Los pri­me­ros wi­chis con tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio

Cin­co in­te­gran­tes de la co­mu­ni­dad abo­ri­gen de sal­ta se re­ci­bie­ron de en­fer­me­ros en abril. re­co­rrían más de 70 ki­ló­me­tros por día pa­ra es­tu­diar. Tres de ellos ya es­tán tra­ba­jan­do.

Perfil (Domingo) - - SOCIEDAD - CLA­RA FER­NAN­DEZ ES­CU­DE­RO

Du­ran­te tres años, el jo­ven wi­chi Ma­xi­mi­li­ano Pérez re­co­rrió a dia­rio los 70 ki­ló­me­tros que lo se­pa­ra­ban de su ca­sa, en un pa­ra­je en el sur for­mo­se­ño; de San­ta Vic­to­ria Es­te, en el nor­te de la pro­vin­cia de Sal­ta, con un úni­co ob­je­ti­vo: con­ver­tir­se en en­fer­me­ro. El es­fuer­zo rin­dió sus fru­tos: se gra­duó en abril de es­te año y ya es­tá tra­ba­jan­do en la guardia del hos­pi­tal del pe­que­ño mu­ni­ci­pio sal­te­ño.

En una de sus pri­me­ras in­ter­ven­cio­nes, le to­có es­ta­bi­li­zar a un ado­les­cen­te que lle­gó en muy ma­las con­di­cio­nes tras un ac­ci­den­te de mo­to, y lo­gró que re­co­rra sin com­pli­ca­cio­nes los 160 ki­ló­me­tros has­ta el hos­pi­tal de Tar­ta­gal. Pe­ro el logro no es só­lo pro­fe­sio­nal: “Des­de que me re­ci­bí, me mi­ran con otros ojos”, di­ce.

No es el úni­co: jun­to a Mar­cos Ca­tal­do, Eze­quiel San­do­val, Ivo­ne Ce­ba­llos y Mar­ce­la Rojas, se con­vir­tie­ron en los pri­me­ros in­te­gran­tes de pue­blos ori­gi­na­rios del país en re­ci­bir un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio. Mauricio Ma­cri via­jó a la ce­re­mo­nia y les en­tre­gó los di­plo­mas.

Los jó­ve­nes per­te­ne­cen a las co­mu­ni­da­des wi­chi y crio­lla, y re­ci­bie­ron su for­ma­ción en la se­de que la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Sal­ta (UNSa) ar­mó en la pa­rro­quia del pe­que­ño pa­ra­je. “Hoy te­ne­mos 120 alum­nos, to­dos pa­ra en­fer­me­ría, pe­ro es­ta­mos vien­do de ge­ne­rar un pro­yec­to adi­cio­nal, den­tro de Los jó­ve­nes wi­chi y crio­llos en su gra­dua­ción (arr.) y en la pa­rro­quia don­de es­tu­dia­ron (ab.). Cien­cias de la Sa­lud, pa­ra va­riar la ofer­ta por­que des­de que se re­ci­bie­ron los chi­cos –y hay unos 15 de las co­mu­ni­da­des wi­chi y crio­lla a quie­nes les que­dan en­tre una y cua­tro ma­te­rias pa­ra ter­mi­nar– te­ne­mos ca­da vez más con­sul­tas”, cuen­ta en­tu­sias­ma­do Cruz Ca­rri­zo, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía evo­lu­ti­va de la ca­rre­ra, que de­pen­de de la se­de Tar­ta­gal de la UNSa.

Ha­cia allí via­jan los es­tu­dian­tes pa­ra ha­cer sus prác­ti­cas, y du­ran­te el úl­ti­mo año, las ex­tien­den a Sal­ta capital, por­que el cen­tro de sa­lud de San­ta Vic­to­ria Es­te es de muy ba­ja com­ple­ji­dad. La uni­ver­si­dad se ha­ce car­go de los tras- la­dos y pa­sa­jes, o les pro­vee mo­vi­li­dad. “Aho­ra te­ne­mos una ca­mio­ne­ta pro­pia, y los do­cen­tes tam­bién va­mos y ve­ni­mos cua­tro o cin­co días a la se­ma­na pa­ra al­ter­nar los tiem­pos de ca­da ma­te­ria”, agre­ga Ca­rri­zo. Los alum­nos vie­nen de las mi­sio­nes ve­ci­nas –Al­to la Sierra, Las Ver­tien­tes, La Paz, en­tre otras– y re­co­rren, co­mo Cruz o Ca­tal­do, más de 30 ki­ló­me­tros dia­rios pa­ra es­tu­diar. “Eso fa­ci­li­tó las co­sas pa­ra que vea­mos que hay un po­ten­cial enor­me pa­ra cre­cer”, com­ple­ta el pro­fe­sor de la UNSa. In­ter­cam­bio. Pa­ra Mar­cos ‘Ma­no­lo’ Ca­tal­do –al que pa­res y pro­fe­so­res re­co­no­cen co­mo “el más lo­cuaz” de los cin­co–, la ce­re­mo­nia de gra­dua­ción fue un mo­men­to “pa­ra pa­sar al fren­te”, co­mo di­ce. Allí, fren­te al pre­si­den­te, al go­ber­na­dor de Sal­ta, sus com­pa­ñe­ros y ve­ci­nos, de­cla­ró: “Soy wi­chi

“Des­de que me re­ci­bí me mi­ran con otros ojos”, cuen­ta ma­xi­mi­li­ano Pérez “se con­vir­tie­ron en ejem­plos pa­ra la co­mu­ni­dad”, di­ce el pro­fe­sor cruz ca­rri­zo

y pa­ra mí es un or­gu­llo es­tar acá. Quie­ro de­cir­les que lo con­se­gui­mos con es­fuer­zo y no­so­tros de­mos­tra­mos que se pue­de”.

Pa­ra su pro­fe­sor, el logro de los jó­ve­nes wi­chi y crio­llos mo­di­fi­có a to­da la co­mu­ni­dad: “En Tar­ta­gal, to­da­vía hay mu­cha dis­cri­mi­na­ción. Pe­ro en San­ta Vic­to­ria, la mis­ma gen­te vio que los chi­cos tie­nen una tra­yec­to­ria exi­to­sa. Ma­xi­mi­li­ano ya es­tá nom­bra­do, otros dos es­tán a pun­to de em­pe­zar a tra­ba­jar. Y las chi­cas son ejem­plos pa­ra las mu­je­res, que tra­di­cio­nal­men­te es­tán más re­le­ga­das”, enu­me­ra Ca­rri­zo. Y agre­ga que, des­de lo aca­dé­mi­co, “la ex­pe­rien­cia es muy in­tere­san­te, por­que nos sor­pren­den con su ló­gi­ca de fun­cio­na­mien­to. Son de esos es­tu­dian­tes que se que­dan des­pués de cla­se y pre­gun­tan has­ta el can­san­cio”, re­su­me.

GZA. UNSA

FO­TOS: GZA. CA­RRI­ZO

EN SU TIE­RRA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.