Si hay tor­men­ta que no se no­te

Perfil Cordoba - - Politica -

“¡Sa­quen a ese po­bre hom­bre de ahí! ¡Va a sa­lir vo­lan­do! ¡Ha­gan al­go ya mis­mo!”

Es­toy so­lo, en mi ofi­ci­na, sen­ta­do en un si­llón, fren­te a la te­le­vi­sión, si­guien­do to­das la al­ter­na­ti­vas de Flo­ren­ce, el hu­ra­cán que es­tá azo­tan­do el sur de los Es­ta­dos Uni­dos. Gri­to co­mo un de­ses­pe­ra­do.

En reali­dad, el hu­ra­cán va des­tru­yen­do dis­tin­tos lu­ga­res del Mar Ca­ri­be. Co­mo Tri­ni­dad y To­ba­go, por ejemplo. Pe­ro la no­ti­cia si­gue sien­do el da­ño cau­sa­do en los Es­ta­dos Uni­dos.

“¡Se va a ir vo­lan­do! ¡Por fa­vor cui­den a Jo­se­ci­to!”, im­plo­ro a los gri­tos, mien­tras veo la ima­gen en la pan­ta­lla de Jo­se­ci­to, el en­via­do es­pe­cial de TN, a pun­to de sa­lir vo­lan­do. El vien­to pe­ga muy fuer­te y la llu­via no pa­ra de caer. Da la sen­sa­ción de que el cro­nis­ta en­tra en ór­bi­ta en cual­quier mo­men­to.

“¡Se lo lle­va la tor­men­ta! ¡Jo­se­ci­to se vue­la! ¡Se vue­laaaaaa!”. Si­go gri­tan­do fren­te al te­le­vi­sor, ges­ti­cu­lan­do con los bra­zos, in­dig­na­do, cuan­do en­tra a mi ofi­ci­na Carla, mi ase­so­ra de ima­gen.

—¿Qué ha­cés? –pre­gun­ta Carla.

—Es­toy mi­ran­do por TN la trans­mi­sión en di­rec­to del hu­ra­cán Flo­ren­ce –res­pon­do.

—Mi­rá vos, pa­re­cés el Tano Pas­man de los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos –di­ce Carla–. ¿No ten­drías que es­tar es­cri­bien­do tu co­lum­na po­lí­ti­ca de PER­FIL?

—Jus­ta­men­te, me es­toy in­for­man­do de lo que pa­sa en el país –di­go con la iro­nía y el or­gu­llo de quien por pri­me­ra vez lo­gra to­mar­le un po­co el pe­lo a Carla.

—¿In­for­man­do de qué? No en­tien­do. ¡Es­tás vien­do una tor­men­ta en los Es­ta­dos Uni­dos!

—Exac­to –con­ti­núo–. ¿Qué di­jo el pre­si­den­te Ma­cri que nos ha­bía pa­sa­do?

—Co­sas –di­ce Carla. —Y lue­go atra­ve­sa­mos… —¿Tor­men­tas?

—¡Exac­to! –ex­cla­mo–. Hay tor­men­tas y sube el dó­lar. En­ton­ces di­je: ten­go que ver qué pa­sa con las tor­men­tas en los Es­ta­dos Uni­dos. Y acá es­toy.

Carla se que­da en si­len­cio, pen­san­do en lo que aca­bo de de­cir, sin en­ten­der na­da. Me da la sen­sa­ción de que no lo­gra di­lu­ci­dar si soy un ge­nio o un es­tú­pi­do. O eso me pa­re­ce a mí. Tal vez es­té sien­do un po­co op­ti­mis­ta. Sí, me pa­re­ce que cree que soy un es­tú­pi­do.

—Pen­sa­ba que es­ta­bas di­cien­do una pa­va­da ab­so­lu­ta, pe­ro tal vez ten­gas ra­zón –di­ce, fi­nal­men­te–. Hay al­go de fas­ci­na­ción por las tor­men­tas que al­go debe te­ner que ver con la elec­ción del pre­si­den­te Ma­cri pa­ra ha­blar de la eco­no­mía.

IMA­GEN DE TV

PA­BLO MARCHETTI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.