Fútbol: la ca­ra más po­pu­lis­ta de Ma­cri

Perfil Cordoba - - Politica -

Aún hoy al Pre­si­den­te le bri­llan co­mo nun­ca los ojos cuan­do ha­bla de dos te­mas: su hi­ja An­to­nia y Bo­ca. Sus chis­tes y me­tá­fo­ras fut­bo­lís­ti­cas son mo­ne­da ha­bi­tual en diá­lo­gos pri­va­dos, pa­la­bras pú­bli­cas y has­ta en en­cuen­tros con man­da­ta­rios de otras la­ti­tu­des, aun­que sean aje­nos a se­me­jan­te pa­sión.

Por eso hay que creer en la sin­ce­ri­dad bru­tal de Mau­ri­cio Ma­cri cuan­do días atrás con­fe­só que pre­fe­ría que Bo­ca y Ri­ver no se en­fren­ta­ran en la fi­nal de la Li­ber­ta­do­res, por­que los hin­chas no iban a po­der dor­mir du­ran­te 20 días. Es­ta­ba ha­blan­do tam­bién de él.

Aca­so ese sen­ti­mien­to de hin­cha más que de je­fe de Es­ta­do vol­vió a ju­gar­le una ma­la pa­sa­da el vier­nes, con su ya fa­mo­so tuit en el que es­ta­ble­cía que los vi­si­tan­tes iban a po­der asis­tir a las fi­na­les. Ese men­sa­je des­gra­cia­do, des­an­da­do por el pro­pio Pre­si­den­te 12 ho­ras des­pués en un bus­ca­do diá­lo­go con un ca­nal de­por­ti­vo, se trans­for­mó en un aba­ni­co de ma­las se­ña­les.

Pri­me­ro, las for­mas. El tuit de las 7.48 del vier­nes de­jó bo­quia­bier­tos a más de un fun­cio­na­rio na­cio­nal y por­te­ño que de­be­ría ha­ber es­ta­do al tan­to de la novedad, em­pe­zan­do por Ro­drí­guez La­rre­ta y su mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad, Mar­tín Ocam­po, quien has­ta ad­mi­tió por la ma­ña­na que eso no era fac­ti­ble, sin ha­ber vis­to la red del pa­ja­ri­to.

Tam­po­co ha­bían si­do con­sul­ta­dos o in­for­ma­dos los clu­bes in­vo­lu­cra­dos. Ra­ro so­bre to­do en el ca­so de Bo­ca, sien­do que quien lo pre­si­de, Da­niel An­ge­li­ci, es ami­go de Ma­cri y uno de sus ope­ra­do­res in­for­ma­les en la Jus­ti­cia. No es el pri­mer ejem­plo de an­sie­dad co­mu­ni­ca­cio­nal del Pre­si­den­te: se­ma­nas atrás anun­ció an­tes de tiem­po la re­ne­go­cia­ción de un nue­vo acuer­do con el FMI sin que el Fon­do es­tu­vie­ra al tan­to.

El ven­da­val de crí­ti­cas pri­va­das de los pro­pios y pú­bli­cas de los aje­nos, hi­zo dar mar­cha atrás a Ma­cri a la no­che, por Fox Sports, la se­ñal que trans­mi­te en ex­clu­si­va la Co­pa con la pro­duc­ción de Tor­neos (ex TyC). Do­ce ho­ras des­pués de aquel tuit, el Pre­si­den­te de un país ago­bia­do por gra­ves pro­ble­mas si­guió ocu­pán­do­se de un te­ma po­co cru­cial pa­ra la ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos. ¿Na­die per­ci­be se­me­jan­te dis­la­te en el Go­bierno? ¿Tam­po­co que la con­tra­dic­ción co­mu­ni­ca­cio­nal cau­sa rui­do po­lí­ti­co?

Va­mos al fon­do. Ma­cri ex­pli­ca en su tuit que la idea de que los hin­chas vi­si­tan­tes vuel­van a asis­tir a es­tas fi­na­les con­lle­va un men­sa­je de con­vi­ven­cia y ma­du­rez. Tal vez se vea así des­de la bu­có­li­ca re­si­den­cia de Oli­vos. Pe­ro no es la reali­dad y Ma­cri lo sa­be, pre­si­dió Bo­ca y ni él con­si­guió sa­car a los ba­rra­de­lin­cuen­tes del club. Ni D’Ono­frio a los de Ri­ver y así en ca­da una de las ins­ti­tu­cio­nes del fútbol ar­gen­tino.

No pa­re­ce­ría la me­jor for­ma de en­ca­rar un pro­ble­ma di­si­mu­lar que exis­te. Tam­po­co con­fun­dir la dis­tri­bu­ción de tiem­po y ener­gías, por ca­so, en la cues­tión de la se­gu­ri­dad. El mun­do pon­drá sus fo­cos en Bue­nos Ai­res no por las fi­na­les de la Co­pa sino por la cum­bre del G20, po­cos días des­pués del úl­ti­mo su­per­clá­si­co. Dis­tor­sio­nar el eje ha­cia el fútbol, ade­más de po­pu­lis­ta, re­sul­ta po­co se­rio.

¿No se per­ci­be en el Go­bierno el dis­la­te de que Ma­cri se ocu­pe del Bo­ca-Ri­ver?

CEDOC PER­FIL

BO­CA. Ma­cri, en mo­do hin­cha.

JA­VIER CAL­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.