FUER­TE CO­MO UNA NE­NA

Perfil Cordoba - - Deportes -

Nos hi­cie­ron creer que el fútbol era po­tes­tad de los hom­bres. Nos con­ven­cie­ron de que ha­bía que ser bien ma­cho pa­ra tra­bar fuer­te y aguan­tar los pe­lo­ta­zos. Cuan­do yo era chi­ca, ha­ce 30 años, co­no­cí a Sil­vi­na. Ella ju­ga­ba al fútbol con los va­ro­nes. Lo ha­cía con ellos por­que no­so­tras no an­dá­ba­mos con la re­don­da aba­jo del bra­zo. Pe­ro cuan­do se da­ba ese ri­tual en el que dos ca­pi­ta­nes se­lec­cio­na­ban a de­do a quién que­rían en sus fi­las, Sil­vi­na era la pri­me­ra en ser ele­gi­da. Tam­bién era una in­com­pren­di­da so­cial: ju­ga­ba un de­por­te de hom­bres fuer­tes, don­de no ha­bía es­pa­cio pa­ra una ru­bia de pe­lo lar­go que gam­be­tea­ba pre­jui­cios y ma­chis­mos en el po­tre­ro del ba­rrio. Ella so­bre­vi­vía a los gri­tos que caían en sus com­pa­ñe­ros de equi­po: “Me­té, no seas ne­na”.

No su­pe más de Sil­vi­na. Qui­zás se de­di­có a al­gu­na pro­fe­sión vin­cu­la­da a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Tal vez sea abo­ga­da. O sim­ple­men­te vi­vió me­jor o peor, a su an­to­jo, ha­cien­do lo que tu­vo ga­nas. Ella ama­ba ju­gar al fútbol. Cho­ca­ba con la ener­gía de al­guien que sa­be más de lu­cha de que de fuer­za. La mi­ra­ban de reojo, le de­cían “ma­ri­ma­cho”. Era la ra­ra del club, só­lo por­que ama­ba la pe­lo­ta nú­me­ro 5.

Pe­ro los años pa­san.

El 8 de no­viem­bre la can­cha de Ar­se­nal se­rá es­ce­na­rio de la ida del re­pe­cha­je en el que la Se­lec­ción ar­gen­ti­na fe­me­ni­na de fútbol dispu­tará fren­te a Pa­na­má un lu­gar en el Mun­dial de Fran­cia 2019. Parando la pe­lo­ta de los pre­jui­cios, las en­tra­das ya es­tán ago­ta­das. En nues­tro país el fútbol fe­me­nino se vol­vió un es­pec­tácu­lo, se ale­ja del ma­chis­mo a pa­sos agi­gan­ta­dos y en­cuen­tra una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra brillar en la com­pe­ten­cia más im­por­tan­te. Se en­tie­rra la idea de “co­sa de hom­bres”. Se van apa­gan­do las ce­ni­zas de esa dis­cri­mi­na­ción que su­fri­mos to­das las mu­je­res en cual­quier es­pa­cio so­cial, po­ten­cia­das mu­cho más en el de­por­te. Hoy, las chi­cas son es­cu­cha­das. Las di­fe­ren­cias si­guen exis­tien­do, pe­ro la bre­cha se acorta ca­da vez más.

En La Pa­ter­nal fue inau­gu­ra­do un nue­vo mu­ral de Die­go Ma­ra­do­na. En las ca­lles de Ro­sa­rio se ven las imá­ge­nes de Lio Mes­si. Has­ta Car­li­tos Te­vez se ga­nó su in­men­sa obra de ar­te a me­tros de la Bom­bo­ne­ra. Pe­ro no son los úni­cos. En el pue­blo san­ta­fe­sino de Ca­ña­da Ros­quín fue in­mor­ta­li­za­da Belén Po­tas­sa, go­lea­do­ra de la Se­lec­ción. Re­fe­ren­te y tres ve­ces cam­peo­na con UIA Ur­qui­za, Po­tas­sa nun­ca de­jó atrás sus raí­ces y se ga­nó el me­re­ci­do ho­me­na­je en las ca­lles que la vie­ron pa­tear esas pri­me­ras pe­lo­tas. Pe­ro los re­co­no­ci­mien­tos no son só­lo sen­ti­men­ta­les. A ni­vel pro­fe­sio­nal, tam­bién em­pe­za­ron a ver­se los cam­bios. Las ju­ga­do­ras de la Se­lec­ción se en­tre­nan y con­cen­tran en el mis­mo predio de AFA en el que lo ha­cen sus co­le­gas hom­bres. Ade­más, pa­ra la vuel­ta del re­pe­cha­je en Pa­na­má, la di­ri­gen­cia dis­pu­so un vue­lo chár­ter pa­ra que las fut­bo­lis­tas pue­dan via­jar de la ma­ne­ra más có­mo­da. Ges­tos que van ins­ti­tu­cio­na­li­zan­do la igual­dad de gé­ne­ro.

Gra­cias a la pe­lea cons­tan­te y a la for­ta­le­za de mi­les de mu­je­res, el mun­do cam­bió. Y si­gue cam­bian­do. La so­cie­dad evo­lu­cio­na to­do el tiem­po y hoy las co­sas no eran co­mo cuan­do Sil­vi­na y yo éra­mos chi­cas.

El fútbol des­co­no­ce gé­ne­ros. Nos re­co­no­ce a to­das y to­dos. El gri­to de gol sue­na igual sin im­por­tar quién pa­tea. Los es­fuer­zos de una lu­cha que lle­va años tam­bién resuena obli­ga­to­ria­men­te en el de­por­te, so­bre to­do en el fútbol. Don­de al prin­ci­pio no fui­mos opri­mi­das, sino pros­crip­tas, has­ta que apa­re­cie­ron las Sil­vi­nas, las que se ani­ma­ron a de­mos­trar de qué es­ta­mos he­chas. Las que con la pe­lo­ta pe­ga­da al pie es­qui­va­ron a pu­ro en­gan­che las mi­ra­das ma­chis­tas. Des­pe­ja­ron a la tri­bu­na los co­men­ta­rios en voz ba­ja y sa­ca­ron en la lí­nea las bur­las que bus­ca­ron afec­tar­las.

Hoy se­gui­mos rom­pien­do es­que­mas y es­te­reo­ti­pos que in­ten­tan ce­rrar­nos el ca­mino pa­ra cum­plir nues­tros sue­ños. Hoy nos ju­ga­mos un pa­sa­je al Mun­dial con un es­ta­dio lleno, con gen­te que va a ver­nos rom­per­la. Por­que so­mos mu­je­res y sa­be­mos lo que es de­jar to­do pa­ra lle­gar a la me­ta.

Así que me­té co­mo una ne­na. Por­que ju­gan­do co­mo una ne­na, tra­ban­do co­mo una ne­na, pe­lean­do co­mo una ne­na y gri­tan­do go­les co­mo una ne­na, vas a ser esa gran mu­jer. fue­ron internados en el Ar­ge­rich, a Su­ñé le die­ron sie­te pun­tos de su­tu­ra y el res­to de los ju­ga­do­res ter­mi­na­ron pre­sos y com­par­tie­ron cel­da en la Co­mi­sa­ría 24. El ár­bi­tro fue im­pla­ca­ble: 19 ex­pul­sa­dos. Tres ju­ga­do­res fue­ron sancionados con más de un año de sus­pen­sión. Un an­te­ce­den­te: en ese mis­mo es­ce­na­rio, dos años an­tes los ju­ga­do­res de Es­tu­dian­tes ha­bían mo­li­do a pa­ta­das a los del Mi­lán por la Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal y tres del Pin­cha fue­ron a parar a la co­mi­sa­ría por or­den del en­ton­ces pre­si­den­te de fac­to Juan Car­los On­ga­nía.

Ha­ce al­gu­nas dé­ca­das cier­tas cues­tio­nes se re­sol­vían de ma­ne­ra más pri­mi­ti­va. Sin cá­ma­ras, in­ter­co­mu­ni­ca­do­res ni pan­ta­llas pa­ra ver re­pe­ti­cio­nes de las ju­ga­das des­de dis­tin­tos án­gu­los. Las co­pas, de­cían los pro­ta­go­nis­tas, eran co­sa de gua­pos.

TWIT­TER AFA

SE­LEC­CION. El jue­ves jue­gan el Re­pe­cha­je mun­dia­lis­ta. Las en­tra­das se ago­ta­ron.

LU­CIA­NA RU­BINS­KA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.