“ni la fí­si­ca ni la so­cio­lo­gía son las úni­cas ex­pli­ca­cio­nes”

Perfil Cordoba - - El Observador -

Fa­cun­do Ma­nes, la fi­ló­so­fa Dia­na Pé­rez y Jor­ge Fon­te­vec­chia

par­ti­ci­pa­ron de la me­sa re­don­da "In­ci­den­cia de las neu­ro­cien­cias en los de­ba­tes so­bre la so­cie­dad". Allí se dis­cu­tió

so­bre qué y có­mo apor­tan esas dis­ci­pli­nas a la po­lí­ti­ca.

im­por­tan­cia de ese len­gua­je úni­co que se per­dió an­te un cas­ti­go de Dios. Pe­ro Mu­re­na, la­men­ta­ble­men­te po­co leí­do en­tre no­so­tros, di­jo que ha­bía otra ma­ne­ra de ver las co­sas: tam­bién po­dría ser una opor­tu­ni­dad. En Pen­te­cos­tés ocu­rre un mi­la­gro: que ca­da uno ha­bla la len­gua de los de­más. Es­te es el sen­ti­do de es­tos en­cuen­tros”.

Jor­ge Fon­te­vec­chia re­to­mó es­ta mis­ma idea al co­mien­zo de su char­la: “Per­so­nal­men­te –di­jo– es­toy con la idea de Mu­re­na. No creo que ha­ya un so­lo len­gua­je. Se­ría preo­cu­pan­te que lo hu­bie­ra. Y he es­cu­cha­do mu­chas dis­cu­sio­nes en la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía en la que los fí­si­cos pen­sa­ban que en el fu­tu­ro exis­ti­ría una so­la cien­cia que se­ría, pre­ci­sa­men­te, la fí­si­ca; mien­tras que los so­ció­lo­gos de­cían al­go si­mi­lar: que la úni­ca cien­cia en el fu­tu­ro se­ría la su­ya, la so­cio­lo­gía. Creo que cual­quie­ra de las dos co­sas se­ría muy pe­li­gro­sa”.

El ce­re­bro, la men­te, la con­cien­cia. Lue­go de la pre­sen­ta­ción de la de­ca­na de Far­ma­cia y Bio­quí­mi­ca, Cris­ti­na Arranz, el pri­me­ro de los ora­do­res fue Fa­cun­do Ma­nes, quien re­cor­dó que sus pri­me­ras cla­ses las dio en la cá­te­dra de Ana­to­mía de esa fa­cul­tad.

Des­cri­bió tam­bién có­mo fue su pro­ce­so de apren­di­za­je en el ex­te­rior y có­mo em­pe­zó a in­ves­ti­gar y di­fun­dir la im­por­tan­cia de la in­ves­ti­ga­ción en neu­ro­cien­cias y en el co­no­ci­mien­to del ce­re­bro en nues­tro país. “Los gran­des avan­ces cien­tí­fi­cos per­mi­tie­ron (y se­gui­rán po­si­bi­li­tan­do ca­da vez más) –di­jo– ela­bo­rar me­jo­res es­tra­te­gias de tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des y brin­dar de es­ta ma­ne­ra una me­jor ca­li­dad de vi­da a mi­llo­nes de pa­cien­tes y sus fa­mi­lias”.

Agre­gó que “es­pe­cí­fi­ca­men­te, en el cam­po de las neu­ro­cien­cias, en las úl­ti­mas dé­ca­das se pro­du­je­ron gran­des trans­for­ma­cio­nes gra­cias a las nue­vas he­rra­mien­tas y tec­no­lo­gías y el tra­ba­jo man­co­mu­na­do de in­ves­ti­ga­do­res de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas. Es­tos pro­ge­sos son re­vo­lu­cio­na­rios”.

“la neu­ro­éti­ca abar­ca el cam­po de la fi­lo­so­fía que dis­cu­te los be­ne­fi­cios y pe­li­gros so­bre el ce­re­bro hu­mano”, di­jo ma­nes

Aquí no so­lo in­ter­ven­dría la cien­cia: hay cues­tio­nes que tie­nen que ver con otros campos del sa­ber que in­ci­den: “es­tos avan­ces en las neu­ro­cien­cias im­pac­tan en to­das las dis­ci­pli­nas (por­que to­do lo que ha­ce­mos lo ha­ce­mos con el ce­re­bro) y, sin du­das, tam­bién ge­ne­ran dis­yun­ti­vas re­la­cio­na­das con nues­tra pri­va­ci­dad, mo­ral, iden­ti­dad, se­gu­ri­dad, es­pi­ri­tua­li­dad, li­ber­tad y per­so­na­li­dad. Es así que los pro­fun­dos avan­ces da­dos po­ten­cia­ron la ne­ce­si­dad de un área es­pe­cí­fi­ca: la neu­ro­éti­ca”.

¿En qué con­sis­te? “Aun­que al­gu­nos con­si­de­ran que se tra­ta sim­ple­men­te de una bioé­ti­ca del ce­re­bro, la neu­ro­éti­ca abar­ca el cam­po de la fi­lo­so­fía que dis­cu­te los be­ne­fi­cios y pe­li­gros de las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el ce­re­bro hu­mano. Y, en re­la­ción a ello, con­si­de­ra lo téc­ni­ca­men­te via­ble con lo éti­ca­men­te acep­ta­ble”.

En­ten­der es­to es en­fren­tar­se a re­fle­xio­nes que pue­den com­pa­rar­se a las sus­ci­ta­das en te­mas co­mo la tec­no­lo­gía, por ejem­plo: “nos en­con­tra­mos fren­te a la po­si­bi­li­dad del desa­rro­llo de neu­ro­tec­no­lo­gía que nos per­mi­ta su­pe­rar al­gu­nas de las li­mi­ta­cio­nes del

PRESENTACION. La de­ca­na de Far­ma­cia y BIo­quí­mi­ca, Cris­ti­na Arranz da la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.