Un téc­ni­co, una so­cie­dad

Perfil Cordoba - - Ideas - SER­GIO SINAY*

En­tien­do el re­gla­men­to e in­cum­plí una re­gla, pe­ro te quitan la li­ber­tad de tra­ba­jo”. Desafian­te, Mar­ce­lo Ga­llar­do jus­ti­fi­ca­ba así, tras la épi­ca vic­to­ria de Ri­ver so­bre Gremio de Por­to Ale­gre, el mar­tes pa­sa­do, su en­tra­da en el ves­tua­rio du­ran­te el en­tre­tiem­po, trans­gre­dien­do la prohi­bi­ción con la que ha­bía si­do cas­ti­ga­do por una in­frac­ción anterior. Agre­gó el téc­ni­co de Ri­ver que él y sus ju­ga­do­res “ne­ce­si­ta­ban” ese in­cum­pli­mien­to. Más allá de las san­cio­nes con­se­cuen­tes, hay cues­tio­nes no so­lo fut­bo­lís­ti­cas que la ac­ti­tud de Ga­llar­do po­ne so­bre la me­sa.

La trans­gre­sión del téc­ni­co re­cuer­da a un epi­so­dio que ci­ta Car­los Nino (1943-1993), emi­nen­te ju­ris­ta y fi­ló­so­fo po­lí­ti­co y maes­tro de juristas, en Un país al mar­gen de la ley. Cuen­ta que, al re­ci­bir una or­den de la Jun­ta de An­da­lu­cía, en el si­glo XVI, el con­quis­ta­dor es­pa­ñol Her­nán Cortés mos­tró pú­bli­ca­men­te el do­cu­men­to y anun­ció: “Se aca­ta, pe­ro no se cum­ple”. Nino se­ña­la que aque­lla ac­ti­tud an­te la ley que­da­ría en el ADN de los pue­blos co­lo­ni­za­dos por Es­pa­ña. Y, en nues­tro ca­so es­pe­cí­fi­co, con­ver­ti­ría a la Ar­gen­ti­na en un país anómi­co, “en vías de sub­de­sa­rro­llo”, en don­de en nom­bre de la li­ber­tad se jus­ti­fi­ca el in­cum­pli­mien­to de la ley. Lla­ma bo­ba a la anomia ar­gen­ti­na, por­que crea una so­cie­dad dis­fun­cio­nal, en la que in­clu­so el pro­pio trans­gre­sor, ade­más de la co­mu­ni­dad, ter­mi­na per­ju­di­ca­do.

A Ga­llar­do na­die le qui­tó la li­ber­tad de tra­ba­jo. Pe­se a la san­ción ini­cial po­día se­guir ejer­cien­do co­mo téc­ni­co en los pró­xi­mos par­ti­dos de la Co­pa Li­ber­ta­do­res y en el tor­neo de la Su­per­li­ga lo­cal. Y se­gui­ría co­bran­do su suel­do, no lo iban a des­pe­dir. Pe­ro Ga­llar­do, co­mo ocu­rre día a día en el país con los trans­gre­so­res de to­do ti­po, des­de eva­so­res im­po­si­ti­vos has­ta in­frac­to­res de trá­fi­co, pa­san­do por ca­sos más gra­ves co­mo co­rrup­ción y ase­si­na­tos, creó su pro­pia ley pa­ra jus­ti­fi­car su desobe­dien­cia. No le im­por­tó si, en ca­so de una nue­va y más vi­ru­len­ta san­ción, per­ju­di­ca­ba al equi­po y a la ins­ti­tu­ción, tan­to de­por­ti­va y eco­nó­mi­ca­men­te co­mo en repu­tación. Ga­llar­do mos­tró una ar­gen­ti­ni­dad al pa­lo, co­mo la de quie­nes lo ex­cu­sa­ron.

Esa ac­ti­tud pa­re­ce tí­pi­ca de un ado­les­cen­te que con­fun­de li­ber­tad con ha­cer lo que su de­seo o su ur­gen­cia man­dan, y des­co­no­ce tan­to lí­mi­tes co­mo re­glas de con­vi­ven­cia sea en su ca­sa, su co­le­gio o los ám­bi­tos en que se mue­ve. Ne­ce­si­ta en­fren­tar a la au­to­ri­dad pa­ra afir­mar su iden­ti­dad. En un ado­les­cen­te es­to es na­tu­ral y el cho­que con la nor­ma y sus con­se­cuen­cias for­man par­te del pro­ce­so de apren­di­za­je y ma­du­ra­ción. El pro­ble­ma aso­ma cuan­do no hay un adul­to que se­ña­le el lí­mi­te orien­ta­dor. En es­te ca­so el adul­to (la di­ri­gen­cia, al­gu­na ins­tan­cia ins­ti­tu­cio­nal de Ri­ver) es­tu­vo ausente, na­die le re­cor­dó a Ga­llar­do con qué nor­mas se con­vi­ve en don­de él cir­cu­la. El epi­so­dio re­cuer­da al de esos ho­ga­res en don­de, de­bi­do a al­gu­na ha­bi­li­dad de­mos­tra­da por el ado­les­cen­te, sus pa­dres lo con­si­de­ran un “ge­nio” y le liberan to­dos los te­rri­to­rios. Ellos de­sa­pa­re­cen co­mo lí­de­res acre­di­ta­dos y ce­den su au­to­ri­dad al ado­les­cen­te, que, si bien pue­de te­ner una ha­bi­li­dad es­pe­cial, no es ni un ge­nio, ni al­guien que lo sa­be y lo pue­de to­do. Y sue­le ocu­rrir que la vi­da pon­ga de ma­ne­ra do­lo­ro­sa los lí­mi­tes que los pa­dres, por ne­gli­gen­cia, de­sidia o te­mor, omi­tie­ron. Tam­bién des­de es­ta pers­pec­ti­va el ca­so Ga­llar­do re­mi­te a una dis­fun­cio­na­li­dad cul­tu­ral y so­cial se­ria, ex­ten­di­da y vi­gen­te en nues­tra so­cie­dad.

Por úl­ti­mo, una reflexión de or­den fut­bo­lís­ti­co. Si Ga­llar­do sos­tie­ne que sus ju­ga­do­res “lo ne­ce­si­ta­ban”, los des­va­lo­ri­za y se co­lo­ca él co­mo fac­tó­tum im­pres­cin­di­ble de lo que ellos lo­gran. Co­mo si esas per­so­nas adul­tas, con ex­pe­rien­cia y cam­peo­na­tos ga­na­dos, no pu­die­ran re­sol­ver por sí mis­mas, y en equi­po, una cir­cuns­tan­cia de su ofi­cio. Y co­mo si Ma­tías Bis­cay (su se­gun­do y en es­te ca­so sus­ti­tu­to) fue­ra un hom­bre de pa­pel y no el téc­ni­co que ga­nó to­dos los par­ti­dos en los que le to­có ocu­par el ban­co co­mo ti­tu­lar. En es­to aso­ma un ras­go de so­ber­bia. Por fin, un da­to ne­ce­sa­rio: el au­tor de es­ta co­lum­na (es­cri­ta an­tes del sá­ba­do) es ve­te­rano y con­se­cuen­te hin­cha de Ri­ver.

AFP

TRANS­GRE­SOR. “Creó su pro­pia ley pa­ra jus­ti­fi­car su desobe­dien­cia”, di­ce el au­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.