Los préstamos de Chi­na

Perfil Cordoba - - Internacionales -

rIes­GO GLO­BAL Hay po­ca in­for­ma­ción so­bre los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que Chi­na ha pres­ta­do a más de cien paí­ses, en su ma­yo­ría de ba­jos in­gre­sos, a lo lar­go de los úl­ti­mos 15 años.

En el trans­cur­so de los úl­ti­mos 15 años, Chi­na ha im­pul­sa­do uno de los in­cre­men­tos en préstamos ofi­cia­les más im­pre­sio­nan­tes y de ma­yor al­can­ce geo­grá­fi­co en tiem­pos de paz de to­da la his­to­ria. Más de cien paí­ses, pre­do­mi­nan­te­men­te paí­ses de ba­jos in­gre­sos, han to­ma­do préstamos de Chi­na pa­ra fi­nan­ciar pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra, am­pliar su ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va en el sec­tor de mi­ne­ría u otros sec­to­res de pro­duc­tos bá­si­cos o pa­ra apo­yar el gas­to gu­ber­na­men­tal, de ma­ne­ra ge­ne­ral.

Sin em­bar­go, el ta­ma­ño de es­ta ola de préstamos no es la ca­rac­te­rís­ti­ca más dis­tin­ti­va de di­cho in­cre­men­to en préstamos ofi­cia­les. Lo que es ver­da­de­ra­men­te no­ta­ble es el po­co co­no­ci­mien­to que tie­ne al res­pec­to cual­quier per­so­na que sea aje­na al gru­po de ac­to­res in­me­dia­tos, for­ma­do por aque­llos que otor­gan prestamos: el go­bierno chino y las agen­cias de desa­rro­llo; y por quie­nes to­man préstamos: los go­bier­nos y las em­pre­sas es­ta­ta­les. Se pue­de en­con­trar al­go de in­for­ma­ción so­bre el ta­ma­ño y el ca­len­da­rio de los préstamos con­ce­di­dos por Chi­na en la pren­sa fi­nan­cie­ra y en una va­rie­dad de fuen­tes pri­va­das y aca­dé­mi­cas; no obs­tan­te, la in­for­ma­ción so­bre los tér­mi­nos y con­di­cio­nes de di­chos préstamos es es­ca­sa, y has­ta se pue­de de­cir prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te.

Ha­ce tres años, cuan­do es­cri­bía so­bre los paí­ses que sos­tie­nen “deu­das ocul­tas” con Chi­na y cen­tra­ba mi aten­ción en los pres­ta­ta­rios más gran­des de Amé­ri­ca La­ti­na (Ve­ne­zue­la y Ecua­dor), ob­ser­vé con preo­cu­pa­ción que las fuen­tes de da­tos es­tán­dar no cap­tu­ran la mar­ca­da ex­pan­sión de las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras que rea­li­za Chi­na con el res­to del mun­do en desa­rro­llo.

La si­tua­ción no ha cam­bia­do mu­cho des­de aquel en­ton­ces. Si bien en 2016 Chi­na se unió a las fi­las de los paí­ses que re­por­tan al Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­na­les (BPI), los préstamos de los bancos de desa­rro­llo de Chi­na no se des­glo­san por con­tra­par­te en los da­tos del BPI. Los préstamos otor­ga­dos por Chi­na que ob­tie­nen los mer­ca­dos emer­gen­tes ra­ra vez se pre­sen­tan en for­ma de va­lo­res emi­ti­dos en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de ca­pi­tal, ra­zón por la que tam­po­co apa­re­cen en las ba­ses de da­tos del Ban­co Mun­dial y de otros paí­ses.

Es­tas de­fi­cien­cias con­ta­bles sig­ni­fi­can que las deu­das ex­ter­nas de mu­chos paí­ses en desa­rro­llo y mer­ca­dos emer­gen­tes es­tán, hoy en día, sub­es­ti­ma­das en di­ver­sos gra­dos. Ade­más, de­bi­do a que en su ma­yo­ría son deu­das en dó­la­res, la fal­ta de in­clu­sión del víncu­lo con Chi­na lle­va a sub­es­ti­mar la vul­ne­ra­bi­li­dad de los ba­lan­ces con­ta­bles fren­te al ries­go cam­bia­rio. Si bien las can­ti­da­des in­vo­lu­cra­das pue­den ser mo­des­tas des­de el pun­to de vis­ta de Chi­na, la mag­ni­tud de di­cha sub­es­ti­ma­ción (ex­pre­sa­da co­mo por­cen­ta­je del PBI de los paí­ses re­cep­to­res de préstamos) en­tre to­dos los pres­ta­ta­rios se si­túa en al­re­de­dor del 15% de su PBI.

Si se su­bes­ti­ma­ron los in­cre­men­tos ini­cia­les en el en­deu­da­mien­to ex­terno, tam­bién hay ra­zo­nes pa­ra sos­pe­char que la mag­ni­tud de la re­ver­sión en cur­so de los flu­jos de ca­pi­tal a mu­chos paí­ses en desa­rro­llo y mer­ca­dos emer­gen­tes pue­de ser ma­yor de lo que ge­ne­ral­men­te se cree. Las ci­fras pu­bli­ca­das re­cien­te­men­te por el gru­po de es­tu­dio de­no­mi­na­do Chi­na-Afri­ca Re­search Ini­tia­ti­ve, de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, in­di­can que, en pro­me­dio, en­tre to­dos los pres­ta­ta­rios afri­ca­nos in­clui­dos en su ba­se de da­tos, el vo­lu­men de préstamos de Chi­na en el año 2017 se re­du­jo a la mi­tad en com­pa­ra­ción con el año anterior.

Una ex­pli­ca­ción plau­si­ble pa­ra es­ta apa­ren­te re­duc­ción en los préstamos es que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na se ha des­ace­le­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, des­de su rit­mo de cre­ci­mien­to de dos dí­gi­tos que du­ró has­ta el año 2010. Y a me­di­da que las fuen­tes de cre­ci­mien­to se des­pla­zan des­de el ám­bi­to de la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra al con­su­mo de los ho­ga­res, se ha ami­no­ra­do el in­te­rés de los for­mu­la­do­res de po­lí­ti­cas chi­nos con res­pec­to a fi­nan­ciar una ex­pan­sión en los su­mi­nis­tros de pro­duc­tos pri­ma­rios en va­rias par­tes del mun­do. Son igual­men­te ve­ro­sí­mi­les (y no son mu­tua­men­te ex­clu­yen­tes) las ex­pli­ca­cio­nes li­ga­das a que las obli­ga­cio­nes de deu­da externa de los pres­ta­ta­rios pue­den ha­ber al­can­za­do el pun­to en el cual han co­men­za­do a sur­gir di­fi­cul­ta­des de re­em­bol­so, lo que de­ja­ría a los bancos de desa­rro­llo de Chi­na con una ex­po­si­ción con­si­de­ra­ble a préstamos so­be­ra­nos ries­go­sos o mo­ro­sos.

Las pri­me­ras eta­pas del rá­pi­do in­cre­men­to en préstamos ex­ter­nos (o el pe­río­do de lu­na de miel) tam­bién pue­den arro­jar luz so­bre las ra­zo­nes por las que la si­tua­ción se ha tor­na­do más pre­ca­ria. Por el la­do de la de­man­da: el rá­pi­do in­cre­men­to en los préstamos fue fa­ci­li­ta­do por los ba­lan­ces con­ta­bles com­pa­ra­ti­va­men­te lim­pios de mu­chos paí­ses de ba­jos in­gre­sos. La Ini­cia­ti­va de Paí­ses Po­bres Muy En­deu­da­dos (HIPC) del Club de Pa­rís pa­ra ayu­dar a acree­do­res ofi­cia­les e ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les ha­bía con­do­na­do (per­do­na­do) una por­ción sus­tan­cial (en al­gu­nos ca­sos ca­si la to­ta­li­dad) de las deu­das ex­ter­nas pre­vias. Por el la­do de la ofer­ta, sur­gió un va­cío en cuan­to a préstamos ofi­cia­les de­bi­do a que ha­bía po­ca o nin­gu­na ex­po­si­ción cre­di­ti­cia pre­via de Chi­na fren­te a es­tos paí­ses, y de­bi­do a que al­gu­nos de los prin­ci­pa­les acree­do­res ofi­cia­les no es­ta­ban lis­tos pa­ra re­gre­sar a los préstamos de desa­rro­llo tras las con­do­na­cio­nes de la Ini­cia­ti­va HPIC. Chi­na fue quien lle­nó di­cho va­cío.

Los nom­bres de los pres­ta­ta­rios y pres­ta­mis­tas han cam­bia­do, pe­ro es­te es­ce­na­rio ya se pre­sen­tó y se desa­rro­lló an­te­rior­men­te. Mi tra­ba­jo jun­to a Vin­cent Rein­hart y Ch­ris­toph Tre­besch des­ta­ca que las se­cue­las de los au­ges en pre­cios de los pro­duc­tos bá­si­cos y de los in­cre­men­tos rá­pi­dos en nue­vos préstamos a los pro­duc­to­res de pro­duc­tos bá­si­cos es­tán pla­ga­das de in­cum­pli­mien­tos y otras di­fi­cul­ta­des en el ser­vi­cio de la deu­da. En es­ta oca­sión, lo que es no­ta­ble­men­te no­ve­do­so es que la co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal tam­bién es­tá en la os­cu­ri­dad so­bre la in­ci­den­cia o la na­tu­ra­le­za de cual­quier acuer­do bi­la­te­ral de re­es­truc­tu­ra­ción de deu­da en­tre Chi­na y sus mu­chos pres­ta­ta­rios de ba­jos in­gre­sos.

Chi­na no es miem­bro del Club de Pa­rís, por lo que no hay nin­gu­na ra­zón pa­ra su­po­ner que el abordaje ha­bi­tual que se apli­ca a las ne­go­cia­cio­nes ofi­cia­les so­bre la deu­da sea re­le­van­te pa­ra com­pren­der lo que pu­die­se su­ce­der. En el ca­so de que, tal co­mo yo sos­pe­cho, se ge­ne­ra­li­zan y es­tán en au­men­to las di­fi­cul­ta­des en el ser­vi­cio de la deu­da en mu­chos de los paí­ses más po­bres del mun­do, la ten­den­cia de Chi­na a fa­vo­re­cer los préstamos ga­ran­ti­za­dos plan­tea desafíos par­ti­cu­la­res. Los tér­mi­nos de ta­les préstamos pue­den real­men­te afec­tar el or­den de ca­te­go­ri­za­ción de préstamos que se apli­ca­ba en­tre los pres­ta­mis­tas, quie­nes en el pa­sa­do co­lo­ca­ban a los préstamos bi­la­te­ra­les ofi­cia­les en una ca­te­go­ría in­fe­rior, al fi­nal de to­do el res­to.

La di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, re­cien­te­men­te en­fa­ti­zó que, pa­ra con­ce­der la asis­ten­cia del FMI que so­li­ci­tó Pa­kis­tán, se re­que­ri­rá una “trans­pa­ren­cia ab­so­lu­ta” con res­pec­to a las deu­das que tie­ne el país. Mu­chas de esas deu­das pro­vie­nen de la Ini­cia­ti­va del Cin­tu­rón y Ru­ta de la Se­da, es de­cir, del es­fuer­zo ma­si­vo de Chi­na por me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra co­mer­cial y de trans­por­te en Eu­ra­sia y Afri­ca. Las de­cla­ra­cio­nes de La­gar­de su­gie­ren que el ca­mino ro­co­so ha­cia la di­vul­ga­ción com­ple­ta de las deu­das ocul­tas pu­die­se con­du­cir a te­ner que atra­ve­sar por un pro­gra­ma del FMI.

CEDOC PER­FIL

YUA­NES. Deu­das so­be­ra­nas que com­pli­can a los be­ne­fi­cia­rios.

CAR­MEN M. REIN­HART*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.