Los ‘ol­vi­dos’ de CFK

Perfil Cordoba - - Politica -

Lo que la ex pre­si­den­ta ar­gu­men­tó en el re­por­ta­je so­bre su ges­tión no fue la reali­dad.

Alo lar­go de las dos ho­ras que du­ró la en­tre­vis­ta que le reali­zó Luis No­va­re­sio a Cris­ti­na Fernández de Kirch­ner que­da­ron ex­pues­tas sus ac­ti­tu­des ma­ni­pu­la­do­ras, la se­lec­ti­vi­dad de sus re­cuer­dos y de su apre­cia­ción de la reali­dad, su ca­ren­cia de au­to­crí­ti­ca, sus con­tra­dic­cio­nes y sus fa­la­cias. Su Hu­bris no ha cam­bia­do en lo más mí­ni­mo. Cuan­do, ha­ce unos años, quien es­to es­cri­be le pre­gun­tó a uno de los mé­di­cos de no­ta que aten­die­ron a la ex pre­si­den­ta de qué ha­bla­ba en la con­ver­sa­ción co­ti­dia­na, su res­pues­ta fue ca­te­gó­ri­ca: “Cris­ti­na ha­bla só­lo de ella y de su per­cep­ción de la reali­dad; la de los de­más no im­por­ta”. Es lo que se vio y se es­cu­chó en la tar­de del jue­ves úl­ti­mo. De las mu­chas co­sas que di­jo, nos de­ten­dre­mos aquí só­lo en tres.

Per­li­tas. La pri­me­ra fue cuan­do se­ña­ló que si ella fue­ra un fac­tor de di­vi­sión del pe­ro­nis­mo se au­to­ex­clui­ría de la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial en 2019. En ver­dad, esa afir­ma­ción de­jó en cla­ro dos co­sas: una, que su real vo­lun­tad es vol­ver a la pre­si­den­cia, ob­je­ti­vo pa­ra cu­ya con­cre­ción el triun­fo en la elec­ción de oc­tu­bre es cla­ve; la otra, su apre­cia­ción dis­tor­sio­na­da de la reali­dad; ¿quién, si no ella, es la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de que no ha­ya hoy la uni­dad en el pe­ro­nis­mo bo­nae­ren­se por la que aho­ra clama y que ne­ce­si­ta? “Las en­cues­tas nos di­cen que ga­na­mos con el 50% de los vo­tos” fue la res­pues­ta que, a ma­ne­ra de ne­ga­ti­va, ob­tu­vo Flo­ren­cio Ran­daz­zo cuan­do le pi­dió a CFK ir a una in­ter­na, se­gún de­cla­ró el se­na­dor Juan Ma­nuel Abal Me­di­na en una en­tre­vis­ta por Ra­dio Con­ti­nen­tal.

La se­gun­da res­pues­ta so­bre la que nos de­ten­dre­mos fue cuan­do, al ser in­te­rro­ga­da por el ca­so Ve­ne­zue­la, di­jo que en la Ar­gen­ti­na no hay Es­ta­do de de­re­cho y to­mó co­mo uno de los ca­sos pa­ra dar fun­da­men­to a su inexac­ta afir­ma­ción el re­fe­ri­do a las in­ten­cio­nes del go­bierno de Mauricio Ma­cri de des­pla­zar a la pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral de la Na­ción, Ale­jan­dra Gils Car­bó. Ol­vi­dó –co­mo ol­vi­dó a las 51 per­so­nas fa­lle­ci­das en la Tra­ge­dia de On­ce, y co­mo ol­vi­dó tam­bién de­cir que la pa­to­ta que ase­si­nó a Ma­riano Fe­rrey­ra res­pon­día a Jo­sé Pe­dra­za, hom­bre de cer­ca­nía con su go­bierno, en una zo­na li­be­ra­da por la Po­li­cía Fe­de­ral– men­cio­nar el ca­so del des­pla­za­mien­to del ex pro­cu­ra­dor Es­te­ban Rig­hi. Va­le la pe­na re­cor­dar el he­cho que nos re­tro­trae al ca­so Cic­co­ne, que en po­co tiem­po más ten­drá en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos a Ama­do Bou­dou.

To­do co­men­zó el 4 de abril de 2012 con un alla­na­mien­to or­de­na­do por el fis­cal fe­de­ral Carlos Rí­vo­lo en un de­par­ta­men­to del pi­so 25 del edi­fi­co ubi­ca­do en Juana Man­so 740, en las to­rres Ri­ver View, pro­pie­dad del en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te, que le al­qui­la­ba Ale­jan­dro Van­den­broe­le, uno de los acu­sa­dos en es­te es­cán­da­lo por ha­ber es­ta­do a car­go de la pla­ni­fi­ca­ción de la ma­nio­bra que bus­có sa­car de la quie­bra a Cic­co­ne. En el pro­ce­di­mien­to se en­con­tra­ron evi­den­cias do­cu­men­ta­les –pa­gos de ex­pen­sas– que pu­sie­ron al des­cu­bier­to las re­la­cio­nes en­tre am­bos. Re­cuér­de­se que Bou­dou ne­ga­ba co­no­cer a Van­den­broe­le. El día en que se reali­zó el alla­na­mien­to, el vi­ce­pre­si­den­te se en­con­tra­ba en San Carlos de Ba­ri­lo­che con CFK.

Fu­rio­so an­te es­te he­cho, el 5 de abril de 2012 –Jue­ves San­to–, en una so­na­da con­fe- ren­cia de pren­sa que dio en el Con­gre­so, el en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te acu­só a Rig­hi de es­tar re­la­cio­na­do con el he­cho del alla­na­mien­to co­mo re­pre­sa­lia por no ha­ber con­tra­ta­do a su es­tu­dio en oca­sión de una ofer­ta que di­jo le ha­bían he­cho du­ran­te su desem­pe­ño en la An­ses y co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía, pa­ra “acei­tar” a jueces fe­de­ra­les.

Rig­hi, que ha­bía si­do de­sig­na­do co­mo pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Na­ción por el ex pre­si­den­te Néstor Kirch­ner el 23 ju­nio de 2004, ne­gó que es­to hu­bie­ra si­do así. La reunión exis­tió y, se­gún na­rran sus alle­ga­dos, se hi­zo a pe­di­do ex­pre­so de Bou­dou. El en­ton­ces pro­cu­ra­dor reac­cio­nó con in­dig­na­ción y, co­no­ce­dor de la tras­tien­da po­lí­ti­ca y de los per­so­na­jes del mo­men­to, com­pren­dió rá­pi­da­men­te que Bou­dou ja­más po­dría ha­ber di­cho lo que di­jo sin el apo­yo de la ex pre­si­den­ta. Por lo tan­to, re­nun­ció.

No se re­cuer­da que CFK ha­ya he­cho al­go pa­ra apo­yar­lo ni di­cho que se­me­jan­te reac­ción de su vi­ce era ul­tra­jan­te pa­ra el Es­ta­do de de­re­cho. Era cla­ro que él hu­bie­ra pre­ten­di­do que el pro­cu­ra­dor fre­na­se la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal.

Por otra par­te, si hay al­go que ha pro­te­gi­do a Gils Car­bó de ser re­mo­vi­da de su car­go más allá de los de­seos del Go­bierno, es la ple­na exis­ten­cia de un Es­ta­do de de­re­cho.

CFK tam­po­co se acor­dó de men­cio­nar la bru­tal em­bes­ti­da con­tra el fa­lle­ci­do mi­nis­tro de la Cor­te Suprema de Jus­ti­cia, Carlos Fayt, a quien, co­mo a tan­ta otra gen­te que no se le so­me­tía, de­tes­ta­ba. A Fayt, un ma­gis­tra­do a quien mu­cho le de­be la Re­pú­bli­ca, se lo in­ten­tó re­mo­ver a tra­vés de un jui­cio por in­sa­nia.

Cuan­do ha­bló de la li­ber­tad en su go­bierno –en ver­dad es un to­do que abar­ca al de su di­fun­to es­po­so–, ol­vi­dó tam­bién men­cio­nar he­chos que la des­mien­ten ab­so­lu­ta­men­te. Al siem­pre re­cor­da­do Pe­pe Elias­chev se lo echó de Ra­dio Nacional por or­den ex­pre­sa de Néstor Kirch­ner. Luis Juez fue tes­ti­go pre­sen­cial de esa or­den.

A PER­FIL, el ex pre­si­den­te bus­có aho­gar­lo eco­nó­mi­ca­men­te pa­ra lo­grar su cie­rre. Lo hi­zo a tra­vés no só­lo de la su­pre­sión de la pu­bli­ci­dad ofi­cial sino tam­bién de la pre­sión so­bre las em­pre­sas pri­va­das pa­ra que no anun­cia­ran en el dia­rio.

La Ley de Me­dios tu­vo co­mo úni­co ob­je­ti­vo la des­truc­ción de Cla­rín y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, de TN. A Da­niel Ha­dad lo for­za­ron a ven­der su gru­po de ra­dios y el canal C5N a Cris­tó­bal Ló­pez, quien no bien con­cre­tó la com­pra dis­pu­so el des­pi­do de Mar­ce­lo Lon­go­bar­di, el lí­der de la pri­me­ra ma­ña­na ra­dial, por ex­pre­so pe­di­do de CFK. Tam­bién se uti­li­zó la AFIP pa­ra per­se­guir a los pe­rio­dis­tas a los que la ex pre­si­den­ta de­tes­ta –en­tre los que es­ta­mos–.

To­das és­tas son mues­tras de lo que fue un go­bierno in­to­le­ran­te y au­to­ri­ta­rio.

An­te tan­tos “ol­vi­dos”, me per­mi­to un hu­mil­de con­se­jo a quien va a ser nue­va­men­te se­na­do­ra de la Na­ción con as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les: tal vez no le ven­dría mal una con­sul­ta con el doc­tor Fa­cun­do Ma­nes, es­pe­cia­lis­ta en te­mas de memoria de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal, que su­po ser uno de sus muy bue­nos mé­di­cos.

Omi­tió men­cio­nar el des­pla­za­mien­to del pro­cu­ra­dor rig­hi y la em­bes­ti­da con­tra

Fayt en la Cor­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.