En Ar­gen­ti­na no se com­pren­de la com­ple­ja so­cie­dad bra­si­le­ña y se ha­cen ma­las tra­duc­cio­nes

Perfil Cordoba - - Hoy -

va­le la pe­na ver: http://bit. ly/pe­tro­bras-corrupcion.

Lo que ha­ce Pe­tro­bras en Bra­sil es lo que de­be­rían ha­cer to­das las em­pre­sas ar­gen­ti­nas in­vo­lu­cra­das en ca­sos de co­rrup­ción pa­ra sa­lir re­cu­pe­ra­das: mos­trar ver­da­de­ro arre­pen­ti­mien­to y nue­vos pro­ce­sos que in­di­quen real vo­lun­tad de cam­bio.

Bol­so­na­ro es otro ejem­plo –ne­ga­ti­vo, en es­te ca­so– de có­mo uti­li­zar los me­dios au­dio­vi­sua­les pa­ra cons­truir repu­tación. En Bra­sil hay dos ca­na­les de te­le­vi­sión que no tie­nen fic­ción, y to­da su pro­gra­ma­ción es en vi­vo con in­vi­ta­dos que cuan­to más po­lé­mi­cos, más ra­ting le ge­ne­ran. Es­tos ca­na­les, Re­de TV y Ban­dei­ran­tes, son com­pa­ra­bles a Amé­ri­ca TV en Ar­gen­ti­na.

El más em­ble­má­ti­co de ese ti­po de pro­gra­mas se lla­ma Su­per­pop, con­du­ci­do por Lu­cia­na Gi­me­nez,

la ex mu­jer de Mick Jag­ger, con quien tu­vo un hi­jo cuan­do vi­vió en Lon­dres sien­do mo­de­lo. Pe­ro el ca­sa­mien­to per­fec­to Lu­cia­na Gi­me­nez lo lo­gró con Bol­so­na­ro co­mo in­vi­ta­do fre­cuen­te de su pro­gra­ma, quien gra­cias a su in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca le au­men­ta­ba su au­dien­cia. Otros pro­gra­mas co­mo

Pá­ni­co o la ver­sión bra­si­le­ña de CQC tam­bién lle­va­ron fre­cuen­te­men­te a Bol­so­na­ro pa­ra au­men­tar su ra­ting, pe­ro los con­duc­to­res de es­tos pro­gra­mas no to­ma­ban en se­rio a Bol­so­na­ro: creían que con sus bur­las afec­ta­rían ne­ga­ti­va­men­te al can­di­da­to, cuan­do era Bol­so­na­ro quien se reía de ellos por­que no com­pren­dían su jue­go. Tam­bién va­le la pe­na ver el com­pi­la­do de tres mi­nu­tos so­bre có­mo es­tos pro­gra­mas im­pul­sa­ron a Bol­so­na­ro gra­cias a sus de­cla­ra­cio­nes con­tro­ver­ti­das http:// bit.ly/tv-bol­so­na­ro.

El triun­fo de Bol­so­na­ro ge­ne­ró de­ce­nas de in­ter­pre­ta­cio­nes en Ar­gen­ti­na y mu­chas tra­duc­cio­nes a nues­tra reali­dad inade­cua­das. Por ejem­plo, las crí­ti­cas a la de­ci­sión del juez Ser­gio Mo­ro de acep­tar asu­mir co­mo mi­nis­tro de Jus­ti­cia no tu­vie­ron en cuen­ta que si Mo­ro hu­bie­se que­ri­do de­di­car­se a la po­lí­ti­ca y no a la Jus­ti­cia, co­mo él cree que se­gui­rá ha­cien­do, po­dría ha­ber si­do pre­si­den­te por­que cuen­ta con más apro­ba­ción en Bra­sil que el pro­pio Bol­so­na­ro.

Par­te de las con­fu­sio­nes pro­vie­nen de la ori­gi­na­li­dad de Bra­sil co­mo na­ción y la com­bi­na­ción de una po­bla­ción

de he­ren­cia afri­ca­na con una di­ri­gen­cia cul­tu­ral­men­te nor­te­ame­ri­ca­na. El sin­cre­tis­mo de Bra­sil no es so­lo evi­den­te en el fe­nó­meno evan­gé­li­co ac­tual, va­rias dé­ca­da atrás ya se

IMA­GE­NES: CEDOC PER­FIL

AVI­SO de Pe­tro­bras re­cons­tru­yen­do su ima­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.