De­trás de es­ce­na

Perfil Cordoba - - Perfil.com -

Los re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos por la Cons­ti­tu­ción para ser can­di­da­to son mí­ni­mos. Fue­ra de lo le­gal, la con­di­ción prin­ci­pal es que­rer in­vo­lu­crar­se con lo pú­bli­co, desear rea­li­zar un apor­te a la so­cie­dad y a su fu­tu­ro. Que­rer ser can­di­da­to. Y jun­to con eso, te­ner mu­chas ga­nas de apren­der, de tra­ba­jar en equi­po, de em­pa­par­se del te­rri­to­rio.

Ca­da vez desean y se ani­man a par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca per­so­nas más diversas. La his­to­ria del abo­ga­do pro­ve­nien­te de ho­ga­res hi­per­po­li­ti­za­dos, con dé­ca­das de mi­li­tan­cia en el co­mi­té par­ti­da­rio es eso, his­to­ria. No re­ne­ga­mos de la tra­di­ción y res­ca­ta­mos mu­chí­si­mos ele­men­tos de los po­lí­ti­cos y las cam­pa­ñas a la vie­ja usan­za, pe­ro acá pre­ten­de­mos mos­trar la reali­dad tal cual es hoy. Y alen­tar a que ca­da vez más per­so­nas eli­jan in­vo­lu­crar­se con sus co­mu­ni­da­des y par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca. Que no sea un asun­to para po­cos.

De­trás del can­di­da­to hay un con­jun­to de per­so­nas que in­ter­vie­nen y una se­rie de ac­cio­nes que, más o me­nos pla­ni­fi­ca­das, po­nen en jue­go la es­tra­te­gia ele­gi­da. Y el can­di­da­to tie­ne mu­cho por ha­cer; co­mo de­cía el cé­le­bre con­sul­tor nor­te­ame­ri­cano Jo­seph Na­po­li­tan, “si un can­di­da­to no desea ha­cer sa­cri­fi­cios, los que re­quie­re una cam­pa­ña, tie­ne una so­lu­ción: no par­ti­ci­par en ella. Si va a par­ti­ci­par, tie­ne que de­ci­dir­se a tra­ba­jar”. Y agre­ga­ba: “Si un hom­bre no tra­ba­ja para ser elec­to, veo di­fí­cil que lo ha­ga des­pués de ser ele­gi­do”.

Sa­be­mos que la in­for­ma­ción que cir­cu­la es mu­cha y va­ria­da, que pue­de re­sul­tar con­fu­sa y has­ta con­tra­dic­to­ria, por ello en los ca­pí­tu­los que si­guen sin­te­ti­za­re­mos al­gu­nas no­cio­nes bá­si­cas (y no tan­to) para po­der lle­var ade­lan­te una cam­pa­ña que cum­pla con los ob­je­ti­vos plan­tea­dos. En po­lí­ti­ca no exis­ten fór­mu­las in­fa­li­bles para la vic­to­ria, pe­ro sí exis­ten cam­pa­ñas que tie­nen mayor pro­ba­bi­li­dad de éxi­to que otras, así co­mo exis­ten con­di­cio­nes más o me­nos ad­ver­sas para com­pe­tir. Hay que tra­ba­jar con un diag­nós­ti­co, que no es un pro­nós­ti­co pre­de­ter­mi­na­do. En otras pa­la­bras: los es­ce­na­rios exis­ten. Pe­ro tam­bién se crean y se mo­di­fi­can.

Cree­mos que en po­lí­ti­ca la plu­ra­li­dad de­be ser la re­gla y no to­dos pen­sa­mos igual; ni si­quie­ra to­dos los au­to­res de es­te li­bro –ni nues­tros equi­pos de tra­ba­jo– te­ne­mos las mis­mas opi­nio­nes so­bre los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos de nues­tro país, ni vo­ta­mos igual, aun­que sí coin­ci­di­mos en las me­jo­res prác­ti­cas y es­tra­te­gias para lo­grar cam­pa­ñas exi­to­sas. Pe­ro en es­to tam­bién hay con­cep­cio­nes va­ria­das. (...)

En una cam­pa­ña to­do es­tá in­ter­re­la­cio­na­do: lo que fa­lle en un lu­gar, ca­si inevi­ta­ble­men­te, re­per­cu­ti­rá en otros.

Al­gu­nos ana­lis­tas plan­tean que las elec­cio­nes de 2015 no son re­pre­sen­ta­ti­vas de lo ha­bi­tual en la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na por las ca­rac­te­rís­ti­cas de los candidatos, mu­cho me­nos ideo­ló­gi­cos en sus men­sa­jes que al­gu­nas elec­cio­nes atrás. Tam­bién es cier­to que la po­lí­ti­ca es di­ná­mi­ca y las si­tua­cio­nes cam­bian; hoy el can­di­da­to re­sul­ta mu­cho más cen­tral que el par­ti­do –a di­fe­ren­cia de la po­lí­ti­ca ca­rac­te­rís­ti­ca del si­glo XX, en la que in­ter­ve­nían los par­ti­dos bu­ro­crá­ti­cos de ma­sas–. Las so­cie­da­des mu­tan, se trans­for­man, y la po­lí­ti­ca par­ti­da­ria re­fle­ja es­tos cam­bios. Sin ir más le­jos, a su tiem­po, la im­pren­ta, la ra­dio y la te­le­vi­sión pro­du­je­ron cam­bios pro­fun­dos en los sis­te­mas po­lí­ti­cos y sus prác­ti­cas.

Co­mo sea, es im­po­si­ble de­ter­mi­nar si la di­ná­mi­ca de las elec­cio­nes de 2015 es una ex­cep­ción o la inau­gu­ra­ción de nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas de la po­lí­ti­ca na­cio­nal. No­so­tros cree­mos que lo esen­cial de la po­lí­ti­ca elec­to­ral si­gue en ple­na vi­gen­cia –en de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de res­pon­der a la pre­gun­ta “¿por qué de­ben ele­gir­lo a us­ted en lu­gar de a otro can­di­da­to?”–. Es evi­den­te que se es­tán ges­tan­do no­ve­da­des en el pa­ra­dig­ma co­mu­ni­ca­cio­nal en re­la­ción con las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. Es­to lo ve­mos en la pro­li­fe­ra­ción de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res con ac­ce­so a in­ter­net y en el uso ma­si­vo de re­des so­cia­les –en­tre los múl­ti­ples ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción–: in­ter­vie­nen en nues­tras vi­das co­ti­dia­nas y en la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­nos. La po­lí­ti­ca no es aje­na a es­tas trans­for­ma­cio­nes. Vi­vi­mos en la era de la in­for­ma­ción.

Una úl­ti­ma re­fle­xión. (...) Cree­mos que las cam­pa­ñas de­ben mo­ver­se en el ám­bi­to de lo fac­ti­ble, que no hay que pro­me­ter co­sas ex­tre­ma­da­men­te alo­ca­das o que sean en ver­dad im­po­si­bles de im­ple­men­tar. Eso só­lo con­du­ce a ex­pec­ta­ti­vas des­me­di­das y even­tual­men­te apor­ta a ge­ne­rar una si­tua­ción de in­go­ber­na­bi­li­dad. Así co­mo tam­po­co el can­di­da­to de­be, ni ne­ce­si­ta, dis­fra­zar­se de al­go que no es. Eso sig­ni­fi­ca que nos ale­ja­mos de las in­ter­pre­ta­cio­nes ma­quia­vé­li­cas acer­ca de la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca. Des­de nues­tra pers­pec­ti­va, se tra­ta ni más ni me­nos que de desa­rro­llar cam­pa­ñas es­tra­té­gi­cas y pro­fe­sio­na­les, que tras­cien­dan el sen­ti­do co­mún y la in­me­dia­tez, para ha­cer lle­gar a la ciu­da­da­nía el men­sa­je pro­pues­to en re­la­ción con las ne­ce­si­da­des que ex­pre­sa la opinión pú­bli­ca. Vea­mos có­mo… www.quie­ro­ser­can­di­da­to.com.ar.

“Con Mes­si, el equi­po to­ma for­ma (Pá­gi­na 12). De equi­par.

1. Gru­po de per­so­nas or­ga­ni­za­do para una in­ves­ti­ga­ción o ser­vi­cio de­ter­mi­na­dos.

2. En cier­tos deportes, ca­da uno de los gru­pos que se dispu­tan el triun­fo. 3. Con­jun­to de ro­pas y otras co­sas para uso par­ti­cu­lar de una per­so­na, y, en es­pe­cial, ajuar de una mu­jer cuando se ca­sa. Equi­po de no­via, de co­le­gial, de sol­da­do, etc. 4. Co­lec­ción de uten­si­lios, ins­tru­men­tos y apa­ra­tos es­pe­cia­les para un fin de­ter­mi­na­do. Equi­po qui­rúr­gi­co, de sal­va­men­to. 5. Con­jun­to de apa­ra­tos cons­ti­tui­do por una compu­tado­ra y sus pe­ri­fé­ri­cos.

rE­trac­til

Del la­tín cien­tí­fi­co re­trac­ti­lis, y és­te del lat. re­trahe­re, “lle­var ha­cia atrás”, “re­traer, re­ti­rar”. 1. Di­cho de una pie­za o de parte de un to­do: que pue­de avan­zar o ade­lan­tar­se, y des­pués, por sí mis­ma, re­traer­se o es­con­der­se. 2. Di­cho de una parte del cuer­po ani­mal: que pue­de re­traer­se, que­dan­do ocul­ta; p. ej., las uñas de los fé­li­dos.

fa­bri­ca

El fis­cal acu­só a Bou­dou de que­rer apro­piar­se de la fá­bri­ca de bi­lle­tes (Cla­rín).

Del la­tín fa­bri­ca. 1. Es­ta­ble­ci­mien­to do­ta­do de la ma­qui­na­ria, he­rra­mien­ta e ins­ta­la­cio­nes ne­ce­sa­rias para la fa­bri­ca­ción de cier­tos ob­je­tos, ob­ten­ción de de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos o trans­for­ma­ción in­dus­trial de una fuen­te de ener­gía. Fá­bri­ca de au­to­mó­vi­les, de ha­ri­nas, de elec­tri­ci­dad. 2. Cons­truc­ción, o parte de ella, he­cha con la­dri­llos o pie­dras na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les, en­tre­la­za­dos en­tre sí con mor­te­ro. Una es­tan­te­ría de fá­bri­ca. 3. Fa­bri­ca­ción. 4. Edi­fi­cio. 5. In­ven­ción, ar­ti­fi­cio de al­go no ma­te­rial.

JUAN CAR­LOS

MALAGOLI*

RAUL TIMERMAN*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.