“Moyano de­be­ría ir a la Jus­ti­cia y no ocul­tar­se ba­jo una so­ta­na”

Perfil Cordoba - - Politica - EZE­QUIEL SPILLMAN

mar­ce­lo vi­lle­gas apun­ta a la fa­mi­lia del ca­mio­ne­ro por la “pre­sión” con­tra las em­pre­sas y por las cau­sas en su con­tra.

—¿Có­mo analiza la si­tua­ción de los Moyano?

—Hay que se­pa­rar al Moyano sin­di­ca­lis­ta, en de­fen­sa de los in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res, y otra co­sa es có­mo esa de­fen­sa se tras­lu­ce en una pre­sión más allá de la ló­gi­ca re­la­ción la­bo­ral. Aplau­do si lo­gra me­jo­ras pa­ra los tra­ba­ja­do­res, pe­ro el pro­ble­ma son los mé­to­dos que uti­li­za. Lo que se cues­tio­na es la pre­sión, la de­mos­tra­ción de fuer­za. En la Pro­vin­cia te en­con­trás con em­pre­sas fa­mi­lia­res que tie­nen se­ries di­fi­cul­ta­des de ope­ra­ción por es­tas cues­tio­nes. Una de las prin­ci­pa­les ar­mas que ha te­ni­do Ca­mio­ne­ros es el te­mor que ge­ne­ran en su­per­mer­ca­dos, en in­dus­tria­les, sean gran­des o chi­cos. Aho­ra, en cuan­to a las cau­sas, si no tie­ne na­da que ocul­tar de­be­ría pre­sen­tar­se an­te la Jus­ti­cia y no es­con­der­se de­ba­jo de una so­ta­na, o ame­na­zar con mo­vi­li­zar­se. Hay una con­fu­sión en mu­chos re­fe­ren­tes sin­di­ca­les co­mo Moyano cuan­do se tratan te­mas de ma­ne­jos eco­nó­mi­cos. Di­ce que se tra­ta de fon­dos pri­va­dos, pe­ro son fon­dos pú­bli­cos no es­ta­ta­les y re­quie­ren de una trans­pa­ren­cia ab­so­lu­ta.

—¿Hay un pro­ble­ma es­truc­tu­ral con los gre­mios?

—Hay un dilema de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad en el sin­di­ca­lis­mo. Se ha­bla de los ca­mio­ne­ros, una co­sa es Hu­go, Pa­blo y la con­duc­ción y otra son los ca­mio­ne­ros. Se­gu­ra­men­te mu­chos coin­ci­den en lo po­lí­ti­co pe­ro mu­chos otros no. Pien­so en Ba­ra­del en la cues­tión do­cen­te: un di­ri­gen­te gre­mial do­cen­te se preocupa por el sa­la­rio, por las con­di­cio­nes edi­li­cias, pe­ro, ¿es ló­gi­co que di­ga que quie­re erra­di­car el neo­li­be­ra­lis­mo de las au­las? En Italia o Fran­cia el re­pre­sen­tan­te sin­di­cal se li­mi­ta al con­ve­nio co­lec­ti­vo y al gremio, y no quie­re de­cir que es­té ve­da­do ha­cer po­lí­ti­ca, pe­ro no se mez­clan los ám­bi­tos.

—Co­mo mi­nis­tro de Tra­ba­jo bo­nae­ren­se, ¿ve si­mi­li­tu­des en­tre el Pa­ta Me­di­na, Bal­ce­do y los Moyano?

—En el fon­do los em­pa­rien­ta el mo­do en que se in­vo­lu­cra a la fa­mi­lia co­mo due­ños de un sin­di­ca­to o una ac­ti­vi­dad, car­gos he­re­di­ta­rios, y la de­mo­cra­cia sin­di­cal, “bien gra­cias”. En el ca­so de Me­di­na, hay un ám­bi­to es­pe­cí­fi­co te­rri­to­rial (La Pla­ta) don­de la ley era la de Me­di­na; en el ca­so Moyano, un ám­bi­to fun­cio­nal con to­das las ra­mas, con dis­tin­tos ni­ve­les de so­fis­ti­ca­ción. La Jus­ti­cia va a te­ner que re­sol­ver esa si­tua­ción. —¿Có­mo ve la CGT?

—Veo una frag­men­ta­ción: hay sec­to­res dis­pues­tos a dis­cu­tir y ne­go­ciar. Hay un 66% de di­ri­gen­tes dis­pues­tos a tra­ba­jar y hay un ter­cio que no tie­ne ga­nas de cons­truir. Lo he es­cu­cha­do a Pa­blo Moyano de­cir que es­tá per­se­gui­do por no apo­yar la re­for­ma la­bo­ral. Tie­ne una au­to­es­ti­ma so­bre­va­lo­ra­da y una jus­ti­fi­ca­ción de si­tua­cio­nes ju­di­cia­les. Si no tie­ne na­da que ver, que pi­da ace­le­rar su cau­sa.

—¿Hay una cri­sis de em­pleo en la Pro­vin­cia?

—No es una cri­sis ter­mi­nal, pe­ro son mo­men­tos muy com­ple­jos. Si uno mi­ra el em­pleo de sep­tiem­bre se ve que en el ne­to, en­tre al­tas y ba­jas, hay 5 mil pues­tos de tra­ba­jo más que en agos­to. De to­das for­mas, hoy no es­tán bien los sec­to­res tex­til, de cal­za­do y ves­ti­men­ta; y tam­po­co lo es­tán al­gu­nos in­dus­tria­les. Des­de el mi­nis­te­rio es­ta­mos tra­ba­jan­do en la fis­ca­li­za­ción, la res­ti­tu­ción de de­re­chos y el equi­li­brio en el mun­do de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. Acá se lle­ga a la huel­ga muy rá­pi­do. En otros paí­ses hay me­ses de dis­cu­sión, ne­go­cia­cio­nes. Y la me­di­da ex­tre­ma es una huel­ga. Hay que re­vi­sar el tra­ba­jo a re­gla­men­to, el es­ta­do de asam­blea per­ma­nen­te, la to­ma pa­cí­fi­ca, el pa­ro por solidaridad. Son las co­sas que te­ne­mos que po­ner en or­den.

Den­tro de la CGT hay un 66% de di­ri­gen­tes dis­pues­tos a tra­ba­jar y hay otro ter­cio que no tie­ne ga­nas de cons­truir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.