¿Ha­cia un víncu­lo so­cial frac­tu­ra­do?

Perfil Cordoba - - Sociedad - GUI­LLER­MI­NA DELUPI

Pos­ver­dad fue ele­gi­da co­mo pa­la­bra del año por el dic­cio­na­rio de

Ox­ford y la RAE la in­clu­yó el año pa­sa­do. Em­pa­ren­ta­da con el Bre­xit, las elec­cio­nes y los fa­ke news, sus al­can­ces com­pro­me­ten a to­dos.

Pa­ra la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, pos­ver­dad re­pre­sen­ta “una dis­tor­sión de­li­be­ra­da de una reali­dad, que ma­ni­pu­la creen­cias y emo­cio­nes con el fin de in­fluir en la opi­nión pú­bli­ca y en ac­ti­tu­des so­cia­les”.

Ox­ford, en cam­bio, se­ña­la que es “re­fe­ri­do a cir­cuns­tan­cias en las que los he­chos ob­je­ti­vos son me­nos in­flu­yen­tes en la opi­nión pú­bli­ca que las emo­cio­nes y las creen­cias per­so­na­les”.

Aun­que pa­re­ci­dos, los sig­ni­fi­ca­dos de una y otra aca­de­mia no son los mis­mos. El fi­ló­so­fo y en­sa­yis­ta ar- gen­tino Da­río Sz­tajns­zaj­ber se­ña­ló en una de sus cla­ses ma­gis­tra­les que la cla­ve pa­ra en­ten­der la pos­ver­dad es com­pren­der que, aun­que la ver­dad no exis­ta, se ge­ne­ran con­sen­sos muy di­rec­cio­na­dos des­de cier­tos es­tra­tos de po­der pa­ra es­ta­ble­cer que cier­tas ideas pa­sen co­mo si fue­ran ver­da­de­ras.

Es­to es: to­dos sa­ben que no son ver­da­de­ras pe­ro ne­ce­si­tan y quie­ren creer que lo son, por­que les es útil a sus in­tere­ses. En es­te mar­co, las

se han con­ver­ti­do en la es­pa­da de Da­mo­cles de la ver­dad, que se ve ame­na- za­da cons­tan­te­men­te por no­ti­cias fal­sas, que uti­li­zan las redes so­cia­les pa­ra es­par­cir­se a gran­des ve­lo­ci­da­des.

De he­cho, un es­tu­dio del MIT –Mas­sa­chu­sets Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy, afir­ma que las no­ti­cias fal­sas tie­nen un 70% más de pro­ba­bi­li­da­des de ser com­par­ti­das que las ver­da­de­ras.

En Fran­cia se apro­bó una ley con­tra las

el go­bierno chino apli­có una nor­ma­ti­va pa­ra cas­ti­gar los ru­mo­res po­lí­ti­cos los tan­ques tec­no­ló­gi­cos co­mo Goo­gle y Fa­ce­book se han com­pro­me­ti­do a in­cor­po­rar me­ca­nis­mos pa­ra co­rro­bo­rar in­for­ma­cio­nes erró­neas en el mar­co de pro­ce­sos elec­to­ra­les, la Unión Eu­ro­pea es­tu­dia mar­cos re­gu­la­to­rios nue­vos, y en nues­tro país la Cá­ma­ra Elec­to­ral avan­za en el mis­mo sen­ti­do.

Aún así, la pos­ver­dad, tan em­pa­ren­ta­da en prin­ci­pio a ca­sos co­mo el Bre­xit y las elec­cio­nes (por ca­so, Trump en EEUU o Bol­so­na­ro en Bra­sil) tie­ne al­can­ces que su­pe­ran am­plia­men­te los es­ta­men­tos ne­ta­men­te po­lí­ti­cos.

“Si bien en­ten­de­mos la cues­tión fi­lo­só­fi­ca, no­so­tros ha­bla­mos de Ver­dad en tér­mi­nos prác­ti­cos: de la ca­pa­ci­dad de ex­pe­ri­men­tar el mun­do y de me­dir­lo a par­tir de las he­rra­mien­tas que la cien­cia nos ha da­do. De una re­pre­sen­ta­ción fiel: las co­sas se caen, la gra­ve­dad no es dis­tin­ta pa­ra vos que pa­ra mí y no de­pen­de de nues­tra sub­je­ti­vi­dad”, ex­pli­ca Pa­blo Gon­zá­lez, co­fun- da­dor de El Ga­to y la Ca­ja, co­mu­ni­dad que edi­tó el li­bro

(ver re­cua­dro).

En cuan­to a la de­fi­ni­ción aca­dé­mi­ca,

Gon­zá­lez se­ña­la que ni Ox­ford ni la RAE se po­nen de acuer­do: “Ox­ford ha­bla de las si­tua­cio­nes en las cua­les la opi­nión pú­bli­ca es­tá me­nos in­fluen­cia­da por los da­tos ob­je­ti­vos y más por las emo­cio­nes y por el dis­cur­so. La RAE ha­bla de las si­tua­cio­nes en las que al­guien ma­ni­pu­la la ver­dad de ma­ne­ra de ge­ne­rar de­ter­mi­na­dos efec­tos en las per­so­nas”.

Es ne­ce­sa­rio res­ca­tar la ver­dad co­mo va­lor, por­que de lo con­tra­rio, avan­za­mos ha­cia una so­cie­dad frac­tu­ra­da en su víncu­lo so­cial. “Si ca­da uno tie­ne su ver­dad, no te­ne­mos un lu­gar don­de en­con­trar­nos”, aler­ta Gon­zá­lez.

“Don­de ha­ya una emo­ción, y prin­ci­pal­men­te don­de ha­ya tri­ba­lis­mo, va a ha­ber pos­ver­dad, por­que los hu­ma­nos ten­de­mos a per­te­ne­cer a gru­pos y de­fen­der­los más que a bus­car la ver­dad, que pa­sa a ser ac­ce­so­ria por­que lo que más im­por­ta es qué pien­sa mi tri­bu o mis re­fe­ren­tes”, ase­gu­ra Gon­zá­lez.

Una tri­bu es de­fi­ni­da así des­de el par­ti­do po­lí­ti­co al que un in­di­vi­duo apo­ya has­ta el equi­po de fútbol del cual es hin­cha. El pro­ble­ma se ge­ne­ra cuan­do en nom­bre de esa per­te­nen­cia em­pe­za­mos a ha­cer re­pre­sen­ta­cio­nes ca­ri­ca­tu­res­cas de no­so­tros mis­mos y de los de­más. “De­ci­mos: no­so­tros so­mos ho­nes­tos y us­te­des co­rrup­tos; no­so­tros hu­mil­des y us­te­des so­ber­bios. Y es­to hie­re el diá­lo­go, por­que

“Si ca­da uno tie­ne su ver­dad,

no te­ne­mos un lu­gar don­de en­con­trar­nos” “Don­de ha­ya una emo­ción y don­de ha­ya tri­ba­lis­mo, va a ha­ber pos­ver­dad”

la con­ver­sa­ción pa­sa de ser com­ple­ja y con ma­ti­ces a ser sim­plis­ta. No son dos per­so­nas con­ver­san­do so­bre una idea pa­ra acer­car­se a la ver­dad, sino que son dos per­so­nas gri­tán­do­se la una a la otra pa­ra de­fen­der una idea que nin­gu­na de las dos pien­sa po­ner en cri­sis”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.