Cor­te en la Cor­te

Perfil Cordoba - - Politica -

dor­mían el sue­ño de los jus­tos.

Hay que apu­rar­se. Tras on­ce años de pre­si­dir con mu­cha as­tu­cia po­lí­ti­ca y cier­to cul­to al per­so­na­lis­mo el má­xi­mo tri­bu­nal del país, Ri­car­do Lo­ren­zet­ti tie­ne ape­nas diez días há­bi­les aho­ra pa­ra “aco­mo­dar” su he­ren­cia. Po­ner es­pe­cial aten­ción a la se­cre­ta­ría ad­mi­nis­tra­ti­va de Héc­tor Mar­chi y al CIJ de María Bour­din, en­tre otras áreas de in­te­rés.

Aún el ra­fae­lino no se re­pu­so de la sor­pre­sa que sig­ni­fi­có pa­ra él y los su­yos la un­ción de Car­los Ro­sen­krantz co­mo nue­vo pre­si­den­te. Aca­so no to­mó de­bi­da no­ta de los mo­vi­mien­tos sub­te­rrá­neos que des­de es­ta mis­ma co­lum­na se an­ti­ci­pa­ron en mar­zo pa­sa­do (http:// www.per­fil.com/no­ti­cias/ co­lum­nis­tas/quien-con­si­guiou­nir-a-cris­ti­na-y-carrio.phtml). O lo que ade­lan­tó días des­pués Eze­quiel Spillman en es­te mis­mo dia­rio (http://m.per­fil. com/no­ti­cias/po­li­ti­ca/ma­cri­ya-no-con­fia-en-lo­ren­zet­ti-ybus­ca-un-nue­vo-li­de­raz­go-en­la-cor­te.phtml?rd=1&rd=1), en re­la­ción a que el Go­bierno im­pul­sa­ba su co­rri­mien­to, por con­si­de­rar­lo po­co con­fia­ble.

Pe­se a esas se­ña­les y a su so­la­pa­da­men­te pu­bli­ci­ta­da re­nun­cia a se­guir al fren­te de la Cor­te en la elec­ción de fin de es­te año, en las úl­ti­mas se­ma­nas Lo­ren­zet­ti vol­vió a ac­ti­var­se en mo­do re­elec­ción. Hu­bie­ra si­do la cuar­ta, pa­ra ba­tir su pro­pio ré­cord. La reac­ción del Go­bierno, a tra­vés de su más ele­gan­te ope­ra­dor ju­di­cial, Fa­bián “Pe­pín” Ro­drí­guez Si­món, y de los “nue­vos” cor­te­sa­nos –el pro­pio Ro­sen­krantz y Ho­ra­cio Ro­sat­ti– no se hi­zo es­pe­rar.

Fue sin em­bar­go, la úni­ca mu­jer del cuer­po la que ter­mi­nó de se­pul­tar las as­pi­ra­cio­nes de Lo­ren­zet­ti. Con el cor­do­bés Juan Car­los Ma­que­da co­mo “lo­ris­ta” eterno, la sep­tua­ge­na­ria Ele­na High­ton apor­tó el ter­cer vo­to im­pres­cin­di­ble. Las ma­las len­guas tri­bu­na­li­cias ad­ju­di­can es­te cam­bio de la jue­za al gui­ño gu­ber­na­men­tal pa­ra no pre­sio­nar por su ju­bi­la­ción ni por la sa­li­da de su hi­ja Ele­ni­ta de un pues­to de­pen­dien­te de la Cor­te.

Fiel a su es­ti­lo, Lo­ren­zet­ti in­ten­tó im­pos­tar su de­rro­ta. Así fue que cuan­do ya sus pa­res le anoti­cia­ron que pa­sa­ba a de­güe­llo, su vo­to fue pa­ra el pos­tu­lan­te a ga­na­dor, co­mo lo con­sig­na el ac­ta for­mal de la inusual­men­te ex­ten­sa reunión de acuer­do de los mar­tes. Y dis­fra­zó la hos­tia re­ci­bi­da co­mo una suer­te de su­ce­sión ne­go­cia­da y pla­ni­fi­ca­da por él. Un Lo­ren­zet­ti au­tén­ti­co.

Otra que se man­tu­vo fiel a sí mis­ma fue Elisa Ca­rrió, que se ad­ju­di­có so­bre­ac­tua­da­men­te la mo­vi­da, cla­ro. Y fes­te­jó co­mo po­cas el des­pla­za­mien­to de uno de sus prin­ci­pa­les enemi­gos. Tam­bién hu­bo al­gún brin­dis sim­bó­li­co en el Go­bierno, preo­cu­pa­do por el jue­go pro­pio de Lo­ren­zet­ti, sus com­pro­mi­sos

Con­ven­dría que el Go­bierno y el círcu­lo ro­jo no apli­que la ló­gi­ca

de Lo­ren­zet­ti

lá­bi­les (a jui­cio ma­cris­ta) y sus re­la­cio­nes con el pe­ro­nis­mo.

Si bien Ro­sen­krantz es más ju­ris­ta que po­lí­ti­co, con­ven­dría que el Go­bierno y el círcu­lo ro­jo no le apli­quen al nue­vo je­fe de la Cor­te la mis­ma ló­gi­ca per­so­na­lis­ta que ex­pli­có a Lo­ren­zet­ti. Co­mo lo re­fle­jó la re­mo­ción y gran par­te de las sen­ten­cias con la nue­va com­po­si­ción, no hay ma­yo­rías au­to­má­ti­cas. El tri­bu­nal re­no­va­do bus­ca­ría aban­do­nar un sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta por otro más par­la­men­ta­ris­ta, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra.

El Go­bierno, así y to­do, in­ten­ta que la Cor­te no lo com­pli­que con la pro­ble­má­ti­ca pre­vi­sio­nal, vía el stock de jui­cios por re­ajus­tes ju­bi­la­to­rios y los va­lo­res de la ley de mo­vi­li­dad. Te­mas muy sen­si­bles so­bre to­do en tiempos de ajus­te del Es­ta­do. A uno de esos ex­pe­dien­tes ape­nas le fal­tan las fir­mas de dos cor­te­sa­nos. La re­duc­ción del pre­su­pues­to ju­di­cial y el des­tino de las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas (que hoy de­pen­den de la Cor­te) po­drían ser mo­ne­das de cam­bio en la ne­go­cia­ción. Se pro­me­te apo­yo, pe­ro sin car­ta blan­ca. Se ve­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.