Con cui­da­do pa­ra no irri­tar a ca­rrió, an­ge­li­ci aún te­je en­tre jue­ces y fis­ca­les

Di­ce que só­lo se me­te cuan­do se lo pi­de Ma­cri. pe­ro hi­zo lobby en fa­vor de Raúl pleé pa­ra la Pro­cu­ra­ción y se mo­vió pa­ra be­ne­fi­ciar a Niem­bro y tra­tar de pro­te­ger a Li­jo.

Perfil Cordoba - - Politica - EZE­QUIEL SPILLMAN

“Só­lo me me­to cuan­do Mau­ri­cio me lo pi­de”. Da­niel “el Tano” An­ge­li­ci sue­le re­fu­giar­se en su ca­sa de fin de se­ma­na en Pilar cuan­do hay mu­cho mo­vi­mien­to en Co­mo­do­ro Py. Son po­cos los que dis­fru­tan de sus asa­dos. Pe­ro, en­tre ellos, hay jue­ces y fis­ca­les, ade­más de fun­cio­na­rios. Cuan­do quie­re ver a su ami­go, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, via­ja has­ta Los Abro­jos, la quin­ta fa­mi­liar. Evi­ta la Ca­sa Ro­sa­da y, de vez en cuan­do, va a la re­si­den­cia de Oli­vos.

Hoy el Tano se mue­ve con la de­li­ca­de­za de la acu­pun­tu­ra: no quie­re res­que­bra­jar la paz que, por aho­ra, lo­gró en­he­brar con Eli­sa Ca­rrió. Pe­ro no pier­de su in­fluen­cia. En­tre sus ín­ti­mos ase­gu­ra que su úni­co je­fe es su ami­go el Pre­si­den­te, y que su le­ja­nía a Co­mo­do­ro Py no es to­tal pe­ro no se in­vo­lu­cra en el día a día. “No quie­ro más qui­lom­bos”, les di­ce a sus in­ter­lo­cu­to­res.

Sin em­bar­go, tie­ne en su men­te cuán­tas de­sig­na­cio­nes es­tán tra­mi­tan­do en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra y có­mo es­tá el ma­pa ju­di­cial. Lo preo­cu­pa su ami­go Ariel Li­jo, quien pu­so en la cár­cel a Ama­do Bou­dou por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to. Li­jo ha si­do uno de sus bue­nos ami­gos, de aque­llos con los que ha com­par­ti­do ter­tu­lias en el Ho­tel Fae­na en el pa­sa­do. El Tano in­ten­tó, por aho­ra en vano, que no cai­ga en des­gra­cia.

In­clu­so la ti­tu­lar de la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción, Lau­ra Alonso, lo tie­ne en la mi­ra por las pre- sun­tas de­mo­ras en las cau­sas y por­que no in­vo­lu­cró, por aho­ra, a Ricardo Eche­ga­ray, el ex ti­tu­lar de la AFIP, en la causa Cic­co­ne. Jus­ta­men­te, An­ge­li­ci, ade­más, no re­nie­ga de su amis­tad con Da­río Ri­char­te, quien fue uno de los abo­ga­dos de Bou­dou en esa causa, y quien des­em­bar­có en Bo­ca Ju­niors con el Tano.

An­te sus con­fi­den­tes, An­ge­li­ci cree que el juez fe­de­ral Da­niel Ra­fe­cas ter­mi­na­rá pron­to su ca­rre­ra co­mo ma­gis­tra­do: es­tá

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

AC­TI­VO. An­ge­li­ci si­gue to­dos los mo­vi­mien­tos en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra y el ma­pa ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.