Pre­gun­ta in­có­mo­da fue de­ter­mi­nan­te en ale­ga­to pa­ra sos­te­ner un fe­mi­ci­dio

Perfil Cordoba - - Judiciales - M. E. R.

El fis­cal Ser­gio Ruiz Mo­reno in­da­gó so­bre có­mo se ves­tía la víc­ti­ma y ge­ne­ró po­lé­mi­ca. Su­ce­dió en el jui­cio en el que ter­mi­nó con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua Wal­ter Sán­chez por el fe­mi­ci­dio de Na­ta­lia Pa­di­lla.

Se­ma­nas atrás se vi­ra­li­zó en redes so­cia­les la pre­gun­ta que for­mu­ló el fis­cal, Ser­gio Ruiz Mo­reno, du­ran­te el jui­cio en la Cá­ma­ra 7ª del Cri­men con­tra el cho­fer de Er­sa Wal­ter Sán­chez por la muer­te de su pa­re­ja, Na­ta­lia Pa­di­lla.

“¿Tu ma­má se ves­tía de ma­ne­ra pro­vo­ca­ti­va?”, fue el in­te­rro­gan­te de la po­lé­mi­ca.

No tar­da­ron en mul­ti­pli­car­se opi­nio­nes ad­ver­sas que en­dil­ga­ron al fun­cio­na­rio la in­ten­ción ex­pre­sa de jus­ti­fi­car la muer­te por la ro­pa que usa­ba.

En reali­dad, la pre­gun­ta se con­ca­te­nó con otras pa­ra lle­gar a una afir­ma­ción que la tes­ti­go ha­bía brin­da­do du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción ini­cial: un sis­te­ma am­bi­va­len­te por par­te del hom­bre en el víncu­lo que ha­bía cons­trui­do con Na­ta­lia.

Él in­ci­día en su for­ma de ves­tir pa­ra lue­go ex­hi­bir­la co­mo un tro­feo den­tro de una es­truc­tu­ra men­tal ma­chis­ta. Al mis­mo tiem­po crea­ba es­ce­nas de ce­los por su in­ca­pa­ci­dad de asu­mir que “su” mu­jer pu­die­ra ser desea­da por otro u otros. Esas es­ce­nas con­sis­tían en re­pro­ches y vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca.

La ves­ti­men­ta pro­vo­ca­ti­va so­bre la que in­da­gó el fis­cal no era una cons­truc­ción ob­je­ti­va de la ima­gen de la mu­jer, sino la idea que el fe­mi­ci­da se ha­cía de ella.

¿Por qué ra­zón fue im­por­tan- pro­fun­di­zar so­bre es­te de­ta­lle? Por­que en la ele­va­ción a jui­cio de la cau­sa se for­mu­ló la acu­sa­ción en con­tra de Sán­chez por ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do por vio­len­cia de gé­ne­ro pe­ro ha­bía po­cos he­chos que acre­di­ta­ran esa pers­pec­ti­va. Más bien ha­bía indicios y ca­rac­te­ri­za­ción que lle­va­ban a una cues­tión pa­sio­nal y reac­ción vio­len­ta del hom­bre.

El fis­cal ne­ce­si­tó am­pliar los he­chos pa­ra ga­ran­ti­zar que el tri­bu­nal en ca­so de apli­car la con­de­na lo hi­cie­ra –tal co­mo ocu­rrió– con el agra­van­te de vio­len­cia de gé­ne­ro, es de­cir, fe­mi­ci­dio.

Un ca­so que, si bien se pre­sen­tó co­mo un cri­men con sa­ña –la ma­tó a pu­ña­la­das–, no fue fá­cil de en­cua­drar­lo cla­ra­men­te des­de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro.

Ruiz Mo­reno re­cor­dó en su ale­ga­to la co­rrien­te de pen­sa­mien­to re­fe­ri­da al “amor lí­qui­do” del so­ció­lo­go Zyg­munt Bau­man que con­sis­te en víncu­los cor­tos que se van su­peran­do cuan­do se ago­tan.

En es­te ca­so, Na­ta­lia es­ta­ba ce­rran­do un ci­clo con Sán­chez, él no acep­tó que eso su­ce­die­ra y por eso la ma­tó.

Los fun­da­men­tos de la sen­ten­cia con­de­na­to­ria a Sán­chez se co­no­ce­rán en los pró­xi­mos días. An­te­ce­den­tes. Quien ac­tual­men­te es fis­cal de la Cá­ma­ra 7ª del Cri­men fue an­tes ase­sor le­tra­do en la Jus­ti­cia Pro­vin­cial. Co­mo tal, par­ti­ci­pó en un ex­pe­dien­te pa­ra­dig­má­ti­co, el de Pao­la Ce­jas.

La mu­jer fue con­de­na­da en 2010, jun­to a su pa­re­ja, a pri­sión per­pe­tua por el ho­mi­ci­dio de su hi­jo en Vi­lla del To­to­ral. La sen­ten­cia fue lue­go con­fir­ma­da por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia (TSJ).

Ruiz Mo­reno asu­mió su de­fen­sa cuan­do era un ca­so per­di­do. Has­ta el abo­ga­do pri­va­do de la mu­jer ha­bía re­nun­cia­do a la de­fen­sa. Al leer los fun­da­men­tos de la con­de­na de­tec­tó que na­die ha­bía te­ni­do en cuen­ta el con­tex­to de vul­ne­ra­bi­li­dad en que vi­vía Pao­la y pre­sen­tó un re­cur­so que lle­vó el ca­so a la Cor­te Su­pre­ma.

El má­xi­mo tri­bu­nal or­de­nó re­ver el fa­llo, el TSJ anu­ló par­cial­men­te la sen­ten­cia y or­de­nó que se dic­te una nue­va.

Las ra­zo­nes del cam­bio se de­bie­ron a la in­ter­ven­ción del en­ton­ces ase­sor le­tra­do que ob­ser­vó que na­die ha­bía con­si­de­ra­do ate­nuan­tes a su con­duc­ta por la vio­len­cia a la que era so­me­ti­da.

Si al­go de lo que no ado­le­ce Ruiz Mo­reno en su desem­pe­ño fun­cio­nal es de pers­pec­ti­va de gé­ne­ro.

FO­TO NA­TA­LIA PA­DI­LLA

FE­MI­CI­DIO. El fis­cal con­sul­tó có­mo se ves­tía Na­ta­lia pa­ra acre­di­tar la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.