Mes­tre es uno de los apun­ta­dos por ‘Co­ti’ No­si­glia pa­ra re­fun­dar la UCR

El his­tó­ri­co ope­ra­dor del par­ti­do apun­ta a tres nom­bres. Los otros dos son Mar­tín Lous­teau y Al­fon­so Prat-Gay. Có­mo fue el re­cien­te pa­so por Córdoba del al­fon­si­nis­ta.

Perfil Cordoba - - Politica -

Eran las pri­me­ras ho­ras de la no­che del jue­ves 6 cuan­do el hom­bre, de ca­mi­sa ce­les­te y swea­ter azul al hom­bro, co­mo se usa­ba en los úl­ti­mos años de la dé­ca­da de 1980, in­gre­só al sa­lón Ma­ca­rio Ca­rri­zo de la his­tó­ri­ca Ca­sa Ra­di­cal. Pa­ra mu­chos el tiem­po se pa­ra­li­zó. El que in­gre­sa­ba era, tal vez, uno de los per­so­na­jes con más mís­ti­ca de la UCR y sor­pren­día a pro­pios y ex­tra­ños; in­clu­so al ex­se­na­dor na­cio­nal Luis Juez, quien lo cri­ti­có con du­re­za en su mo­men­to y que aho­ra, an­te el in­gre­so del hom­bre, no po­día ocul­tar su ros­tro.

Pe­ro tam­bién es­tu­vie­ron aque­llos que no se sor­pren­die­ron con la in­cur­sión de su es­bel­ta fi­gu­ra que ter­mi­na­ría sen­ta­do en­tre las pri­me­ras fi­las en el ac­to de asun­ción de Ra­món Mes­tre al fren­te del par­ti­do en la pro­vin­cia. Cer­ca del in­ten­den­te, al­gu­nos sa­bían que se iba a ha­cer pre­sen­te en la ca­so­na que tie­ne el par­ti­do en Nue­va Córdoba.

En­ri­que Car­los No­si­glia, “el Co­ti”, de él se tra­ta, fue el hom­bre cu­yo in­gre­so no pa­só des­aper­ci­bi­do en me­dio del co­ti­llón ra­di­cal y se ro­bó par­te de las mi­ra­das de los jó­ve­nes que sa­ca­ban fotos en las pri­me­ras fi­las, qui­zá sin sa­ber bien de quién se tra­ta­ba. Sin em­bar­go, el his­tó­ri­co ope­ra­dor del par­ti­do es­ta­ba ahí, en un ac­to que tu­vo po­ca pre­sen­cia de re­fe­ren­tes de la UCR na­cio­nal: esa no­che no es­tu­vie­ron los go­ber­na­do­res Al­fre­do Cor­ne­jo (Men­do­za) y Ge­rar­do Mo­ra­les (Ju­juy); tam­po­co el je­fe del blo­que en el Se­na­do, Luis Nai­de­noff, y mu­cho me­nos el ti­tu­lar del blo­que en Dipu­tados, el cor­do­bés Mario Ne­gri. Pe­ro es­ta­ba él.

El úni­co fue “el Co­ti”, quien lle­gó con una mi­sión es­pe­cí­fi­ca: ra­ti­fi­car que pien­sa en Mes­tre co­mo una de las tres fi­gu­ras na­cio­na­les pa­ra re­fun­dar la UCR. Los otros dos son Al­fon­so Prat-Gay y Mar­tín Lous­teau. Al pri­me­ro lo pien­sa, a fu­tu­ro, co­mo can­di­da­to a go­ber­na­dor por Tu­cu­mán, y al eco­no­mis­ta por­te­ño lo tie­ne en agenda en dos tra­mos. El pri­me­ro es con­ver­tir­lo en je­fe de Go­bierno de CABA y el se­gun­do trans­for­mar­lo en Pre­si­den­te de la Na­ción. Ob­je­ti­vos com­ple­jos am­bos, pe­ro par­te de la ba­ta­lla que li­bra esa por­ción del ra­di­ca­lis­mo con sus so­cios del PRO.

Ce­na en Güe­mes. Des­pués del ac­to, una pe­que­ña co­mi­ti­va par­tió a un re­co­no­ci­do local de cer­ve­ce­ría ar­te­sa­nal en ba­rrio Güe­mes. En­tre ellos, el pro­pio Mes­tre, No­si­glia y Al­ber­to Za­pio­la, el ve­te­rano di­ri­gen­te de la UCR cor­do­be­sa que ve­nía de de­jar su pre­si­den­cia en ma­nos de su je­fe po­lí­ti­co, el in­ten­den­te ca­pi­ta­lino. De esa reunión no par­ti­ci­pó Car­los Be­ce­rra, otro his­tó­ri­co del cen­te­na­rio par­ti­do en Córdoba y quien acom­pa­ñó a No­si­glia a la Ca­sa Ra­di­cal.

Am­bos fue­ron par­te del go­bierno de Raúl Al­fon­sín y com­par­ten una amis­tad de años, pe­ro “el Gordo” se ba­jó de esa gi­ra en la que se ter­mi­nó ha­blan­do de es­tra­te­gia 2019. Esa no­che la me­sa fue más chi­ca que de cos­tum­bre y No­si­glia se fue con una bue­na im­pre­sión de Mes­tre, a quien co­no­ce des­de ha­ce años a tra­vés de su pa­dre. Ra­món Bau­tis­ta y “el Co­ti” se co­no­cie­ron a fi­na­les de la dé­ca­da de 1960 en lo que fue­ron los pri­me­ros bo­ce­tos de ese gru­po de po­der que ter­mi­na­ría ex­plo­tan­do 20 años más tar­de: la Coor­di­na­do­ra.

Cuan­do mu­rió el ex­go­ber­na­dor, No­si­glia fue uno de los que con­tu­vo al ac­tual in­ten­den­te y lo hi­zo co­mo po­cos. Ges­to que le re­co­no­cen va­rios den­tro del par­ti­do al exfuncionario al­fon­si­nis­ta. Y que aho­ra se­ña­lan, se fue con la ima­gen de un “Mes­tre dis­tin­to”. “A Ra­món lo vio mu­cho más ma­du­ro, más pre­pa­ra­do. No es el que gol­pea la me­sa y ti­ra to­do por la bor­da. Cree que hay un an­tes y un des­pués del Mes­tre que pa­só por el Se­na­do”, cuen­tan los que com­par­tie­ron un ra­to con No­si­glia la se­ma­na pa­sa­da.

Del acer­ca­mien­to en­tre am­bos, tam­bién va­rios des­ta­can el re­cla­mo más fir­me del cor­do­bés por el rol del par­ti­do den­tro de la alian­za. Al­go que re­afir­mó el vier­nes en Río Cuar­to con mo­ti­vo de la vi­si­ta del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. “Es­to no sig­ni­fi­ca que va­ya a rom­per. ‘Co­ti’ no re­co­mien­da eso, no da con­se­jos. Ha­bla po­co pe­ro con pre­ci­sión, ca­si con la pa­cien­cia de un arquitecto que ve a to­dos co­mo pie­zas que de­ben en­cas­trar y que den­tro de esa cons­truc­ción es­tá Mes­tre. Al mis­mo que le em­pie­za a abrir las puer­tas en me­dios na­cio­na­les”, cuen­tan. Son los mis­mos que di­cen que “el Co­ti” es uno de los ti­pos que el in­ten­den­te es­cu­cha siem­pre. Con lo cual, pa­ra en­ten­der los pró­xi­mos pa­sos ha­brá que ver có­mo se desen­vuel­ve es­ta re­la­ción de “pa­drino y ahi­ja­do” que se re­en­con­tra­ron en un mo­men­to cla­ve pa­ra los dos.

CEDOC PER­FIL

NO ROMPAS RA­MON. El his­tó­ri­co ope­ra­dor del ra­di­ca­lis­mo si­guió de cer­ca el dis­cur­so de Mes­tre. Des­pués, le acon­se­jó “no rom­per” y man­te­ner­se en Cambiemos, de ca­ra a las elec­cio­nes de 2019.

CEDOC PER­FIL

HISTORICO. No­si­glia tra­ba­ja en la “re­fun­da­ción de la UCR”. Mes­tre es uno de los en­gra­na­jes cla­ve.

GA­BRIELSIL­VA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.