Claves a fa­vor y en con­tra del sec­tor pri­va­do

Perfil Cordoba - - Economia Y Negocios - N.L.

Por la di­men­sión y com­ple­ji­dad de la cri­sis que atra­vie­sa la Ar­gen­ti­na –con aris­tas eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les– re­sul­ta arries­ga­do ha­cer lec­tu­ras li­nea­les so­bre su de­ve­nir y con­se­cuen­cias. A la al­tu­ra que tran­si­ta la cri­sis, y des­de la pers­pec­ti­va del mun­do de los ne­go­cios, hay claves que ac­túan a fa­vor y otras en con­tra.

A fa­vor:

◆ Por pri­me­ra vez en la his­to­ria re­cien­te del país se ins­ta­ló en la cul­tu­ra de la bu­ro­cra­cia es­ta­tal y po­lí­ti­ca el con­cep­to de que el gas­to no es una en­te­le­quia (una si­tua­ción per­fec­ta e ideal que so­lo exis­te en la ima­gi­na­ción). Ne­ce­si­ta de un fi­nan­cia­mien­to real y po­si­ble con­for­me a las po­si­bi­li­da­des de ge­ne­ra­ción de in­gre­sos del con­jun­to de la eco­no­mía.

◆Tam­bién, por pri­me­ra vez, se in­ten­ta­rá al­can­zar un dé­fi­cit ce­ro pri­ma­rio a es­ca­la na­cio­nal, en me­ses pre­vios a un pro­ce­so elec­to­ral en el que los gas­tos de la po­lí­ti­ca se­rán al­ta­men­te es­cu­dri­ña­dos por la opi­nión pú­bli­ca co­mo con­se­cuen­cia de las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les ma­si­vas por su­pues­tos pa­gos de coimas en la dé­ca­da pa­sa­da.

◆Aun­que con mar­chas y re­tro­ce­sos so­bre las me­di­das adop­ta­das, se lo­gró que la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca y los bu­ró­cra­tas pú­bli­cos in­ter­na­li­za­ran que con una pre­sión fis­cal to­tal cer­ca­na al 34% no exis­te po­si­bi­li­dad al­gu­na de ha­cer ne­go­cios, crear em­pre­sas y ge­ne­rar tra­ba­jo.

◆Se co­men­za­ron a sin­ce­rar ta­ri­fas bá­si­cas pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía, lo que ha­ce po­si­ble em­pe­zar a iden­ti­fi­car una for­ma más efi­cien­te y equi­ta­ti­va de de­ri­var sub­si­dios. To­ma ca­da vez más fuer­za el con­cep­to de que se debe sub­si­diar al be­ne­fi­cia­rio di­rec­to, no a los ope­ra­do­res de los ser­vi­cios.

En con­tra:

◆La pér­di­da de tiem­po en la de­fi­ni­ción del rum­bo y la adop­ción de me­di­das que re­vier­tan el dé­fi­cit fis­cal que­bró la cre­di­bi­li­dad en el prin­ci­pal pa­tri­mo­nio de la eco­no­mía: su mo­ne­da.

◆El fe­nó­meno in­fla­cio­na­rio se tor­nó una es­pi­ral as­cen­den­te que ya no res­pon­de a mo­vi­mien­tos de los eco­no­mics fun­da­men­tals sino a las ex­pec­ta­ti­vas ne­ga­ti­vas que se re­suel­ven en una hui­da per­sis­ten­te ha­cia el dó­lar. Al no lo­grar­se des­aco­plar la in­fla­ción del dó­lar, es­te víncu­lo se vol­vió un círcu­lo vi­cio­so que tie­ne co­mo prin­ci­pal con­se­cuen­cia el cre­ci­mien­to de los com­pro­mi­sos de deu­da to­ma­dos en mo­ne­da ex­tran­je­ra (70% del to­tal).

◆Si bien el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit pri­ma­rio ce­ro po­dría mo­ti­var al FMI a an­ti­ci­par los des­em­bol­sos que es­ta­ban pre­vis­tos y con ello cal­mar a los mer­ca­dos, la des­con­fian­za no cede por­que el dé­fi­cit fi­nan­cie­ro (que con­tem­pla in­tere­ses de la deu­da pú­bli­ca) es gi­gan­te (2,5% del PBI).

En el me­diano pla­zo, só­lo un in­gre­so ge­nuino y efec­ti­vo de di­vi­sas, co­mo el que po­dría ge­ne­rar el cam­po, da­ría al­gu­na chan­ce de re­cu­pe­rar el con­trol de las va­ria­bles.

MO­NE­DA A MO­NE­DA. En un ci­clo re­ce­si­vo, di­fí­cil­men­te Ar­gen­ti­na con­si­ga más prés­ta­mos ex­ter­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.