Bal­das­si, Pret­to y Ca­pi­ta­ni, la dispu­ta PRO que si­gue de cer­ca Ca­sa Ro­sa­da

Perfil Cordoba - - Politica - GA­BRIEL SIL­VA

Mar­cos Pe­ña, des­de Bue­nos Ai­res, si­gue con aten­ción la in­ter­na ama­ri­lla. Los car­gos y las po­si­cio­nes de po­der den­tro del par­ti­do, ejes de una lu­cha que arras­tra va­rios ca­pí­tu­los.

“El due­ño de la la­pi­ce­ra es Mar­cos”, es una fra­se en la que coin­ci­den, pe­se a la in­ter­na, tres fuen­tes de las dis­tin­tas ver­tien­tes del PRO en Cór­do­ba. Des­pués del 48% que con­sa­gró a la bo­le­ta li­de­ra­da por Héc­tor Bal­das­si y re­sis­ti­da por va­rios, y el je­fe de ga­bi­ne­te de Mau­ri­cio Ma­cri tie­ne la pe­lo­ta y es quien va a de­cir cuán­do se jue­ga el par­ti­do que se vie­ne: el re­par­to del po­der y de los car­gos -mu­chos, por cier­to- que aún se en­cuen­tran va­can­tes en el “te­rri­to­rio ami­go”. Un es­ca­lón de­ba­jo de Pe­ña es­tá el mi­nis­tro del In­te­rior, Ro­ge­lio Fri­ge­rio; y des­pués de am­bos vie­ne el tán­dem com­pues­to por Emi­lio Monzó y Ni­co­lás Massot, el bra­zo del ma­cris­mo en el Con­gre­so que, des­pués de dos años de pro­ta­go­nis­mo pleno, cie­rran un 2017 de Le­gis­la­ti­vas sin la pre­pon­de­ran­cia que so­lían te­ner en Cór­do­ba.

En­ton­ces, mien­tras “en Bue­nos Ai­res re­suel­ven y se preo­cu­pan por los qui­lom­bos que tie­nen allá” (co­mo tam­bién gra­fi­ca­ron los ma­cris­tas cor­do­be­ses), acá los re­fe­ren­tes em­pie­zan una dispu­ta sin le­van­tar tan­to vue­lo. Sa­bien­do que la paz fir­ma­da por Pe­ña pre­vio a las elec­cio­nes con­clu­yó, pe­ro que la me­sa chi­ca del PRO na­cio­nal si­gue con un ojo lo que ha­cen sus alia­dos aquí. To­dos. In­clu­so, los que es­tán fue­ra del par­ti­do. Fue­go ami­go. Se sa­be que en Cór­do­ba la pe­lea de fon­do fue siem­pre con Bal­das­si de un la­do y Ja­vier Pret­to, el dipu­tado na­cio­nal con pa­sa­do en la Uce­dé, del otro. Pe­ro en las úl­ti­mas se­ma­nas, apa­re­ció un nue­vo ju­ga­dor que ya te­nía cha­pa, pe­ro al que el nue­vo car­go co­mo pre­si­den­te del par­ti­do en la pro­vin­cia le dio un la­va­do de ca­ra: el vi­lla­ma­rien­se Da­río Ca­pi­ta­ni, le­gis­la­dor pro­vin­cial y quien aso­ma co­mo la ter­ce­ra po­si­ción en el seno del es­pa­cio ama­ri­llo.

En­tre los dos com­pa­ñe­ros de blo­que en Dipu­tados, lo de siem­pre. De un la­do, le ti­ran al otro con la fal­ta de ex­pe­rien­cia y de ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer po­lí­ti­ca; del otro, la ha­bi­tual res­pues­ta: li­gar al di­ri­gen­te de La Car­lo­ta al pa­sa­do. Aho­ra, la apa­ri­ción de Ca­pi­ta­ni en los pri­me­ros pla­nos po­ne al hom­bre de Vi­lla María tra­tan­do de ha­cer equi­li­brio en­tre los dos; aun­que tan­to el bal­das­sis­mo co­mo el pret­tis­mo sa­ben que en al­gún mo­men­to se va a te­ner que ju­gar pa­ra al­can­zar su ob­je­ti­vo de má­xi­ma: ser in­ten­den­te de Vi­lla María en 2019. Ta­rea pa­ra la que ne­ce­si­ta­rá no so­lo el res­pal­do na­cio­nal, sino tam­bién un alia­do lo­cal.

En cuan­to al re­par­to de los car­gos, y a pe­sar del re­cien­te nom­bra­mien­to en el PAMI Cór­do­ba (ver apar­te), pa­re­ce que no ha­brá cam­bios has­ta des­pués del ve­rano. Y las de­pen­den­cias que es­tán en la mi­ra son Desa­rro­llo Social, An­ses, el Re­na­per y Mi­gra­cio­nes, en ese or­den. En las cua­tro se vie­nen mo­di­fi­ca­cio­nes y la crítica no dis­tin­gue ver­tien­te in­ter­na: la ma­yo­ría coin­ci­de que son lu­ga­res en los que fal­tó ges­tión, proac­ti­vi­dad, po­lí­ti­ca y san­gre. Com­bo que, jun­to al Ex­cel, son las ba­ses del ma­cris­mo du­ro.

Sin tre­gua. Con es­te pa­no­ra­ma, pa­re­ce in­di­car que ha­ya un pac­to en el fu­tu­ro in­me­dia­to pa­ra que la on­da ex­pan­si­va no lle­gue a Bal­car­ce 50. Por el con­tra­rio, los ex Uce­dé se que­jan de los in­sis­ten­tes re­cla­mos de Bal­das­si en Bue­nos Ai­res; y en el en­torno del exár­bi­tro di­cen que la pe­lea con Pret­to ya es co­sa del pa­sa­do: “Pa­ra pe­gar ahí, es­tá An­drés Díaz Yo­fre”, sin­te­ti­za­ron iró­ni­ca­men­te en re­fe­ren­cia al con­ce­jal de Men­dio­la­za.

Cer­ca de Pret­to sa­ben que la mo­vi­da pa­ra des­pla­zar­lo de la pre­si­den­cia del par­ti­do en Cór­do­ba si­guió la ru­ta Bal­das­si-Pe­ña-Hum­ber­to Schia­von­ni, el apo­de­ra­do del se­llo a ni­vel na­cio­nal que se apa­re­ció en una asam­blea en Cór­do­ba pa­ra que se apar­ta­ra al exlegislador pro­vin­cial. En es­te con­tex­to de mu­ni­ción grue­sa y ba­las de sal­va, lo úni­co que pue­de ser­vir pa­ra ter­ciar es el re­par­to de los car­gos y ahí el pret­tis­mo apues­ta a una ju­ga­da a dos ban­das: ocu­par lu­ga­res a los que sa­be que los de Bal­das­si no van a as­pi­rar y pa­gar­le con la mis­ma mo­ne­da al ra­di­ca­lis­mo ca­pi­ta­lino que no cede te­rri­to­rio en el Mu­ni­ci­pio.

En tan­to, el bal­das­sis­mo em­pie­za a ar­mar la re­ce­ta 2019: te­rri­to­rio, fo­tos con los di­ri­gen­tes del in­te­rior, se­guir las ór­de­nes que vie­nen des­de Bue­nos Ai­res y con­ti­nuar con el rit­mo de cam­pa­ña per­ma­nen­te, sa­bien­do que en ese con­tex­to rin­de más que en­re­da­do en la ros­ca o, in­clu­so, que en la ban­ca del Con­gre­so.

En el re­par­to de los car­gos, ca­da sec­tor pro­pon­drá una ter­na pa­ra los es­pa­cios

va­can­tes

CEDOC PER­FIL

OTROS TIEM­POS. Bal­das­si y Pret­to, ha­ce ra­to que no di­si­mu­lan las di­fe­ren­cias den­tro del par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.