“La for­ma en que se en­se­ña his­to­ria hoy es­tá pen­sa­da pa­ra un pi­be de la dé­ca­da del 50”

Perfil Cordoba - - Sociedad -

El historiador lle­ga a Cór­do­ba con “Pre­gun­tas de la His­to­ria y la Fi­lo­so­fía” jun­to a Da­río Sz­tajnsz­raj­ber. Ana­li­za la ac­tua­li­dad y pi­de por “un de­ba­te se­rio del mo­de­lo edu­ca­ti­vo”.

Da­río nos cru­zá­ba­mos en di­fe­ren­tes lu­ga­res y la idea se fue ges­tan­do. Los dos so­mos or­gu­llo­sa­men­te di­vul­ga­do­res en es­tas dis­ci­pli­nas, ha­bi­tual­men­te vis­tas co­mo no tan úti­les ni tan prác­ti­cas.

— ¿En qué cree que fa­lla la edu­ca­ción a la ho­ra de dar His­to­ria pa­ra que se ge­ne­re esa vi­sión erró­nea?

— Hay una cri­sis del mo­de­lo edu­ca­ti­vo. La idea que es­tá muy fuer­te en Eu­ro­pa res­pec­to al mo­de­lo edu­ca­ti­vo, la cual se apli­ca en los mo­de­los es­can­di­na­vos, es tra­ba­jar so­bre la for­ma de ha­cer his­to­ria y no tan­to en los con­te­ni­dos. Cuan­do es­ta­mos en la cla­se de Quí­mi­ca, va­mos al la­bo­ra­to­rio y ha­ce­mos quí­mi­ca, la idea es ha­cer lo mis­mo en la his­to­ria. La ten­den­cia mo­der­na es no tra­ba­jar en con­te­ni­dos me­mo­rís­ti­cos que des­apa­re­cen al ins­tan­te y que los tie­nen al ins­tan­te en su ce­lu­lar. En de­fi­ni­ti­va, la idea es no tra­ba­jar en me­mo­ri­zar cuán­do fue la ba­ta­lla de Sal­ta, sino apren­der a in­da­gar y a abor­dar el he­cho, en­ten­der en que con­tex­to se dio. La edu­ca­ción ac­tual es pa­ra un pi­be qué no exis­te más, un pi­be de la dé­ca­da del 50 o 60, en don­de la es­cue­la te­nía el mo­no­po­lio del co­no­ci­mien­to. Uno lo apren­día to­do en la es­cue­la. Aho­ra ya no es así, hay pá­gi­nas es­pe­cia­les, re­des so­cia­les, blogs con con­te­ni­do ca­da vez más es­pe­cí­fi­co. Creo que es­ta­mos muy le­jos de un se­rio de­ba­te edu­ca­ti­vo, en don­de se tra­te con se­rie­dad el te­ma de los con­te­ni­dos.

— En es­te con­tex­to ¿có­mo ve las cla­ses de His­to­ria?

— Al chi­co ya no se le pue­de ir con un re­la­to clá­si­co y de­cir­le: “Co­lón des­cu­brió Amé­ri­ca”, por­que el chi­co ya tie­ne otras fuen­tes. Los ma­nua­les en te­mas po­lé­mi­cos traen dis­tin­tas pos­tu­ras, no apun­tan a una ver­sión úni­ca y al­go in­tere­san­te es que los ma­nua­les ya no se ani­man a ser ca­te­gó­ri­cos res­pec­to a un he­cho his­tó­ri­co y de­jan abier­to el de­ba­te.

— En las úl­ti­mas elec­cio­nes Cór­do­ba vie­ne de­nun­cian­do ser dis­cri­mi­na­da por Bue­nos Ai­res y exi­gien­do ma­yor fe­de­ra­lis­mo. ¿Cuál es su óp­ti­ca res­pec­to a en­fa­ti­zar es­tos re­cla­mos?

— Es un re­cla­mo to­tal­men­te le­gí­ti­mo que tie­nen to­das las pro­vin­cias. La Co­par­ti­ci­pa­ción es una bur­la, que no se cum­ple. Las pro­vin­cias ge­ne­ran los re­cur­sos que ad­mi­nis­tra la Ca­pi­tal Fe­de­ral, que no pro­du­ce ab­so­lu­ta­men­te na­da. Es in­creí­ble que se que­den con los re­cur­sos ge­ne­ra­dos por el res­to de los distritos y no de­vuel­va pro­por­cio­nal­men­te eso. Es una in­jus­ti­cia his­tó­ri­ca y una mal­ver­sa­ción ab­so­lu­ta del fe­de­ra­lis­mo que es­tá es­cri­to en el ar­tícu­lo 1° de nues­tra Cons­ti­tu­ción, ya que uti­li­za­mos el sis­te­ma re­pre­sen­ta­ti­vo, re­pu­bli­cano y fe­de­ral.

— En es­tos tiem­pos en que se ha­bla de pos­ver­dad y los he­chos pa­re­cen te­ner va­rios en­fo­ques, ¿có­mo se es­cri­be la his­to­ria?

— La pos­ver­dad no es un te­ma nue­vo. Um­ber­to Eco ya ha­bla­ba de “la no­ti­cia desea­da”, don­de hay un re­cep­tor desean­te de un ti­po de no­ti­cia, que aún sa­bien­do que es men­ti­ra, la quie­re creer. Eso pa­ra mí es la pos­ver­dad. En ese con­tex­to la his­to­ria hoy se es­cri­be con una gran di­ver­si­dad de fuen­tes. Es­tá tan ses­ga­do el re­la­to de la reali­dad que es­cri­bir­lo con una so­la fuen­te se­ría un ma­ma­rra­cho. Hoy las fuen­tes no son creí­bles, el pe­rio­dis­mo atra­vie­sa una cri­sis de cre­di­bi­li­dad en don­de hay fal­ta de res­pe­to a la ver­dad. Hay re­la­tos muy par­cia­les y la no­ve­dad es que hay más res­pon­sa­bi­li­dad del re­cep­tor. Del emi­sor es ob­via, pe­ro el re­cep­tor tam­bién ava­la lo que le es­tán ven­dien­do y ahí ya na­die es inocen­te.

GEN­TI­LE­ZA ALE­JAN­DRA LÓ­PEZ.

RE­LA­TO. Pa­ra Pigna, la his­to­ria hoy se es­cri­be con di­ver­sas fuen­tes y no me­dian­te un re­la­to úni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.