Cau­sas le­ga­les con­tra la mu­jer de De Vi­do

Min­ni­ce­lli, con al me­nos cua­tro pro­ce­sos.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - MA­RIANO CONFALONIERI

El Go­bierno quie­re con­se­guir an­tes del miér­co­les el con­sen­so ne­ce­sa­rio pa­ra apro­bar un dic­ta­men que ha­bi­li­te a l of icia lis­mo a ex­pul­sar de la Cá­ma­ra de Dipu­tados al ex mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción kirch­ne­ris­ta, Ju­lio de Vi­do. La ban­ca­da ma­cris­ta quie­re con­cre­tar la re­mo­ción del dipu­tado cua­tro días an­tes de las elec­cio­nes pri­ma­rias, pre­vis­tas pa­ra el 13 de agos­to.

Si to­do sale co­mo pla­ni­fi­ca Cam­bie­mos, y el dic­ta­men acu­sa­to­rio se aprue­ba, De Vi­do que­da­rá es­ta se­ma­na al bor­de de la ex­pul­sión, pe­ro su sa­li­da de la Cá­ma­ra ba­ja to­ma­rá más tiem­po que el que le quie­re dar la Ca­sa Ro­sa­da al le­gis­la­dor kirch­ne­ris­ta. Por­que si no pue­de lle­var­lo an­tes de las PASO al re­cin­to, un hi­po­té­ti­co re­sul­ta­do elec­to­ral ad­ver­so en la pri­me­ra ins­tan­cia com­pli­ca­rá la es­tra­te­gia ofi­cial.

Otro fac­tor que pue­de in­fluir pa­ra una even­tual ex­pul­sión es si el enojo so­cial por la co­rrup­ción pa­sa­da se man­tie­ne tan al­to has­ta las elec­cio­nes, o si el de­ve­nir de la eco­no­mía in­cli­na la ba­lan­za ha­cia el otro la­do.

Por lo pron­to, Pa­blo To- ne­lli con­vo­ca­rá pa­ra el miér­co­les a una reunión de la Co­mi­sión de Asun­tos Cons­ti­tu­cio­na­les. To­da­vía no en­vió las no­ti­fi­ca­cio­nes, pe­ro sí son­deó in­for­mal­men­te cuál es el áni­mo en los blo­ques opo­si­to­res.

Los tres pro­yec­tos que se pon­drán a con­si­de­ra­ción son de in­te­gran­tes de Cam­bie­mos. Uno per­te­ne­ce al ra­di­cal Eduar­do Cos­ta, otro a la alia­da de la Ca­sa Ro­sa­da, Eli­sa Ca­rrió, y el úl­ti­mo es de la ma­cris­ta Sil­via Los­pen­na­to. El ob­je­ti­vo es el mis­mo y los ar­gu­men­tos pa­re­ci­dos: uti­li­zar la figura de “in­ha­bi­li­dad mo­ral” pa­ra qui­tar­le los pri­vi­le­gios al le­gis­la­dor K.

En el Fren­te Re­no­va­dor hay una idea si­mi­lar a la del of icia lis­mo, aun­que con re­pa­ros. Fuen­tes del blo­que que pre­si­de la di­pu- ta­da Gra­cie­la Ca­ma­ño di­je­ron a PERFIL que es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra re­mo­ver de su ban­ca al ex mi­nis­tro. Pe­ro agre­ga­ron que ha­brá que ha­cer­lo de ma­ne­ra “ri­gu­ro­sa” y con to­das las ga­ran­tías de defensa pa­ra De Vi­do.

“Mu­chas de las cau­sas de co­rrup­ción fue­ron pre­vias a su asun­ción co­mo dipu­tado. Pe­ro hu­bo pro­ce­sa­mien­tos que vi­nie­ron des­pués, y otras de­nun­cias que se le acu­mu­la­ron. De Vi­do des­pres­ti­ga más a la Cá­ma­ra que Lu­que”, ex­pli­có la fuen­te, en alu­sión a An­gel Lu­que quien, en 1991, sien­do dipu­tado, de­fen­dió a su hi­jo, que es­ta­ba acu­sa­do por el cri­men de Ma­ría So­le­dad Mo­ra­les. Por esa po­lé­mi­ca de­fen- sa, Lu­que fue expulsado por el pleno de la Cá­ma­ra.

La idea del desafue­ro, que no es lo mis­mo que la ex­pul­sión, per­dió fuer­za cuan­do el juez fe­de­ral Luis Ro­drí­guez des­es­ti­mó so­li­ci­tar­lo jun­to con una de­ten­ción del ex mi­nis­tro. “Si no hay un pe­di­do de un ma­gis­tra­do, no se pue­de vo­tar el desafue­ro”, ex­pli­có un di­ri­gen­te del ofi­cia­lis­mo. La ex­pul­sión, sin em­bar­go, cum­pli­ría el mis­mo efec­to, por­que al de­jar de per­te­ne­cer al cuer­po, per­de­ría to­do los pri­vi­le­gios.

Nin­gún blo­que quie­re que­dar co­mo “en­cu­bri­dor” de la co­rrup­ción. Pe­ro tam­po­co le re­ga­la­rán a Cam­bie­mos una vic­to­ria. Eso con­di­cio­na­rá los tiem­pos.

Si to­do sale co­mo pla­ni­fi­ca Cam­bie­mos, que­da­rá al bor­de de la ex­pul­sión

DIPU­TADO. En la mi­ra, tras el pe­di­do de desafue­ro y de­ten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.