Las re­des so­cia­les y la éti­ca pe­rio­dís­ti­ca

Perfil Cordoba - - Acorreo Central -

es­ta­dou­ni­den­se (te­ma que ori­gi­nó un in­tere­san­te de­ba­te de opi­nio­nes el do­min­go 9 en­tre el om­buds­man de PER­FIL que es­to es­cri­be y quie­nes le pre­ce­die­ron en el car­go, Nel­son Castro y An­drew Graham-Yooll), aquel ar­tícu­lo de Red Eti­ca co­bra hoy nue­vo va­lor.

Eli­za­beth Spayd, ex je­fa de re­dac­ción del Was­hing­ton Post, quien fue la úl­ti­ma om­buds­wo­man del ex­pu­so en su co­lum­na de des­pe­di­da: “Te­ner un de­fen­sor del pú­bli­co era una se­ñal de in­te­gri­dad ins­ti­tu­cio­nal, y per­der­lo en­vía un men­sa­je am­bi­guo: ¿es­tán los di­rec­ti­vos del pe­rió­di­co can­sán­do­se de los con­se­jos del de­fen­sor? ¿O sim­ple­men­te es­tán bus­can­do un nue­vo mo­de­lo? Eso es­tá por ver­se”. Al pa­re­cer, la au­sen­cia del De­fen­sor (o de­fen­so­ra) del Lec­tor con­tri­bu­yó a con­va­li­dar la con­flic­ti­va pu­bli­ca­ción en de­ba­te. De Ing­ber so­lo se co­no­ce un tuit, en el que no ha­ce co­men­ta­rios, con­ta­bi­li­za los 23 mil lec­to­res que reac­cio­na­ron en­se­gui­da por vía vir­tual y de­ja pa­so –sin aná­li­sis po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo al­guno– a los di­chos y ex­pli­ca­cio­nes del edi­tor del sec­tor Opi­nión del dia­rio, Ja­mes Dao.

El pe­rio­dis­ta y ana­lis­ta de me­dios Pe­te Ver­non se­ña­ló en el blog de Co­lum­bia Jour­na­lism Re­view sus du­das res­pec­to de có­mo el Rea­der Cen­ter del po­dría re­pre­sen­tar una voz crí­ti­ca e in­de­pen­dien­te, si­mi­lar a la que sos­te­nía el de­fen­sor de las au­dien­cias: “Con­fiar­se en las crí­ti­cas he­chas en re­des so­cia­les y las vo­ces ai­ra­das de las sec­cio­nes de co­men­ta­rios es una for­ma cu­rio­sa de re­em­pla­zar a un pe­rio­dis­ta ex­pe­ri­men­ta­do que po­día ofre­cer ca­rác­ter y pers­pec­ti­va al mis­mo tiem­po que con­ta­ba con el res­pal­do del dia­rio más in­flu­yen­te del país”,

La efec­ti­vi­dad de los de­fen­so­res de lec­to­res o au­dien­cias ha pro­du­ci­do en los úl­ti­mos años al­gu­nos de los más in­tere­san­tes de­ba­tes so­bre los pre­cep­tos éti­cos que de­ben re­gir el ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te. En la Red de Eti­ca Se­gu­ra, Res­tre­po de­bió res­pon­der a cen­te­na­res de pre­gun­tas so­bre el te­ma. “El De­fen­sor, al re­pre­sen­tar al lec­tor en el in­te­rior de un pe­rió­di­co, ha­ce ex­pre­so y real su de­re­cho a ser par­te del pe­rió­di­co. Con el om­buds­man, o de­fen­sor, el lec­tor de­ja de ser un ex­tra­ño y se con­vier­te en al­guien de la ca­sa, por eso su voz es es­cu­cha­da en to­do lo que tie­ne que ver con el pe­rió­di­co y es aten­di­da en lo que es via­ble y ra­zo­na­ble”, es­cri­bió Res­tre­po en res­pues­ta al pe­rio­dis­ta me­xi­cano Car­los En­ri­que Oroz­co.

No es lo mis­mo, en­ton­ces, dar res­pues­ta a la ma­ra­ña de ex­pre­sio­nes en las re­des so­cia­les (fun­ción del Edi­tor Cen­ter) que res­pon­der al in­te­rés, la preo­cu­pa­ción o la de­man­da de los lec­to­res y au­dien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.