Mo­rán vuel­ve al Real con re­la­tos de la vi­da de una mu­jer “bas­tan­te co­mún”

La ac­triz cuen­ta có­mo fue el pro­ce­so de crea­ción del uni­per­so­nal que presenta hoy. Ade­más, ade­lan­ta los dos pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos de los que for­ma­rá parte el año que vie­ne.

Perfil Cordoba - - Espectaculos -

Lue­go de un exi­to­so pa­so en 2016, Mer­ce­des Mo­rán trae nue­va­men­te a Cór­do­ba ¡Ay, amor Di­vino! a Cór­do­ba. Es­te uni­per­so­nal au­to­bio­grá­fi­co, que tie­ne a la ac­triz de la re­cor­da­da Ga­so­le­ros gi­ran­do por el país, sur­gió de una in­quie­tud re­la­cio­na­da a una se­rie de cir­cuns­tan­cias ac­tua­les de la vi­da per­so­nal de Mo­rán que la em­pu­ja­ron a re­vi­sar el pa­sa­do: “Lo pri­me­ro que hi­ce fue pre­gun­tar­me de qué te­nía ga­nas de es­cri­bir y sur­gie­ron al­gu­nos te­mas de hoy: el pa­so del tiem­po, mi con­di­ción de mu­jer, la de­pen­den­cia hor­mo­nal, el mie­do al fu­tu­ro”, le di­ce a PER­FIL COR­DO­BA en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca. Y ese pro­ce­so de es­cri­tu­ra la lle­vó a re­vi­sar su pro­pia vi­da, por­que “te­nía que em­pe­zar por el prin­ci­pio pa­ra ver có­mo se ha­bía con­for­ma­do esa per­so­na que soy hoy”.

“Son re­la­tos que no re­mi­ten a una vi­da ex­tra­or­di­na­ria, sino a una bas­tan­te co­mún, don­de la em­pa­tía es fá­cil de pro­vo­car con cual­quie­ra del pú­bli­co que no se de­di­que a la ac­tua­ción”, acla­ra Mo­rán y to­ma dis­tan­cia de otras ex­pe­rien­cias de co­le­gas: “No es una bio­gra­fía oral de una ac­triz, ni mu­cho me­nos, sino de una per­so­na, una mu­jer. Con la ayu­da del di­rec­tor, Clau­dio Tol­ca­chir, con­ver­ti­mos es­tos tex­tos en un mo­nó­lo­go tea­tral. En­ton­ces, cuan­do em­pe­za­mos a tra- ba­jar­las, per­so­ni­fi­qué to­dos los per­so­na­jes que evo­qué. Y que­dó co­mo pró­lo­go fi­nal la idea ini­cial de que en tiem­po pre­sen­te de­jo de vol­ver a la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia, y me en­cuen­tro hoy in­ter­ve­ni­da por los mie­dos que co­men­ta­ba al prin­ci­pio”, re­la­ta.

–¿Có­mo apa­re­ce Cór­do­ba en ese dis­cu­rrir de tu vi­da en la obra?

–De ma­ne­ra muy es­pe­cial, por­que mi in­fan­cia trans­cu­rrió en­tre San Luis y Cór­do­ba. Ten­go mu­cha fa­mi­lia allá. Pien­so que la in­fan­cia es el lu­gar del ori­gen: don­de nos for­ma­mos, don­de por pri­me­ra vez fui­mos im­pre­sio­na­das por per­so­nas, mo­de­los, re­fe­ren­tes co­mo ma­dres, tías, pri­mas, ami­gas. To­da esa ga­le­ría de mu­je­res que mi­ré con ojos de ni­ña y, de al­gu­na ma­ne­ra, me acom­pa­ña­ron siem­pre, per­te­ne­cen a Cór­do­ba. La in­fan­cia es ese lu­gar que uno lle­va con­si­go a to­dos la­dos, a pe­sar de que a es­ta al­tu­ra de mi vi­da he vi­vi­do mu­chos más años en Bue­nos Ai­res que allá, hay al­go de lo pri­mor­dial que si­gue la­tien­do acá. De he­cho, mu­chos de los per­so­na­jes que ha­go en el es­pec­tácu­lo son cor­do­be­sas. Ha­blo co­mo ellas y el len­gua­je y la mu­si­ca­li­dad me re­sul­ta muy fa­mi­liar. Por su­pues­to que fue es­pe­cial cuan­do vi­ne el año pa­sa­do por pri­me­ra vez con Amor Di­vino, por­que sen­tía que es­ta­ba re­tra­tan­do mi ca­sa en mi ca­sa. En­ton­ces, la ex­pec­ta­ti­va era ma­yor que en otros lu­ga­res. Por suer­te, esa an­sie­dad la su­pe­ré por­que fue bien re­ci­bi­do.

–¿Có­mo te lle­vas con las gi­ras?

–Ar­mé es­te es­pec­tácu­lo por­que te­nía ga­nas de sa­lir de gi­ra por el país. Las úl­ti­mas obras eran muy enor­mes, con un gran des­plie­gue de es­ce­no­gra­fía que no per­mi­tía sa­lir. Me en­can­ta ha­cer­lo, su­ce­de en­tre pe­lí­cu­la y pe­lí­cu­la, pe­ro tam- bién me lle­na de ner­vios por­que es­toy so­la en el es­ce­na­rio, ha­cien­do al­go a par­tir de mí, sin pro­tec­ción de nin­gún per­so­na­je...

Cedoc per­fil

MO­RAN EN COR­DO­BA. Hoy do­min­go a las 20 en la Sa­la Car­los Gi­mé­nez del Tea­tro Real, San Je­ró­ni­mo 66.

JU­LIE­TA FANTINI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.