Li­ber­tad, cuer­po y mer­ca­do: ha­ble­mos de pros­ti­tu­ción

Perfil Cordoba - - Correo Central -

En el su­ple­men­to Do­min­go del 28 de oc­tu­bre lee­mos un ade­lan­to del li­bro Es­cla­vos del di­ne­ro, del re­co­no­ci­do fi­ló­so­fo Mi­chael San­del, don­de se­ña­la que vi­vi­mos una épo­ca en que ca­si to­do se mer­can­ti­li­za. En­tre los ejem­plos, po­ne los vien­tres de al­qui­ler de las mu­je­res in­dias, don­de la prác­ti­ca es le­gal y se pa­ga un pre­cio me­nor a un ter­cio de lo que se pa­ga en Es­ta­dos Uni­dos. Ne­ce­si­ta­mos re­fle­xio­nar, di­ce, so­bre los lí­mi­tes mo­ra­les del mer­ca­do. O lo que es lo mis­mo, si hay co­sas que el di­ne­ro no de­be com­prar. Por­que ac­ce­der a los de­re­chos so­lo por el mer­ca­do y el po­der del di­ne­ro pro­fun­di­za la de­sigual­dad y ge­ne­ra co­rrup­ción (pen­se­mos en la po­si­bi­li­dad de que se re­sol­vie­ra de esa ma­ne­ra la ne­ce­si­dad de un tras­plan­te de ór­ga­nos).

El mer­ca­do no es un dis­tri­bui­dor equi­ta­ti­vo de va­lo­res fun­da­men­ta­les de la vi­da so­cial. Pe­ro mu­cha gen­te ale­ga, en nom­bre de la li­ber­tad, no so­lo el de­re­cho a com­prar esos bie­nes sino el “de­re­cho” a ven­der­los.

El mis­mo do­min­go, en el su­ple­men­to Cul­tu­ra, Eugenia Mas­sat rea­li­za una en­tre­vis­ta a Lukas Bär­fuss y en una pre­gun­ta (de las lla­ma­das “pre­gun­ta com­ple­ja”, por­que en la mis­ma se pre­su­po­ne al­go de mo­do que si se responde se ha acep­ta­do esa pre­su­po­si­ción) afir­ma que el ca­pi­ta­lis­mo sos­tie­ne la li­ber­tad ab­so­lu­ta de ele­gir.

Bär­fuss responde: “La li­ber­tad sig­ni­fi­ca más que po­der ele­gir en­tre di­fe­ren­tes pro­duc­tos. De­be­ría­mos po­der te­ner la elec­ción so­bre las con­di­cio­nes de nues­tra exis­ten­cia, y no veo que el ca­pi­ta­lis­mo apoye es­to”.

Ex­tra­or­di­na­ria res­pues­ta pa­ra re­fle­xio­nar so­bre uno de los te­mas que ha­cen grie­ta pro­fun­da en el fe­mi­nis­mo con­tem­po­rá­neo: el de la pros­ti­tu­ción, que al­gu­nas per­so­nas piden re­co­no­cer co­mo “tra­ba­jo se­xual” pa­ra así ac­ce­der a de­re­chos, y cu­yo ejer­ci­cio defienden en nom­bre de la li­ber­tad de de­ci­dir so­bre el pro­pio cuer­po (fren­te a la al­ter­na­ti­va –siem­pre

De­fen­so­ra de Gé­ne­ro

men­cio­na­da co­mo op­ción– del tra­ba­jo do­més­ti­co; al­ter­na­ti­va rea­lis­ta pa­ra una abru­ma­do­ra ma­yo­ría de mu­je­res po­bres).

Si­guien­do a Bär­fuss, tal de­ci­sión so­lo pue­de con­si­de­rar­se li­ber­tad si per­ma­ne­ce­mos den­tro de los lí­mi­tes del ca­pi­ta­lis­mo pa­triar­cal; si no va­mos a dis­cu­tir que el 98% de los me­dios de pro­duc­ción es­tán en ma­nos de va­ro­nes y so­lo el 2% en ma­nos de mu­je­res; si no va­mos a con­si­de­rar que en quien com­pra un cuer­po o una prác­ti­ca se­xual (en len­gua­je mer­can­til, un “ser­vi­cio”) y quien ofi­cia co­mo mer­can­cía hay por abru­ma­do­ra ma­yo­ría una sis­te­má­ti­ca di­fe­ren­cia de se­xo; si omi­ti­mos que el mer­ca­do no ofre­ce al­ter­na­ti­vas igua­li­ta­rias la­bo­ra­les o eco­nó­mi­cas a va­ro­nes y mu­je­res y que los ro­les de gé­ne­ro dan pre­rro­ga­ti­vas y pri­vi­le­gios que los hom­bres no quie­ren re­vi­sar y a los que no quie­ren re­nun­ciar.

A Mi­chael San­del le pa­re­cen pri­vi­le­gios que sir­ven de con­tra­ejem­plo pa­ra la in­tui­ción mo­ral el de­re­cho a cir­cu­lar por un ca­rril ali­via­do de la ru­ta, o a ca­zar un ani­mal en ex­tin­ción, o a que un mé­di­co nos atien­da el ce­lu­lar los fi­nes de se­ma­na, a cam­bio de un mon­to di­fe­ren­cial de di­ne­ro.

Pe­ro no hay nin­gu­na men­ción a la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca di­fe­ren­cial de los va­ro­nes, que les da el pri­vi­le­gio de ob­te­ner sa­tis­fac­ción se­xual por par­te de mu­je­res, tra­ves­tis o trans. Es ba­jo el ca­pi­ta­lis­mo su­ma­do a los ro­les de gé­ne­ro dic­ta­dos por el pa­triar­ca­do que las mu­je­res op­tan en­tre al­ter­na­ti­vas sub­al­ter­nas y las tra­ves­tis son leídas co­mo cuer­pos pa­ra el con­su­mo.

En es­te sis­te­ma ob­tie­nen be­ne­fi­cios pro­xe­ne­tas, po­li­cías, due­ños de pros­tí­bu­los, po­lí­ti­cos que se fi­nan­cian con sus tri­bu­tos, pro­tec­to­res ju­di­cia­les, me­dios de co­mu­ni­ca­ción que las ex­hi­ben y tratan co­mo mer­can­cías dis­po­ni­bles. So­lo ba­jo ese mer­ca­do el pro­xe­ne­ta es un “em­pre­sa­rio”, el pros­ti­tu­yen­te es un “clien­te” y el se­xo es un “ser­vi­cio”. El ar­zo­bis­po de Mer­ce­des-Luján, Agus­tín Ra­driz­za­ni, afir­mó que el papa Fran­cis­co no tu­vo in­je­ren­cia al­gu­na en la de­ci­sión de rea­li­zar la mi­sa en Luján, asu­mien­do su ple­na res­pon­sa­bi­li­dad y cris­tia­nas in­ten­cio­nes. Con­tra­di­jo así los di­chos del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ca­mio­ne­ros, Pa­blo Moyano, quien di­jo que el ac­to “se reali­zó gra­cias a la de­ci­sión del Su­mo Pon­tí­fi­ce” y de su pa­dre, Hu­go, que di­jo que la “con­cen­tra­ción no se hu­bie­ra po­di­do rea­li­zar sin su ve­nia”. Sin pe­car de sus­pi­ca­ces, ta­ma­ñas opi­nio­nes con­tra­pues­tas sus­ci­tan du­das.

Car­los Au­gus­to Bot­tino car­los­bot­tino@fi­ber­tel.com.ar Pa­ra lo­grar el dé­fi­cit ce­ro, ¿de­be­mos au­men­tar im­pues­tos?

Quie­nes vo­ta­mos a Ma­cri creí­mos en él cuan­do de­cía que iba a pro­du­cir un cam­bio. Pe­ro nos sen­ti­mos de­frau­da­dos al ha­cer lo mis­mo que hi­cie­ron otros go­bier­nos: aho­gar al sec­tor pro­duc­ti­vo y a la po­bla­ción con más im­pues­tos.

In­ge­nie­ro Ma­cri: ac­túe co­mo es­ta­dis­ta y va­ya al fon­do con los gas­tos su­per­fluos en la po­lí­ti­ca y con­vo­que a un ple­bis­ci­to so­bre una in­men­sa can­ti­dad de gas­tos y sub­si­dios que de­ben eli­mi­nar­se. No es mo­men­to pa­ra ti­mo­ra­tos.

Raúl H. Or­dó­ñez raul­hec­to­ror­do­nez@gmail.com Soy uno de los mi­llo­nes de pa­dres en to­do el mun­do que en su ca­sa re­pa­ra los pro­ble­mas eléc­tri­cos, sa­ni­ta­rios, pin­ta, la­va el au­to, ayu­da en la co­ci­na y en las com­pras, lle­va a sus nie­tos al co­le­gio (an­tes lo hi­ce con mis hi­jos), los orien­ta in­te­lec­tual­men­te, ayu­da a sus hermanos ma­yo­res y a sus so­bri­nos, etc. Na­da de eso es “tra­ba­jo no pa­go”. Lo ha­go por­que los quie­ro, a mi es­po­sa, a mis hi­jos y a mis nie­tos. Una de mis hi­jas, con dos títulos uni­ver­si­ta­rios de seis años de cur­sa­do, fue ins­ta­da por mí a que apu­ra­ra su desa­rro­llo la­bo­ral. Me con­tes­tó: “De­ja­me pri­me­ro ser ma­má”. Y otro de mis hi­jos rea­li­za to­da la ta­rea de la ca­sa (in­clu­yen­do el lle­var a los hi­jos al co­le­gio) pa­ra per­mi­tir que su es­po­sa pue­da desem­pe­ñar­se la­bo­ral­men­te. La se­ño­ra Sil­via Fe­de­ri­ci

(ver pá­gi­na 28 de PER­FIL Nº 1355, do­min­go 28 de oc­tu­bre) des­co­no­ce el amor gra­tui­to, el amor so­li­da­rio, el amor que nos pue­de ayu­dar a cons­truir un mun­do me­jor. Mi­llo­nes de per­so­nas que­re­mos una so­cie­dad más jus­ta, con un rol ade­cua­do

CEDOC PER­FIL

OFER­TA SE­XUAL. Reflexión so­bre un te­ma que ha­ce grie­ta pro­fun­da en elfe­mi­nis­mo con­tem­po­rá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.