“Es­toy haciendo de mi cuer­po un ex­pe­ri­men­to cien­tí­fi­co”, di­ce Con­zi

Perfil Cordoba - - Policiales - LEO­NAR­DO NIEVA

Ha­ce más de quin­ce años que es­tá de­te­ni­do. En la cár­cel de San Mar­tín con­si­guió un ce­lu­lar, se sa­có sel­fies e hi­zo un re­la­to de su nue­va vi­da.

Ha­ce 15 años y me­dio que el em­pre­sa­rio gas­tro­nó­mi­co Ho­ra­cio Con­zi (59) duer­me en una cár­cel bo­nae­ren­se. Con­de­na­do a 24 años y 9 me­ses de pri­sión por ha­ber ase­si­na­do a ti­ros a Marcos Schenone (23), en aque­lla en­fer­mi­za per­se­cu­ción de enero de 2003, re­cién se­rá hom­bre li­bre el 13 de di­ciem­bre de 2027.

Fal­ta mu­cho. Y mien­tras el tiem­po pa­sa len­to en­tre los mu­ros del pe­nal de Jo­sé León Suá­rez, el due­ño Da­llas Las Olas Bou­le­vard en­con­tró un pa­sa­tiem­po prohi­bi­do en el ré­gi­men car­ce­la­rio: un te­lé­fono ce­lu­lar con da­tos pa­ra na­ve­gar y ac­tua­li­zar su cuen­ta de Fa­ce­book.

El apa­ra­to, mar­ca Al­ca­tel, mo­de­lo 50242, fue ha­lla­do es­te jue­ves en el in­te­rior de su cel­da du­ran­te una re­qui­sa rea­li­za­da por agen­tes del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Bo­nae­ren­se (SPB). Se­gún cons­ta en el ac­ta del pro­ce­di­mien­to, el te­lé­fono no te­nía tar­je­ta SIM ni me­mo­ria ex­tra. An­tes del ope­ra­ti­vo, Con­zi es­cri­bió un tex­to desopi­lan­te so­bre su con­di­ción de her­bí­vo­ro y fru­gí­vo­ro, sus po­de­res cu­ra­ti­vos pa­ra en­fer­mos

Marcos Schenone te­nía 23 años cuan­do en la ma­dru­ga­da del 16 de enero de 2003 fue ase­si­na­do a ti­ros en Bec­car.

Iba en un re­mís jun­to a una chi­ca que ha­bía be­sa­do en el bo­li­che de Con­zi, y a la que el em­pre­sa­rio ha­bía in­ten­ta­do se­du­cir.

Con­zi los per­si­guió y dis­pa­ró ca­tor­ce ve­ces. Marcos re­ci­bió tres dis­pa­ros y mu­rió en el ac­to. “Ese es Ho­ra­cio, el due­ño de Da­llas”, al­can­zó a de­cir. de cán­cer, los pa­de­ci­mien­tos en la cár­cel y su es­pe­ran­za de vi­vir más de 110 años.

Si no re­ci­be nin­gún be­ne­fi­cio, el em­pre­sa­rio re­cién re­cu­pe­ra­rá su li­ber­tad cuan­do ten­ga 68 años. Pa­ra ese día se es­tá pre­pa­ran­do: “Ten­go la vi­ta­li­dad de un jo­ven de 30”, afir­ma. “No hay sín­to­mas de de­te­rio­ro en mi or­ga­nis­mo, ba­jé 30 ki­los ca­mi­nan­do y tro­tan­do 10 ki­ló­me­tros por día en seis me­ses y re­cu­pe­ré el pe­so de los 20 años, y la vi­ta­li­dad de los 30”.

Con­zi en­tien­de que sus cam­bios es­tán re­la­cio­na­dos con sus há­bi­tos ali­men­ta­rios. “An­tes, cuan­do era car­ní­vo­ro – ex­pli­ca–, mi es­pe­ran­za de vi­da útil era lle­gar a los 75/80 años, hoy esa ex­pec­ta­ti­va su­pera los 100/110 años con la lu­ci­dez y vi­ta­li­dad de los 30, por ello es­toy haciendo de mi cuer­po un ex­pe­ri­men­to cien­tí­fi­co pa­ra com­pro­bar cuál es el má­xi­mo po­ten­cial de lon­ge­vi­dad con el que fui­mos crea­dos los hu­ma­nos”.

En el jui­cio, su de­fen­sa in­ten­tó, en vano, que lo de­cla­ra­sen inimpu­table. El psi­quia­tra Ma­riano Cas­tex, pe­ri­to de par­te de Con­zi, de­cla­ró en no­viem­bre de 2005 que el em­pre­sa­rio era “un su­je­to que de­li­ra y cons­tru­ye un mun­do fue­ra de la reali­dad, y vi­ve en él”.

El em­pre­sa­rio ase­gu­ra que su­fre de es­trés en la cár­cel y que eso le lle­gó a pro­vo­car “una fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar”. Sin em­bar­go, cri­ti­ca a las uni­ver­si­da­des y ha­bla de sus po­de­res cu­ra­ti­vos.

“Las uni­ver­si­da­des le la­van la ca­be­za a la gen­te, la pre­pa­ran pa­ra ser do­mi­na­da por el Ma­trix. Es tris­te ver có­mo son ma­ni­pu­la­dos, y lo peor es que adop­tan una pos­tu­ra so­cia­lis­ta y con­su­men to­do lo que les ven­de el ca­pi­ta­lis­mo. Se creen que se las sa­ben to­das. Cuan­do ellos no ha­bían na­ci­do,

CEDOC PER­FIL

RE­QUI­SA. En su cel­da en­con­tra­ron un te­lé­fono Al­ca­tel que uti­li­za­ba pa­ra ac­tua­li­zar su cuen­ta de Fa­ce­book.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.