Me­mo­ria pú­bli­ca*

Perfil Cordoba - - Cultura - EN­ZO TRA­VER­SO

En la ac­tua­li­dad, es­ta me­lan­co­lía de la de­rro­ta es om­ni­pre­sen­te y al mis­mo tiem­po es­tá “cen­su­ra­da”, ocul­ta­da por una me­mo­ria pú­bli­ca que so­lo da es­pa­cio a las víc­ti­mas. Las re­vo­lu­cio­nes apa­re­cen co­mo un ar­caís­mo de los si­glos XIX y XX, una épo­ca de fue­go y san­gre cu­yo úni­co le­ga­do es el due­lo de las víc­ti­mas de las gue­rras, los ge­no­ci­dios y los to­ta­li­ta­ris­mos. La me­lan­co­lía que de­ri­va de ella es­tá des­po­li­ti­za­da, es paralizante y con­for­mis­ta; se des­plie­ga me­dian­te una li­tur­gia pú­bli­ca de la con­me­mo­ra­ción que, le­jos de sus­ci­tar la revuelta, tie­ne el ob­je­ti­vo de so­fo­car­la.

Yo qui­sie­ra dar voz a una cul­tu­ra que no se apia­da de las víc­ti­mas, sino que bus­ca com­pen­sar­las, que ve a los es­cla­vos co­mo su­je­tos re­bel­des, no co­mo ob­je­tos de com­pa­sión. Es es­ta la me­lan­co­lía de las Ma­dres de la Pla­za de Ma­yo, en Bue­nos Ai­res, que lu­chan con­tra la dic­ta­du­ra mi­li­tar al tiem­po que ha­cen su due­lo. El per­fil de es­ta me­lan­co­lía es el que ha­bría que res­ti­tuir, sin edul­co­ra­cio­nes pe­ro tam­bién sin re­cha­zo.

El dis­cur­so nor­ma­ti­vo ac­tual, que pos­tu­la la de­mo­cra­cia li­be­ral y la eco­no­mía de mer­ca­do co­mo el or­den na­tu­ral del mun­do, es­tig­ma­ti­za las uto­pías del si­glo XX y no de­ja nin­gún es­pa­cio a la me­lan­co­lía de iz­quier­da. Sim­ple­men­te la con­si­de­ra cul­pa­ble: su víncu­lo con los com­pro­mi­sos sub­ver­si­vos del pa­sa­do so­lo me­re­ce la re­pro­ba­ción y obli­ga al re­cha­zo. Pe­ro al la­do de la cen­su­ra del dis­cur­so do­mi­nan­te, tam­bién ha­bía una au­to­cen­su­ra, aque­lla de una me­lan­co­lía re­pri­mi­da, pros­crip­ta. Du­ran­te mu­cho tiem­po, ad­mi­tir­la era una prue­ba de de­bi­li­dad o de re­sig­na­ción. Era ne­ce­sa­rio men­tir­se pa­ra “no exas­pe­rar a Bi­llan­court”. Pri­me­ro re­pri­mi­da por la iz­quier­da mis­ma y, des­pués, es­tig­ma­ti­za­da en nues­tra épo­ca de res­tau­ra­ción “po­si­deo­ló­gi­ca”, a es­ta me­lan­co­lía rebelde le ha­ce fal­ta ser des­cu­bier­ta, pi­de ser re­co­no­ci­da. Aho­ra bien, la me­lan­co­lía y la re­vo­lu­ción van en par; no pue­de ha­ber una sin la otra. Co­mo una som­bra, la me­lan­co­lía si­gue los pa­sos de la re­vo­lu­ción, vol­vién­do­se dis­cre­ta du­ran­te su au­ge, sa­lien­do des­pués de su ago­ta­mien­to y en­vol­vién­do­la des­pués de la de­rro­ta. Los ven­ci­dos la en­car­nan, pe­ro que­da ins­crip­ta en la his­to­ria de to­dos los mo­vi­mien­tos que, des­de ha­ce dos si­glos, han in­ten­ta­do cam­biar el mun­do. La ex­pe­rien­cia re­vo­lu­cio­na­ria se trans­mi­te de una ge­ne­ra­ción a otra a tra­vés de las de­rro­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.