Có­di­gos de es­té­ti­ca mo­ral y vi­sual

Perfil Cordoba - - Politica -

Ir de cam­peón a De­vo­to, o de Ru­sia a Ezei­za, de­pen­de de al­go

más que Mes­si. La Jus­ti­cia, co­mo otros, es­tá del mate.

“Te cuen­to, Geor­ge, yo soy un periodista, un hom­bre nor­mal, pe­ro ten­go de­ter­mi­na­dos có­di­gos de es­té­ti­ca mo­ral y de es­té­ti­ca vi­sual. Es­tu­ve mu­cho ha­blan­do con el desa­rro­lla­dor del dia­rio PER­FIL y te­ne­mos un mis­mo per­fil es­té­ti­co, mo­ral y éti­co, y me pa­re­ce que hay mu­cha gen­te que es­cri­be en el dia­rio que di­fie­re mu­cho de eso. La gen­te no se ve ma­la, se ve bue­na, pe­ro se ve que vie­ne de ba­rrios vi­sual­men­te no muy bue­nos, de­be ve­nir a la re­dac­ción en co­lec­ti­vo, y la ver­dad que a mí no me di­vier­te es­tar en la re­dac­ción de PER­FIL mi­ran­do esos her­mo­sos gra­fi­tis del Mu­ro de Ber­lín que com­pras­te allá, Geor­ge, y vien­do gen­te que en una re­po­se­ra de Mar del Pla­ta es­cri­be en el dia­rio mien­tras to­ma mate. Si yo sa­bía que es­to iba a ser así, no ve­nía a es­cri­bir a es­te dia­rio tan im­por­tan­te, me que­da­ba en el New York Ti­mes o en Le Fi­ga­ro o ha­cien­do mi pro­pio blog. Yo no ten­go pro­ble­mas de gui­ta, pe­ro sí ten­go pro­ble­mas vi­sua­les. No me di­vier­te ver gen­te es­cri­bien­do de po­lí­ti­ca, de eco­no­mía, ana­li­zan­do el dis­cur­so del Pre­si­den­te, mien­tras to­ma mate, sin me­nos­pre­ciar a la gen­te que to­ma mate. Quie­ro que te que­de cla­ro, Geor­ge: yo soy un hom­bre nor­mal, un periodista, pe­ro ten­go de­ter­mi­na­dos va­lo­res mo­ra­les y es­té­ti­cos y por eso me mo­les­ta ver que un gru­po de gen­te en­tra con el pe­rro en la re­dac­ción de PER­FIL. Y yo ten­go que es­cri­bir mi co­lum­na se­ria, don­de ana­li­zo en pro­fun­di­dad lo que pa­sa en el país, es­cu­chan­do la­dri­dos y es­cu­chan­do a esas bes­tias que no tie­nen edu­ca­ción, que gri­tan y to­man mate co­mo si es­tu­vié­ra­mos en la Bris­tol de Mar del Pla­ta. A mí me gus­tan de­ter­mi­na­dos pa­rá­me­tros es­té­ti­cos, co­mo es­tar en la re­dac­ción del Fi­nan­cial Ti­mes o de Le Fi­ga­ro, don­de na­die te va a to­mar mate”.

Car­la, mi ase­so­ra de ima­gen, sos­tie­ne su ce­lu­lar cer­ca de mí mien­tras yo es­cu­cho com­ple­to el au­dio con esas pa­la­bras, con mi voz.

—¿Vos en­vias­te es­to? –pre­gun­ta Car­la, enoja­dí­si­ma. —Eh, bueno, yo…

—¡Sos vos! –insiste Car­la. —Mi­rá, yo te pue­do ex­pli­car –di­go, ti­tu­bean­do–. Pa­sa que el otro día fui a la re­dac­ción a es­cri­bir mi co­lum­na y era un caos y…

—¡¿Y en­ton­ces man­das­te es­te au­dio a la di­rec­ción del dia­rio?!

—Pen­sé que po­día ayu­dar a so­lu­cio­nar al­gu­nas co­sas que creía que no es­ta­ban bien –me dis­cul­po.

—¿Vos es­tás lo­co? ¡Des­pués de es­to vas a te­ner peor ima­gen que De Vi­do!

—Bueno, tran­qui­la –di­go–. Aho­ra evi­te­mos que se di­fun­da y ya es­tá.

—¡Im­po­si­ble! ¡Es­to ya se vi­ra­li­zó!

Me que­do ca­lla­do.

—Aho­ra sí es­toy en pro­ble­mas –di­go, fi­nal­men­te.

—Po­drías ir pre­so por eso –me di­ce Car­la.

—¿Pre­so? –pre­gun­to, in­cré­du­lo–. ¿Por qué?

—Por­que sí. Pue­den pro­ce­sar­te por mal desem­pe­ño del pe­rio­dis­mo y… ¡aden­tro!

—Es­tás exa­ge­ran­do. No me pue­den me­ter pre­so por eso.

—Lo úni­co que te pi­do es que, si vie­nen a bus­car­te, cuan­do te pon­gan las es­po­sas no es­tés en jog­ging –su­gie­re Car­la.

—¿Vos es­tás de­fen­dien­do a Bou­dou? –pre­gun­to, alar­ma­do.

—¡Ay, los pro­ble­mas de es­ta épo­ca! –se que­ja Car­la–. ¿Có­mo se ha­ce pa­ra de­fen­der el Es­ta­do de de­re­cho sin te­ner que de­fen­der a un im­pre­sen­ta­ble?

—¿Pe­ro Bou­dou te pa­re­ce inocen­te?

—No di­je eso. Di­go que si la Jus­ti­cia aún no de­ter­mi­nó que Bou­dou es cul­pa­ble, no de­be­ría es­tar pre­so. Por aho­ra. Y mu­cho me­nos hu­mi­llar­lo así.

—¿Por más que el ti­po sea un co­rrup­to?

—Po­ne­lo de es­ta ma­ne­ra: ¿a vos te cae bien el Chi­qui Ta­pia?

—Y, mu­cho no –re­co­noz­co. —Bueno, su­po­ne­te que Ar­gen­ti­na sa­le cam­peón en el Mun­dial de Ru­sia. ¿Vos fes­te­ja­rías?

—¡Por su­pues­to!

—Me lo ima­gi­na­ba –di­ce Car­la–. No vas a que­rer que pier­da Ar­gen­ti­na pa­ra que le va­ya mal al Chi­qui Ta­pia, ¿no? Pre­fe­rís que Ar­gen­ti­na sal­ga cam­peón aun­que eso des­pués con­so­li­de el li­de­raz­go del Chi­qui Ta­pia en la AFA, ¿no? —¡Ob­via­men­te!

—Bueno, re­em­pla­zá “Se­lec­ción” por “Jus­ti­cia” y “Chi­qui Ta­pia” por “Bou­dou” y vas a en­ten­der lo que pien­so so­bre el te­ma.

—No pue­do po­ner eso en mi co­lum­na –di­go.

—No te preo­cu­pes. Des­pués de la di­fu­sión de es­te au­dio lo más pro­ba­ble es que no ha­ya más co­lum­na.

—¡Por fa­vor, ne­ce­si­to se­guir es­cri­bien­do!

—Pa­ra eso te­nés que ser go­bierno.

—No en­tien­do.

—Cla­ro, si sos go­bierno no te­nés ese ti­po de pro­ble­mas –ex­pli­ca Car­la–. Por eso Capu­to y Aran­gu­ren son fun­cio­na­rios y Bou­dou es­tá en Ezei­za.

—¡Eso no pue­de ser! –me que­jo–. ¡La Jus­ti­cia es in­de­pen­dien­te!

—Te­nés ra­zón: la Jus­ti­cia es in­de­pen­dien­te. Pe­ro in­de­pen­dien­te de la opo­si­ción.

—Me ima­gino que es­ta si­tua­ción cam­bia­ría si vol­vie­ra el kirch­ne­ris­mo.

—Por su­pues­to, con el kirch­ne­ris­mo Bou­dou se­ría fun­cio­na­rio y Capu­to y Aran­gu­ren es­ta­rían presos.

—No pa­re­ce muy jus­to eso tam­po­co.

—Ah, vos que­rés ha­blar de jus­ti­cia… no, ésa te la de­bo –di­ce Car­la–. Igual, hoy exis­ten más po­si­bi­li­da­des de que De Vi­do sea el pró­xi­mo pre­mio No­bel de la Paz que de que vuel­va a go­ber­nar el kirch­ne­ris­mo.

—¿Vos de­cís que el kirch­ne­ris­mo no pue­de ga­nar? –pre­gun­to.

—Bueno, quién sa­be –ad­mi­te Car­la–. En al­gún pa­be­llón de Ezei­za pue­den lle­gar a ha­cer una bue­na elec­ción. Igual los mu­cha­chos es­tán un po­co de­cep­cio­na­dos. Es­to de que la Je­fa no pon­ga las ma­nos en el fue­go…

—Tal vez es por­que la Je­fa sien­te que aho­ra vie­nen por ella –opino.

—Pue­de ser –con­ce­de Car­la–. Es­tán me­tien­do pre­sa a to­da la gen­te que la gen­te no kirch­ne­ris­ta de­tes­ta. Só­lo fal­tan Cris­ti­na y el Pi­pi­ta Hi­guain.

—Igual me des­con­cier­ta un po­co el Go­bierno yen­do tan a fon­do con es­ta ofen­si­va ju­di­cial –di­go.

—A mí tam­bién –agre­ga Car­la–. Si si­guen así, pron­to van a des­truir al kirch­ne­ris­mo. Y si des­tru­yen al kirch­ne­ris­mo, ¿de qué van a ha­blar? Van a te­ner que em­pe­zar a dar ex­pli­ca­cio­nes de eco­no­mía, de po­lí­ti­ca… y eso es un pro­ble­ma.

—¿Vos de­cís que van a te­ner que po­ner­se a go­ber­nar? –pre­gun­to.

—¡Cla­ro! ¡El ho­rror! —Me pa­re­ce que en cual­quier mo­men­to el Go­bierno re­cu­rre a Green­pea­ce pa­ra que sal­ve al kirch­ne­ris­mo –opi­na Car­la–. Quién te di­ce, en cual­quier mo­men­to lo te­ne­mos de vuel­ta a Or­lan­do Ba­ro­ne ha­cien­do un pro­gra­ma en la TV Pú­bli­ca.

—¡Sos una mi­na jo­di­da! –ex­cla­mo–. No te­nés có­di­gos.

—¿Có­mo que no? ¡Ten­go los mis­mos có­di­gos que ellos!

—¿Te re­fe­rís al Có­di­go Pe­nal? –pre­gun­to.

—No, me re­fie­ro a unos có­di­gos mu­cho más im­por­tan­tes –con­clu­ye Car­la–. Ha­blo de los có­di­gos de es­té­ti­ca mo­ral y vi­sual. Y al que no le gus­ta, to­ma mate en la Bris­tol.

La Jus­ti­cia es in­de­pen­dien­te. Pe­ro in­de­pen­dien­te de la opo­si­ción. Con el kirch­ne­ris­mo, Bou­dou se­ría fun­cio­na­rio y Capu­to y Aran­gu­ren es­ta­rían presos.

CEDOC PER­FIL

PA­BLO MAR­CHET­TI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.