Da­le, La­rre­ta, po­né más bi­ci­cle­tas

Perfil Cordoba - - Economia -

Una ami­ga kirch­ne­ris­ta, que ha ido has­ta al ac­to con el que Cris­ti­na Kirch­ner re­apa­re­ció en Co­mo­do­ro Py el año pa­sa­do tras de­jar el po­der en 2015, es­tá tan con­for­me con có­mo fun­cio­na la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res que hoy su ma­yor re­cla­mo al je­fe de Go­bierno, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, es­tá en­fo­ca­do en que ha­ya más bi­ci­cle­tas en las es­ta­cio­nes pú­bli­cas que pro­li­fe­ran por to­dos los ba­rrios.

A pe­sar de que re­cha­za des­de sus en­tra­ñas a to­do lo que se pa­rez­ca al PRO, se ban­ca te­ner en su smartp­ho­ne el ico­ni­to ama­ri­llo de la apli­ca­ción Eco­bi­ci, desa­rro­lla­da por el mu­ni­ci­pio, y no só­lo eso: in­cor­po­ró el #mun­do­bi­ci­sen­da, ama­ri­llí­si­mo y re­ple­to de #va­mos­jun­tos a su vi­da co­ti­dia­na. Mi­ra la app to­do el tiem­po an­tes de sa­lir de su ca­sa pa­ra sa­ber si hay ro­da­dos dis­po­ni­bles a veces has­ta pa­ra ir a una mar­cha con­tra Cam­bie­mos, y tam­bién lo ha­ce des­pués pa­ra lle­var el re­gis­tro de sus via­jes y com­pa­rar qué tiem­pos es­tá ha­cien­do en ca­da tra­yec­to.

¿De­ja­ría de odiar por es­to al ma­cris­mo, al que con­si­de­ra un Fran­kens­tein he­cho de la dic­ta­du­ra con los 90, só­lo por­que el sis­te­ma de bi­ci­cle­tas pú­bli­cas es­tá bueno y fun­cio­na? No hay chan­ces. Pe­ro, sin embargo, lue­go de asi­mi­lar a su vi­da co­mo “po­si­ti­va” una pres­ta­ción tan bá­si­ca co­mo una red de trans­por­te, por un ra­to se le ol­vi­dan las opi­nio­nes pri­ma­rias so­bre el PRO y to­do lo que se te­ñía de ama­ri­llo. Se le bo­rro­nean un to­que los pre­jui­cios, co­mo si cam­bia­ra el “Ma­cri, ba­su­ra, vos sos la dic­ta­du­ra” por un mu­cho más nai­ve “Da­le, La­rre­ta, po­né más bi­ci­cle­tas”.

Ese es el cam­bio de pers­pec­ti­va con el que sue­ña el pre­si­den­te Mauricio Ma­cri y to­do el equi­po de Cam­bie­mos: que ha­ya tantas obras pú­bli­cas en su ges­tión, des­de las más gran­des has­ta las más sim­ples, que ha­gan que has­ta sus opo­si­to­res más acé­rri­mos, o los más re­sis­ten­tes al pi­be ri­co he­re­de­ro de la pa­tria con­tra­tis­ta que lle­gó al po­der, por un mi­nu­to ten­gan más pre­sen­te que al­go fí­si­co (una cloa­ca, un pa­so a ni­vel) se mo­di­fi­có pa­ra bien, que quién lo hi­zo y to­do lo que esa per­so­na re­pre­sen­ta(ba). Por eso mi­den “per­cep­ción de obra pú­bli­ca” y en es­pe­cial, “per­cep­ción de obra pú­bli­ca se­gún per­te­nen­cia po­lí­ti­ca”.

En de­fi­ni­ti­va, el Go­bierno tra­ta de con­ven­cer a ba­se de eje­cu­ción efi­cien­te del pre­su­pues­to, con una ven­ta­ja enor­me: la ba­se de com­pa­ra­ción en mu­chos ca­sos son años de obras in­con­clu­sas cuan­do no de afa­nos des­co­mu­na­les. Tal vez por eso hoy se sien­te más que los des­pa­chos de ce­men­to cre­cen al 100% in­ter­anual, o que el pre­su­pues­to bo­nae­ren­se en obras es el tri­ple del que tu­vo Da­niel Scio­li en el año que se lan­zó a las pre­si­den­cia­les. En esa lí­nea, el Pre­su­pues­to 2018 que se pre­sen­tó el vier­nes tie­ne au­men­tos pa­ra pla­nes de in­fra­es­truc­tu­ra y con­sa­gra lo que qui­zás pue­de ser un un mo­tor de cre­ci­mien­to que los ana­lis­tas es­tén sub­es­ti­man­do, co­mo los pro­yec­tos de par­ti­ci­pa­ción pú­bli­co-pri­va­da que po­drían su­mar, si se con­cre­tan, unos US$ 6 mil mi­llo­nes de in­ver­sión por año. “Te­ne­mos que hacer que ca­da vez más gen­te eli­ja nues­tra pro­pues­ta eco­nó­mi­ca, que im­pli­ca más mer­ca­do y me­nos Es­ta­do, pe­ro que la eli­ja por­que com­prue­ba que le va me­jor”, ex­pli­ca un hom­bre cla­ve en la Ca­sa Ro­sa­da.

En la mi­ra­da ofi­cial, con­si­de­ran que de esa for­ma pue­den cons­truir un aval, sino con­ven­ci­do, si­len­cio­so, pa­ra com­ple­tar un gi­ro de mo­de­lo eco­nó­mi­co que to­da­vía an­da con rue­di­tas: pa­sar de la producción sub­si­dia­da a la com­pe­ti­ti­va, con las do­lo­ro­sas re­for­mas que ello su­po­ne y que em­pe­za­rán a de­ba­tir­se des­pués de las elec­cio­nes. Una mues­tra la en­tre­gó el fun­da­dor de Mer­ca­do Li­bre, Mar­cos Gal­pe­rín, en un tuit don­de mos­tró es­ta se­ma­na una de dos coin­ci­den­cias que tie­ne con los CEOs de la ges­tión Ma­cri: la ne­ce­si­dad de em­pa­re­jar los cam­bios en las le­yes la­bo­ra­les que apro­bó Bra­sil. La otra es que par­te de las ac­cio­nes de su uni­cor­nio las ma­ne­ja a tra­vés de un fi­dei­co­mi­so exen­to de im­pues­tos en Nue­va Ze­lan­da.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

MO­DE­LO PRO. El ser­vi­cio de Eco­bi­cis y el cán­ti­co anti Ma­cri que se hi­zo me­me.

JAIRO STRACCIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.