MA­RIO KEM­PES

“Ta­lle­res es­tá sal­van­do al fút­bol cor­do­bés”.

Perfil Cordoba - - Portada - HU­GO CARIC

No fue un día de miér­co­les. Más bien, to­do lo con­tra­rio. Pa­ra Ma­rio Al­ber­to Kem­pes, el re­gre­so a Cór­do­ba des­pués de más de cin­co años de au­sen­cia (la úl­ti­ma vi­si­ta ha­bía si­do en 2012, con mo­ti­vo del fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre) sig­ni­fi­có una ex­pe­rien­cia que no ol­vi­da­rá por mu­cho tiem­po. La pre­sen­ta­ción de “El Ma­ta­dor”, el li­bro au­to­bio­grá­fi­co que es­cri­bió en co­la­bo­ra­ción con el periodista Lu­ciano Wer­nic­ke, fue el dis­pa­ra­dor de un reen­cuen­tro que tu­vo de to­do: un in­ten­so raid me­diá­ti­co de la mano del li­bre­ro Al­ber­to Ma­teu, re­pre­sen­tan­te de edi­to­rial Pla­ne­ta un ho­me­na­je de la Agen­cia Cór­do­ba De­por­tes en el es­ta­dio que lle­va su nom­bre y una fir­ma de li­bros que le per­mi­tió com­pro­bar en car­ne pro­pia que, a ca­si cua­tro dé­ca­das de la ob­ten­ción del Mun­dial 78, su ido­la­tría se man­tie­ne in­tac­ta.

Kem­pes, de 63 años, fue ge­nio, fi­gu­ra y go­lea­dor de aquel se­lec­cio­na­do ar­gen­tino que ga­nó la Copa del Mun­do de la Fi­fa en tiem­pos com­ple­jos pa­ra el país. “La ver­dad es que ya es­toy un po­co can­sa­do de se­guir ex­pli­can­do que aque­lla vez no­so­tros no ju­ga­mos pa­ra los mi­li­ta­res. Me pa­re­ce in­jus­to que, a ca­si cua­tro dé­ca­das de aquel tor­neo, ten­ga­mos que se­guir dan­do ex­pli­ca­cio­nes y rin­dien­do cuen­tas so­bre ese asun­to y que nos si­gan cri­ti­can­do co­mo si fué­ra­mos cóm­pli­ces”, afir­ma el bell­vi­llen­se. “En aquel cam­peo­na­to ju­ga­mos por no­so­tros y por la gen­te y tu­vi­mos la suer­te de dar­le al fút­bol ar­gen­tino la pri­me­ra es­tre­lla pa­ra su es­cu­do. Pue­do de­cir que de lo que pa­sa­ba afue­ra de la can­cha sa­bía­mos lo mis­mo que la gran ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos, por­que los que no es­tá­ba­mos atra­ve­san­do por to­do ese in­fierno no co­no­cía­mos ab­so­lu­ta­men­te na­da”, pre­ci­só el ex­de­lan­te­ro.

Da­niel Va­len­cia, Luis Gal­ván y Mi­guel Ovie­do fue­ron los otros cam­peo­nes del 78 que se ple­ga­ron a un ho-

No ju­ga­mos el Mun­dial ’78 pa­ra los mi­li­ta­res. Me pa­re­ce in­jus­to que, a ca­si 40 años de aquel tor­neo, aún ten­ga­mos que ren­dir cuen­tas de ello.

me­na­je al que no le fal­ta­ron emo­cio­nes y pre­sen­tes. En el ca­so de Kem­pes, hu­bo ca­mi­se­tas de Ins­ti­tu­to y de Ta­lle­res, un cua­dro con su ima­gen en tiem­pos de ju­ga­dor y has­ta un car­né de so­cio ho­no­ra­rio de “la Glo­ria”. “No fui yo so­lo ‘el cul­pa­ble’ de aquel lo­gro y por eso siem­pre les agra­dez­co a to­dos los que for­ma­ron parte de ese gru­po. Aque­lla fue una se­lec­ción que nun­ca tu­vo pro­ble­mas, sin egoís­mos, ca­da vez que nos jun­ta­mos la at­mós­fe­ra es es­pec­ta­cu­lar”, en­fa­ti­zó el ex­ju­ga­dor, quien re­gis­tra 43 par­ti­dos y 20 go­les con el re­pre­sen­ta­ti­vo al­bi­ce­les­te, in­clui­dos tres mun­dia­les (Ale­ma­nia 74, Ar­gen­ti­na 78 y Es­pa­ña 82) en­tre el de­but de 1973 y la des­pe­di­da de 1982.

En­tre los que se acer­ca­ron a sa­lu­dar al ilus­tre in­vi­ta­do, hu­bo ma­yo­ría del Ins­ti­tu­to de los 70, el pri­mer equi­po pro­fe­sio­nal que in­te­gró Kem­pes: Al­ber­to Beltrán, Mi­guel Ol­me­do, Amé­ri­co “Me­co” Gu­tié­rrez, Was­hing­ton Are­co y has­ta Ati­lio Pe­dra­glio, el di­ri­gen­te que pro­mo­vió la lle­ga­da a la en­ti­dad de Al­ta Cór­do­ba del otro­ra ju­ve­nil ar­ti­lle­ro de Club Bell de Bell Vi­lle. “Re­ci­bir el ca­ri­ño de tan­ta gen­te, a es­ta al­tu­ra del par­ti­do, es muy gra­ti­fi­can­te pa­ra mí. Es­to de­mues­tra que nun­ca hay que se­pa­rar al fut­bo­lis­ta de la per­so­na, por­que el fut­bo­lis­ta pa­sa y lo que que­da es la per­so­na”, sos­tu­vo “el Ma­ta­dor”, quien ade­más de li­bros fir­mó posters, re­vis­tas, ban­de­ras, ca­mi­se­tas de Ar­gen­ti­na, Ins­ti­tu­to y Va­len­cia, y has­ta al­gún sou­ve­nir con los co­lo­res de Ro­sa­rio Cen­tral, y se sa­có fo­tos a más no po­der.

—¿Qué va a en­con­trar la gen­te en “El Ma­ta­dor”?

—Ahí cuen­to to­do. Es un li­bro que me di­je­ron que se lee muy fá­cil. Prin­ci­pal­men­te, es pa­ra fut­bo­le­ros, pe­ro los que no son fut­bo­le­ros tam­bién lo pue­den en­ten­der. Y a los chi­cos que pre­gun­ten por qué es­tá eso en una vi­drie­ra, tam­bién

se les pue­de ex­pli­car muy fá­cil­men­te de qué se tra­ta. El dis­pa­ra­dor fue la pro­xi­mi­dad de los cua­ren­ta años de la ob­ten­ción del Mun­dial 78, un lo­gro del que mu­chos so­mos parte, más allá de que al­gu­nos nos atre­va­mos a ha­cer una bio­gra­fía pa­ra con­tar­lo.

—Co­mo pa­la­bra au­to­ri­za­da en la ma­te­ria, ¿có­mo ana­li­zás el pre­sen­te de la se­lec­ción ar­gen­ti­na de fút­bol?

—A la se­lec­ción la veo flo­ji­ta. Se cla­si­fi­có de mi­la­gro al Mun­dial 2018 y de­pen­de de­ma­sia­do de un so­lo ju­ga­dor, que es Lio­nel Mes­si. Pe­ro hay tiem­po pa­ra cu­rar esas he­ri­das que pro­vo­ca­ron los gran­des erro­res que se han co­me­ti­do. El tra­ba­jo so­lu­cio­na mu­chas co­sas, así que hay que tra­ba­jar. Aho­ra em­pie­za otra eta­pa y (Jor­ge) Sam­pao­li ten­drá va­rios me­ses pa­ra arre­glar el equi­po. El desafío del técnico, de aho­ra has­ta ju­nio pró­xi­mo, se­rá de­fi­nir una for­ma de ju­gar y en­con­trar los ju­ga­do­res ade­cua­dos.

—¿Por qué el equi­po de­pen­de tan­to de Mes­si?

—Por­que to­dos sus com­pa­ñe­ros le dan la pe­lo­ta y es­pe­ran que se con­vier­ta en el

Cuan­do Dy­ba­la di­ce que no pue­de ju­gar con Mes­si, no lo ha­ce con mal­dad ni mu­cho me­nos. Hoy de­be sen­tir­se mal por su sa­li­da del equi­po.

sal­va­dor. Su­ce­de dis­tin­to en Bar­ce­lo­na, don­de `la Pul­ga’ tie­ne ju­ga­do­res con los que pue­de ti­rar una pa­red e ir a bus­car una de­vo­lu­ción. En la se­lec­ción na­die se ha­ce car­go. Pa­re­cie­ra que, sal­vo a Mes­si, al res­to los ci­tan por­que son lin­dos, por­que tie­nen los me­jo­res au­tos o por­que usan los ce­lu­la­res más mo­der­nos. ¡No! Se tie­nen que dar cuen­ta de que los lla­man por­que se des­ta­can to­dos los fi­nes de se­ma­na en los gran­des equi­pos de las gran­des li­gas del mun­do.

—¿Dy­ba­la y Mes­si pue­den ju­gar jun­tos?

—Cla­ro que pue­den. Su­ce­de que hay pe­rio­dis­tas que se pa­san de la ra­ya, que to­man las pa­la­bras de una per­so­na y las ter­gi­ver­san, y eso trae pro­ble­mas. Cuan­do Dy­ba­la di­ce que le cues­ta ju­gar con Mes­si, no lo ha­ce con mal­dad ni mu­cho me­nos. Me ima­gino que aho­ra el pi­be se de­be sen­tir mal por­que lo sa­ca­ron del equi­po ti­tu­lar, pe­ro yo le di­ría que si­ga dis­fru­tan­do de `la Ju­ve’.

—¿Y los otros cor­do­be­ses? Es­tán Ri­go­ni, Pa­vón…

—Ri­go­ni es­tá ju­gan­do ha­ce po­co en el fút­bol eu­ro­peo y me pa­re­ce que an­da bien. A Pa­vón lo ten­go vis­to un po­qui­to me­nos. Me pa­re­ce que los dos re­cién es­tán sa­lien­do del cas­ca­rón. Ha­brá que ver si lle­gan co­mo pa­ra ju­gar un Mun­dial.

—¿No los ves co­mo pa­ra es­tar en Ru­sia 2018?

—La ver­dad es que no te lo sa­bría de­cir. Ima­gi­na­te que acá es­tán en du­da Icar­di, Agüe­ro, Hi­guaín… To­dos es­tán en du­da, ex­cep­to Mes­si, al que mu­chos si­guen cri­ti­can­do por­que di­cen que nun­ca ga­nó con la se­lec­ción.

—¿Creés que “Leo” ne­ce­si­ta ser cam­peón pa­ra va­li­dar su “cha­pa” de ído­lo?

—Pa­ra na­da. Oja­lá se le dé, por­que tres ve­ces con­se­cu­ti­vas (Mun­dial 2014, Copa Amé­ri­ca 2015 y Copa Amé­ri­ca 2016) se que­dó en las puer­tas de ga­nar un tí­tu­lo. Pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra con­si­de­ro que su gran­de­za co­mo ju­ga­dor de­pen­da de có­mo le ter­mi-

ne yen­do al equi­po en Ru­sia.

—¿Qué pue­de pa­sar con Ar­gen­ti­na en el Mun­dial 2018?

—Cual­quier co­sa, por­que la cla­si­fi­ca­ción fue con mu­cho su­fri­mien­to en ese úl­ti­mo par­ti­do de eli­mi­na­to­rias con Ecua­dor. De to­dos mo­dos, Ar­gen­ti­na nun­ca es un equi­po fá­cil y me­nos en los mun­dia­les, don­de siem­pre va de me­nor a ma­yor. Oja­lá que el equi­po se re­com­pon­ga y lo­gre sa­car ade­lan­te al fút­bol ar­gen­tino.

—¿Có­mo ves al fút­bol de Cór­do­ba?

—Y… Ta­lle­res es el que hoy le es­tá sa­can­do las pa­pas del fue­go al fút­bol de Cór­do­ba, por­que Bel­grano no es­tá fun­cio­nan­do bien y a Ins­ti­tu­to lo te­ne­mos ahí aba­jo. Es­pe­re­mos que to­do se com­pon­ga… Y que `la Glo­ria’ es­té en Pri­me­ra Di­vi­sión el pró­xi­mo año, cuan­do el club cum­pla 100 años.

El desafío del técnico (Jor­ge) Sam­pao­li, de aho­ra has­ta el Mun­dial de Ru­sia, se­rá de­fi­nir una for­ma de ju­gar y en­con­trar los ju­ga­do­res ade­cua­dos.

FO­TO­GRA­FIAS CEDOC PER­FIL

PRE­SEN­TE GLO­RIO­SO. Kem­pes ya es so­cio ho­no­ra­rio de Ins­ti­tu­to. Lo anun­ció el pre­si­den­te De­fa­got.

FO­TO­GRA­FIAS CEDOC PER­FIL

UN GRAN­DE RO­DEA­DO DE CHI­COS. Kem­pes, un can­to a la hu­mil­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.