Mo­rir a tiem­po, lle­gar jus­to

Perfil Cordoba - - Economia -

En el Club de los que se Mu­rie­ron a Tiem­po, la co­mi­sión di­rec­ti­va es­ta­ría bas­tan­te cla­ra. El pre­si­den­te y fun­da­dor se­ría Néstor Kirch­ner, que es­pi­chó el 27 de oc­tu­bre de 2010 y me­re­ce­ría el car­go no por­que in­yec­tó un au­ra de viu­dez im­ba­ti­ble a su es­po­sa an­tes de las elec­cio­nes de 2011 sino por­que evi­tó es­tar on­li­ne cuan­do se co­no­cie­ra que pa­tea­ba bol­sos por­que te­nían pe­sos y no dó­la­res, en la cam­pa­ña más con­tun­den­te pro do­la­ri­za­ción. El pre­si­den­te ho­no­ra­rio se po­ne so­lo: sin du­das es Ju­lio Hum­ber­to Gron­do­na, que pal­mó el 30 de ju­lio de 2014, des­pués del Mun­dial de Bra­sil, y me­nos de un año an­tes de que una raz­zia en Sui­za le­van­ta­ra a bue­na par­te de la crem de la crem del fo­bal en el mar­co del FIFA­ga­te, don­de apa­re­ce men­cio­na­do co­mo ce­re­bro de los chan­chu­llos. El te­so­re­ro del club, de ca­jón (cuac), se­ría Da­niel Mu­ñoz, el se­cre­ta­rio jun­ta­gui­ta de los Kirch­ner con cuen­tas afue­ra y to­do, que pa­só pa­ra el otro la­do el 25 de ma­yo de 2016, un par de años an­tes de que sa­lie­ra a la luz to­da la di­men­sión de su vi­da de cuen­to. En tan­to, Fran­co Ma­cri, el pa­dre del Pre­si­den­te que di­cen por es­tas ho­ras no lle­ga a en­te­rar­se de lo que les su­ce­de a sus he­re­de­ros en los Tri­bu­na­les o en la Ca­sa Ro­sa­da, es qui­zás el ex­po­nen­te más ex­tre­mo de la lis­ta de em­pre­sa­rios lon­ge­vos a los que el es­cán­da­lo de la pla­ta ne­gra aga­rró lle­nan­do los for­mu­la­rios pa­ra en­trar al Club, una en­ti­dad en la que el mo­men­to de re­ci­bir el car­net no es gra­to, quién lo du­da, aun­que los be­ne­fi­cios se re­ve­lan, con el pa­so de los días, inigua­la­bles.

Sin em­bar­go, en ple­na ace­le­ra­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca la pe­lea del mo­men­to se da­ría si abrie­ra la ins­crip­ción al Club de los que Lle­gan Jus­to. Se tra­ta­ría de una ins­ti­tu­ción que tam­bién li­de­ra­ría Kirch­ner, que en ma­yo de 2003 se cal­zó la ban­da pre­si­den­cial des­pués de la de­va­lua­ción del fin de la con­ver­ti­bi­li­dad que hi­zo su an­te­ce­sor Eduar­do Duhal­de y le sa­có el ju­go to­do lo que pu­do a un ci­clo de ti­po de cam­bio re­con­tra­al­to, pre­cios vo­la­do­res de las ma­te­rias pri­mas, su­pe­rá­vit ge­me­los y ba­ja in­fla­ción. El te­so­re­ro tam­bién es­ta­ría can­ta­do: el ex mi­nis­tro de Eco­no­mía, Ro­ber­to La­vag­na, un ca­po que se lu­ció co­mien­do el asa­do des­pués de que Jor­ge Re­mes Le­ni­cov trans­pi­ra­ra des­de tem­prano con el fue­go.

Si hay Puer­ta 12 pa­ra en­trar al Club es por­que pro­me­te un gran pic­nic a par­tir del 10 de di­ciem­bre de 2019. Sue­na a cien­cia fic­ción pen­sar de acá a un año y tres me­ses, sí, pe­ro se tra­ta de una re­fe­ren­cia obli­ga­da pa­ra mu­chos de los que se sien­tan hoy a la me­sa a ne­go­ciar con el Po­der Eje­cu­ti­vo.

En el me­dio es­tá, cla­ro, la in­cóg­ni­ta de có­mo to­le­ra­rán la ca­lle y el sis­te­ma po­lí­ti­co la ma­yor re­ce­sión des­de 2002 con una caí­da del sa­la­rio real de qui­zás el 20% es­te año, co­mo va­ti­ci­na des­de Nue­va York el eco­no­mis­ta Gui­ller­mo Cal­vo. Pe­ro en tér­mi­nos de es­pe­cu­la­ción po­lí­ti­ca em­pie­za a ta­llar la idea de que el que aga­rre en 2020 vi­vi­rá su 2003. Por eso Cris­ti­na Kirch­ner es­pe­ra ca­lla­da y to­do el kirch­ne­ris­mo sa­be que no le con­vie­ne el he­li­cóp­te­ro más que pa­ra me­mes. Por eso el re­vi­val de La­vag­na, que un día sí, un día no. Por eso el #pe­ro­nis­mo­ra­cio­nal quie­re ar­mar la fi­lial más fuer­te del Club, con Mas­sa, Ur­tu­bey, Schia­ret­ti o Pi­chet­to. Y por eso, en una apues­ta iné­di­ta, Cambiemos quie­re ser su pro­pio Kirch­ner des­pués de ser su pro­pio Duhal­de. Aun­que no ten­ga con qué (“es­tos ajus­tes de sa­la­rio real siem­pre se dan con cam­bios po­lí­ti­cos”, di­ce Cal­vo) va a ti­rar lo que me­jor sa­be ha­cer, ex­ca­var, pe­ro no pa­ra en­con­trar un con­tai­ner, sino pa­ra re­vol­ver el pa­sa­do (Ko­vad­loff, te la re­ga­lo esa). Mu­cha di­co­to­mía afano vs. ma­la­ria a full, mu­cho “mi­rá a Daddy Brie­va, quie­re que nos va­ya mal”, mu­cho “más po­bres pe­ro con flor de ins­ti­tu­cio­nes”, mu­cho “¿no ven lo que es Ve­ne­zue­la que de­tie­ne pe­rio­dis­tas?”, mu­cho “¿se acuer­dan de dón­de ve­ni­mos?”, mu­cho Vidal en In­tra­ta­bles, y así.

CEDOC PER­FIL

UN 20% ME­NOS DE SA­LA­RIO REAL. Pa­ra los ex­per­tos, caí­das así cam­bian la po­lí­ti­ca.

JAIRO STRACCIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.