Lle­gó a Cór­do­ba ONG que lu­cha con­tra groo­ming y ci­ber­bull­ying

Se tra­ta de “Ar­gen­ti­na Ci­ber­se­gu­ra”, que abrió una fi­lial lo­cal pa­ra pre­ve­nir ca­sos de aco­so se­xual y bull­ying por In­ter­net. Dos epi­so­dios gra­ves en La Fal­da y Río Ter­ce­ro.

Perfil Cordoba - - Sociedad - JO­SE BUSANICHE

A fi­nes de sep­tiem­bre, la Jus­ti­cia or­de­nó la de­ten­ción de un do­cen­te acu­sa­do de co­me­ter ac­tos de aco­so se­xual a tra­vés de me­dios elec­tró­ni­cos, o lo que se co­no­ce co­mo

groo­ming, con­tra dos alum­nos en Río Ter­ce­ro. Un par de se­ma­nas an­tes, otro do­cen­te fue impu­tado y se in­ves­ti­ga su par­ti­ci­pa­ción por un su­pues­to ca­so de groo­ming y abu­so se­xual con­tra una alum­na, es­ta vez en la lo­ca­li­dad de La Fal­da.

Con la ex­pan­sión de la tec­no­lo­gía, de la ban­da an­cha, de las re­des wi­fi y la pro­li­fe­ra­ción de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, los ca­sos de groo­ming y de ci­ber­bull­ying vie­nen en fran­co as­cen­so. Eso ad­vier­ten des­de la ONG Ar­gen­ti­na Ci­ber­se­gu­ra, una en­ti­dad que des­de 2010 tra­ba­ja pa­ra dar pau­tas y char­las de con­cien­ti­za­ción so­bre los ries­gos de una na­ve­ga­ción in­se­gu­ra. “Es un pro­ble­ma que exis­te ha­ce un tiem­po y que con un po­co de de­lay la so­cie­dad es­tá co­men­zan­do a ver. Hu­bo al­gu­nos ca­sos pa­ra­dig­má­ti­cos y muy gra­ves, co­mo el de Mi­cae­la Or­te­ga, que fue ase­si­na­da en Bahía Blan­ca por una per­so­na que la con­tac­tó a tra­vés de las re­des y ha­ce po­co hu­bo un ca­so de sui­ci­dio en La Pla­ta por ci­ber­bull­ying. Es un pro­ble­ma que es­tá cre­cien­do y hay que aten­der”, des­ta­có Se­bas­tián Bort­nik, miem­bro fun­da­dor de la aso­cia­ción, en diá­lo­go con PER­FIL COR­DO­BA.

De­man­da cre­cien­te. Ar­gen­ti­na Ci­ber­se­gu­ra es una en­ti­dad sin fi­nes de lu­cro con ba­se en Bue­nos Ai­res, pe­ro que co­men­zó a ex­pan­dir­se por el in­te­rior y ha­ce po­cos me­ses abrie­ron una fi­lial en Cór­do­ba con un coor­di­na­dor y un equi­po de co­la­bo­ra­do­res. El eje de la aso­cia­ción es la di­fu­sión de los ries­gos que im­pli­ca la na­ve­ga­ción por si­tios y re­des so­cia­les de In­ter­net y tra­ba­jan con ac­cio­nes pa­ra pre­ve­nir­las. Una de las he­rra­mien­tas más po­ten­tes son las char­las en las es­cue­las. “No­ta­mos una de­man­da cre­cien­te, a pe­sar de que no ha­ce­mos pu­bli­ci­dad. Las es­cue­las nos con­tac­tan des­de nues­tro si­tio y pi­den char­las. El año pa­sa­do di­mos 350 y es­te año ya su­pe­ra­mos las 500. En 2014 em­pe­za­mos una ex­ten­sión por el in­te­rior del país: lo que ha­cía­mos en Ca­pi­tal Fe­de­ral lo lle­va­mos a otras pro­vin­cias, ar­ma­mos equi­pos lo­ca­les de vo­ce­ros. Y en Cór­do­ba lo for­ma­mos ha­ce un par de me­ses. En el in­te­rior hay mu­cha ne­ce­si­dad de in­for­ma­ción”, di­ce Bort­nik. Do­cen­tes en aler­ta. Pa­ra dar cuen­ta de la di­men­sión de la pro­ble­má­ti­ca, des­de Ar­gen­ti­na Ci­ber­se­gu­ra ela­bo­ran una en­cues­ta que res­pon­den cer­ca de 700 do­cen­tes. Se­gún los da­tos de es­te año, el 57% di­jo ha­ber de­tec­ta­do ca­sos de ci­ber­bull­ying y el 9,7% de

groo­ming. “Nues­tro tra­ba­jo es de sen­si­bi­li­za­ción, una pri­me­ra lle­ga­da pa­ra abor­dar el te­ma en la es­cue­la. Hay que tra­ba­jar con los chi­cos de 9 o 10 años, que son las eda­des más vul­ne­ra­bles, pa­ra no lle­gar tar­de. To­da­vía no hay paí­ses que ha­yan da­do gran­des pa­sos o que ha­yan in­clui­do es­te ma­te­rial en la cu­rrí­cu­la. Los Es­ta­dos es­tán en deu­da, aun­que por suer­te des­de 2013 hay en Ar­gen­ti­na una ley que pe­na­li­za el

groo­ming”, se­ña­la Bort­nik. Y ad­vier­te: “Si no­so­tros no ha­cía­mos una cam­pa­ña de re­co­lec­ción de fir­mas, esa ley to­da­vía es­ta­ba ca­jo­nea­da. El Es­ta­do tie­ne que ocu­par­se, so­mos crí­ti­cos, pe­ro al mis­mo tiem­po cons­cien­tes de que los cam­bios lle­van tiem­po y hay eta­pas de trans­for­ma­ción. Nues­tro ma­yor éxi­to se­ría de­jar de exis­tir en unos años, que no ha­ya una ONG edu­can­do so­bre có­mo na­ve­gar de for­ma se­gu­ra por In­ter­net, pe­ro es al­go im­pen­sa­do en el cor­to pla­zo”.

Char­las en Cór­do­ba. “Con los ca­sos que se die­ron en Cór­do­ba, la si­tua­ción es bas­tan­te preo­cu­pan­te, so­bre to­do en el in­te­rior. Allí es don­de más nos bus­can. Hay mu­cha de­man­da de las es­cue­las: em­pe­za­mos a tra­ba­jar ha­ce muy po­co, ya di­mos cin­co char­las y te­ne­mos otras 10 pro­gra­ma­das pa­ra lo que res­ta del año”, des­ta­có Ja­vier Gó­mez, coor­di­na­dor de la re­gión Cór­do­ba de Ar­gen­ti­na Ci­ber­se­gu­ra.

A ni­vel con­cep­tual, y a la ho­ra de abor­dar es­te te­ma, Bort­nik mar­ca al­gu­nos ejes que de­be­rían re­co­rrer pa­dres, do­cen­tes y adul­tos: “Hay tres pa­sos: pri­me­ro, in­vo­lu­crar­se y ter­mi­nar con el mi­to de que los chi­cos sa­ben de tec­no­lo­gía más que no­so­tros. Eso es una la­va­da de ma­nos in­cons­cien­te. Que los chi­cos usen la tec­no­lo­gía no sig­ni­fi­ca que se­pan có­mo cui­dar­se. Hay que te­ner una idea mí­ni­ma de qué apli­ca­cio­nes usan los chi­cos, có­mo las es­tán uti­li­zan­do y qué ries­gos po­dría ha­ber. Se­gun­do, co­mo con otros pro­ble­mas, hay que in­for­mar­se y co­no­cer so­bre los ries­gos del mo­men­to. Y fi­nal­men­te, te­ner diá­lo­go, esa es la he­rra­mien­ta más po­ten­te. Las he­rra­mien­tas téc­ni­cas son úti­les en las eda­des más tem­pra­nas, pe­ro hay que tra­ba­jar en em­po­de­rar a los chi­cos pa­ra que lue­go apren­dan a cui­dar­se”.

57% de do­cen­tes di­jo ha­ber de­tec­ta­do ca­sos de ci­ber­bull­ying

CEDOC PER­FIL

ACO­SO. El groo­ming y el ci­ber­bull­ying, dos ca­ras de la na­ve­ga­ción in­se­gu­ra que vie­ne en cre­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.