TIC, TAC, TIC, TAC

Perfil Cordoba - - Deportes -

con la 10, y la pren­sa lo cri­ti­ca sin pie­dad. Des­con­fían, y lo di­cen sin eu­fe­mis­mos. “Dios en la can­cha, un fra­ca­sa­do en la ban­ca”, lo de­fi­nió el pe­rió­di­co “Ma­ra­do­na lle­ga a Do­ra­dos sin bri­llo en su ca­rre­ra co­mo DT”, ti­tu­ló La pe­rio­dis­ta Ma­rion Rei­mers lo la­pi­dó en Fox Sports: “Ma­ra­do­na, co­mo téc­ni­co, es ma­lí­si­mo”.

No le fue me­jor con sus co­le­gas. “No po­drá ha­cer na­da y no por­que no sepa, sino por­que no pue­de. Lo usan. Es­tá en­fer­mo, lo van a echar”, se in­dig­nó Jo­sé Luis “el Che­lis” Sán­chez So­lá, ve­te­rano en­tre­na­dor me­xi­cano, hoy en Las Ve­gas Lights. Has­ta Que­ré­ta­ro, un club ri­val, tui­teó una foto de Ro­nal­din­ho, que ju­gó allí en 2014, con es­ta fra­se: “Pa­ra no­so­tros, el me­jor 10 que pa­só por Mé­xi­co es él: el que en­ten­dió, en­ten­dió”.

Pe­ro hu­bo más. Un tal Iván Dá­vi­la adap­tó el co­rri­do de la Ban­da MS, con una le­tra nue­va que lo des­pe­lle­ja vi­vo: “Pa­ra qué tan­to re­la­jo / si ya es­ta­mos avi­sa­dos / ya sa­be­mos a qué vie­ne / po­bre­ci­to de Do­ra­dos / ¡Die­go vie­ne por la blan­ca! / que te aga­rre con­fe­sa­do…”. Qué de­li­ca­de­za. Pa­ra com­ple­tar la bien­ve­ni­da, los ve­ci­nos del ex­clu­si­vo ba­rrio pri­va­do La Pri­ma­ve­ra blo­quea­ron la ru­ta, pa­ra que los ca­mio­nes de mu­dan­za no lle­ga­ran a la man­sión que el club le ha­bía re­ser­va­do allí. “No lo qui­si­mos a Ju­lio Cé­sar Chá­vez por ser ami­go de nar­cos, tam­po­co lo que­re­mos al ar­gen­tino y sus es­cán­da­los”, se plan­ta­ron.

Pe­se al am­bien­te po­co fes­ti­vo, Ma­ra­do­na es­tre­nó una son­ri­sa me­lan­có­li­ca, con­tó que ha­ce 15 años de­jó la dro­ga, y que un mal día su­po que la pla­ta se ha­bía es­fu­ma­do. Y acla­ró: “Lo úni­co que quie­ro aho­ra es tra­ba­jar, por eso pien­so que­dar­me un lar­go tiem­po aquí”. Su dis­cur­so, su ma­la dic­ción, no cal­ma­ron los áni­mos. Al con­tra­rio.

No es fá­cil ser Ma­ra­do­na. Tam­po­co lo es tra­tar con ese su­je­to-dei­dad, su fu­ria, sus con­tra­dic­cio­nes, el aco­so de la pren­sa. El sép­ti­mo pi­so del ho­tel Lu­cer­na don­de lo ins­ta­la­ron, el más lu­jo­so de Cu­lia­cán, es­tá clau­su­ra­do, in­va­di­do por agen­tes de se­gu­ri­dad y guar­daes­pal­das, has­ta que el club so­lu­cio­ne el pro­ble­ma de su vi­vien­da. Ma­ra­do­na, por con­tra­to, exi­gió vi­vir con las mis­mas co­mo­di­da­des que te­nía en Du­bai. Ha­brá que con­ven­cer a va­rios.

Pe­se a to­do, se lo vio eu­fó­ri­co con sus nue­vos ju­ga­do­res. Hi­zo bro­mas, co­rrió, pe­lo­teó ar­que­ros, ju­gó, dio in­di­ca­cio­nes. Tra­ba­jó tran­qui­lo en un club no tan tran­qui­lo, al me­nos si uno re­pa­sa la agi­ta­da vi­da de sus pro­pie­ta­rios.

Do­ra­dos per­te­ne­ce a Gru­po Ca­lien­te de Jor­ge Hank, tam­bién due­ño del Ti­jua­na Xo­loitz­cuintles, hoy en­tre­na­do por Die­go Coc­ca. Es la ba­se es­tra­té­gi­ca del fu­ma­dor sub­acuá­ti­co Die­go Bra­ga R. Nik, gran ami­go y pro­vee­dor de An­gel Easy, con­se­je­ro cer­cano de Chi­qui Wall de Moyano pa­ra se­du­cir y lue­go aban­do­nar a Saint Pao­li; re­pre­sen­tan­te de Al­mi­rón, el DT fa­vo­ri­to del pre­si­dent McC­ree.

Hank, fol­cló­ri­co ca­ci­que del PRI, due­ño de un em­po­rio de ca­sas de jue­go y afi­nes va­rios, es un hom­bre sos­pe­cha­do de ca­si to­do, de­te­ni­do y li­be­ra­do por fal­ta de prue­bas mu­chas más ve­ces que una. Un clá­si­co en es­tas zo­nas hot don­de llue­ven dó­la­res, ba­las y mu­je­res rojas.

Pre­ci­sa­men­te, con 88 ar­mas y 6 mil car­tu­chos, lo sor­pren­dió la policía en una ma­la no­che de 2011. El 28 de enero de 2014, en su cum­plea­ños 58, una ti­gre­sa de ben­ga­la, su mas­co­ta es­tre­lla, ca­si le par­te el pe­cho en dos a su ahi­ja­do y vi­ce del Xo­los, Gog Mur­guía, que por al­gún ex­tra­ño mo­ti­vo en­tró a su jau­la en la al­ta no­che. Fue un sus­to, na­da más. Uno más en esa vi­da vio­len­ta, lle­na de equí­vo­cos y “ac­ci­den­tes”.

En ese lu­gar en el mun­do, co­mo una exó­ti­ca fru­ti­lla del pos­tre, ate­rri­zó Ma­ra­do­na, su Ar­ma­da Bran­ca­leo­ne y los tsu­na­mis que desata. Una bom­ba a pun­to de es­ta­llar, tic, tac, tic, tac.

¿Peor im­po­si­ble? Qui­zá. Sal­vo que nos mi­re­mos al es­pe­jo, com­pa­trio­tas, aquí mis­mo, hoy, en es­te im­po­si­ble ma­ni­co­mio con fron­te­ras lla­ma­do Ar­gen­ti­na. pe­di­do, era una sú­pli­ca. Ha­gan un gol, por el amor de Dios. Re­cién en la dé­ci­ma fe­cha los ju­ga­do­res de Fe­rro se hi­cie­ron car­go de la de­man­da. Re­ci­bían al Ri­ver de Ra­món Díaz, na­da sen­ci­llo. Pri­mer tiem­po: 0-0. Más de lo mis­mo. Los on­ce fan­tas­mas ves­ti­dos de ver­de se­guían in­vic­tos. La ban­de­ra, fir­me en el alam­bra­do. Has­ta que en la se­gun­da eta­pa ocu­rrió el mi­la­gro: un tal Cris­tian Cha­pa­rro rom­pió el ma­le­fi­cio con un ca­be­za­zo. El gol no se gri­tó. Al­gu­nos lan­za­ron un sus­pi­ro, un ges­to de ali­vio; otros, aun­que no lo quie­ran re­co­no­cer, una car­ca­ja­da. Al hin­cha de Fe­rro le ha­bían sa­ca­do el gol, y ese 28 de abril de 1999 lo re­cu­pe­ró.

AFP

LU­GAR EN EL MUN­DO. En Mé­xi­co se lo vio eu­fó­ri­co, tran­qui­lo, en un club agi­ta­do.

HUGO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.