cuen­tro, al diá­lo­go y a la bús­que­da de con­sen­sos”. Los obis­pos pro­fun­di­za­ron en los úl­ti­mos días sus men­sa­jes pa­ra “cons­truir la amis­tad so­cial y su­pe­rar la grie­ta”. En esos ám­bi­tos di­cen re­ci­bir se­ña­les de que, tras los co­mi­cios de oc­tu­bre, el ofi­cia­lis­mo ope­ra­rá en el mis­mo sen­ti­do.

Pue­de que sea el cli­ma que pi­de el Pa­pa pa­ra re­gre­sar a su pa­tria. En el Go­bierno, hay quie­nes se ilu­sio­nan con que Ma­cri se en­cuen­tre con Fran­cis­co en enero, du­ran­te su vi­si­ta a Chi­le (un via­je pre­si­den­cial que sus vo­ce­ros dan “ca­si por se­gu­ro”), y que ven­ga de allí con la bue­na nue­va.

AP

GRIE­TA: “El Pa­pa lle­ga y se ter­mi­na la dis­cu­sión”, di­cen que bro­mea Fran­cis­co.

GUS­TA­VO GON­Zá­LEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.