¿Kirch­ne­ris­mo: ti­po ideal de la po­lí­ti­ca?

Perfil Cordoba - - Ideas - OMAR ARGÜELLO*

La so­cie­dad ar­gen­ti­na es­tá con­vul­sio­na­da por la co­rrup­ción que va co­no­cien­do. Es bueno que es­to ocu­rra y es de es­pe­rar que el re­cha­zo que pro­du­ce sea du­ra­de­ro. Pe­ro de lo que no se ha­bla lo su­fi­cien­te es de la inade­cua­da es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca lle­va­da ade­lan­te por los Kirch­ner, que pro­du­jo dis­tor­sio­nes y dé­fi­cits de to­do ti­po, im­pac­tan­do en lo social con un ter­cio de ar­gen­ti­nos po­bres pe­se al ma­yor “vien­to de co­la” in­ter­na­cio­nal del que ten­ga­mos me­mo­ria. Ade­más, mien­tras la co­rrup­ción se arre­gla con le­yes de ex­tin­ción de do­mi­nio y una Jus­ti­cia di­li­gen­te; los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos re­que­ri­rán es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios du­ran­te años.

Da­da la com­ple­ji­dad que su­po­ne en­ca­mi­nar nues­tro pro­ce­so eco­nó­mi­co, es ne­ce­sa­rio to­mar con­cien­cia que de es­ta cri­sis no se sa­le in­sis­tien­do con las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que se han apli­ca­do du­ran­te dé­ca­das; da­do que ese ti­po de po­lí­ti­cas es la que nos con­de­na al fra­ca­so. Re­cor­dar que en el 2001 el país ex­plo­tó social y eco­nó­mi­ca­men­te a cau­sa de esas po­lí­ti­cas, cuan­do los Kirch­ner aún no ha­bían apa­re­ci­do en la es­ce­na na­cio­nal.

Por eso es opor­tuno pre­gun­tar­nos si el kirch­ne­ris­mo no es más que el “ti­po ideal” que denuncia la ma­ne­ra erró­nea en que he­mos en­fren­ta­do los desafíos eco­nó­mi­cos. Max We­ber creó el “ti­po ideal” co­mo una cons­truc­ción “que es ob­te­ni­da a par­tir de la exa­ge­ra­ción men­tal de de­ter­mi­na­dos ele­men­tos de la reali­dad”. So­lo que nues­tra crea­ti­vi­dad en­fer­mi­za hi­zo reali­dad lo que en We­ber no era más que una exa­ge­ra­ción de la men­te.

Nues­tra si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca em­pe­zó su de­te­rio­ro más sis­te­má­ti­co a par­tir de la dé­ca­da de los 60; lo que con­tri­bui­ría tam­bién al de-sen­ca­de­na­mien­to de la san­grien­ta dic­ta­du­ra del 76. Re­to­ma­da la de­mo­cra­cia en el 83 con el apor­te ines­ti­ma­ble de ese gran lí­der re­pu­bli­cano que fue Al­fon­sín; más el apor­te de Me­nem al des­gua­zar el po­der mi­li­tar, nues­tro desafío vuel­ve a ser en­con­trar la es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca que pro­duz­ca ri­que­zas y la dis­tri­bu­ya equi­ta­ti­va­men­te pa­ra que ha­ya ar­mo­nía y paz social.

En es­te as­pec­to debe ad­mi­tir­se que Al­fon­sín se equi­vo­ca al pen­sar que con la de­mo­cra­cia se co­me, se cu­ra y se edu­ca. Pa­ra sa­tis­fa­cer esas de­man­das re­sul­ta im­pres­cin­di­ble una es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca en la que el Es­ta­do ga­ran­ti­ce las con­di­cio­nes pa­ra que la em­pre­sa pri­va­da cree ri­que­zas y em­pleo ge­nuino, en lu­gar de de­di­car­se a san­cio­nar de­re­chos no­mi­na­les y dis­tri­buir bie­nes y ser­vi­cios sin el res­pal­do de los re­cur­sos pa­ra sol­ven­tar­los; gas­tan­do más de lo que re­cau­da. Al equi­vo­car el ca­mino Al­fon­sín pro­mue­ve un Es­ta­do gran­de, pe­sa­do, e in­efi­cien­te, que ni si­quie­ra fue ca­paz de pres­tar ade­cua­da­men­te los ser­vi­cios bá­si­cos; lo que in­flu­yó pa­ra que la opi­nión pú­bli­ca pa­sa­ra a apo­yar las pri­va­ti­za­cio­nes que Me­nem im­ple­men­ta­ría po­cos años des­pués. To­do es­to acom­pa­ña­do de una hi­per­in­fla­ción que lo lle­vó a de­jar el po­der an­tes de cum­plir su man­da­to.

Me­nem, por su par­te, pa­re­ció plan­tear una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ade­cua­da a par­tir de su “re­vo­lu­ción pro­duc­ti­va”; pe­ro al dar luz ver­de pa­ra los ma­yo­res ac­tos de co­rrup­ción vis­tos has­ta en­ton­ces, in­ha­bi­li­tó el rol del Es­ta­do en la con­duc­ción de esa po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, ter­mi­nan­do su man­da­to en me­dio de una cri­sis pro­fun­da. La que De la Rúa no pu­do su­pe­rar da­do la au­sen­cia de ideas (sal­vo in­sis­tir en la con­ver­ti­bi­li­dad) y el po­co tiem­po que tu­vo an­tes de de­jar el po­der. Y así lle­ga­mos a la ex­plo­sión del 2001.

Esa ex­plo­sión pu­do ha­ber si­do la opor­tu­ni­dad pa­ra aban­do­nar nues­tra inade­cua­da es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca y el mal uso que se ve­nía haciendo del Es­ta­do. Pe­ro los Kirch­ner te­nían otros pro­yec­tos; los que se vie­ron fa­ci­li­ta­dos por una cul­tu­ra do­mi­nan­te en nues­tra so­cie­dad que so­lo se enamo­ra de un es­ta­tis­mo bo­bo y de un dis­tri­bu­cio­nis­mo sin ba­ses de sus­ten­ta­ción (re­cor­dar que en el 2011 Cris­ti­na to­da­vía sa­ca el 54% de los vo­tos). Con ese res­pal­do el kirch­ne­ris­mo lle­ga a las “exa­ge­ra­cio­nes” que to­da­vía es­ta­mos pa­de­cien­do, dis­fra­za­das siem­pre de ideo­lo­gía pro­gre­sis­ta.

De es­ta cri­sis no se sa­le in­sis­tien­do con las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que se han apli­ca­do

du­ran­te dé­ca­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.