El otro M19.

Son mensajes de voz de What­sapp que en­vió y re­ci­bió el su­pues­to ca­be­ci­lla de los M-19, la or­ga­ni­za­ción acusada por vein­te ata­ques ex­tor­si­vos en ca­pi­tal Fe­de­ral y el co­n­ur­bano.

Perfil (Domingo) - - PORTADA -

Au­dios que re­ve­lan co­mo ope­ra­ba la ban­da de se­cues­tra­do­res de Fuer­te Apa­che.

“Va­mos a ro­bar ami­go, yo ten­go ba­las igual (...) Es­tán to­dos los pi­bes he­cho un lo­co, no­so­tros es­ta­mos más lo­co que nun­ca. Y bueno con quien te­nes on­da ami­go, va­mos ma­ña­na to­ma­mos to­da la vi­lla de rehén y fue cor­ta, es­to es así ami­go ¿no­so­tros so­mos ma­fia o no so­mos ma­fia? So­mos re atre­vi­dos no­so­tros, zar­pa­dos de ro­bar le­jos ami­go, zar­pa­dos de se­cues­trar, no com­pra­mos ni con el dia­blo, an­da­mos con la muerte es­to es así ami­go”. Los mensajes de voz re­ci­bi­dos y en­via­dos por Axel “Pa­chu” San­ta Cruz, uno de los re­fe­ren­tes del “M19”, la ban­da de se­cues­tra­do­res de Fuer­te Apa­che, re­fle­jan la “am­plí­si­ma ga­ma de de­li­tos” que co­me­tían en di­fe­ren­tes pun­tos del co­n­ur­bano y la Ciu­dad de Buenos Aires. Fue­ron, al me­nos 20 he­chos, des­de el mes de di­ciem­bre de 2016 has­ta el mes de mar­zo de 2017.

Los au­dios for­man par­te de la cau­sa que en­vió a pri­sión a la ma­yor par­te de la or­ga­ni­za­ción que te­nía co­mo cen­tro de ope­ra­cio­nes el ba­rrio de Ciu­da­de­la. Los en­con­tra­ron en los ce­lu­la­res de San­ta Cruz y de Hu­go Leo­nar­do Ch­rus­ciel, otra de las vo­ces de man­do den­tro de la or­ga­ni­za­ción.

Ch­rus­ciel, con 33 años, or­ga­ni­za­ba al gru­po -que en su ma­yo­ría, no su­pe­ra­ba los 22, in­clu­so, uno de sus in­te­gran­tes es me­nor de edad- y con­fia­ba en el cri­te­rio de San­ta Cruz: “Sé del res­pe­to que te tie­ne la gen­te, Pa­chu, ya sé que si vos me de­cís que es blan­co, es por­que es blan­co, eso lo se de acá a Lu­ján. Yo con­fío en tu pa­la­bra, es sa­gra­da ami­go”, le di­jo dis­pues­to a com­prar un cha­le­co an­ti­ba­las sin ha­ber­lo visto an­tes, só­lo por­que su socio se lo re­co­men­da­ba.

Pe­se a que San­ta Cruz in­ten­tó eli­mi­nar las prue­bas de su te­lé­fono an­tes de ser de­te­ni­do, bo­rran­do la apli­ca­ción de men­sa­je­ría, la Di­rec­ción Ge­ne­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes y Apo­yo Tec­no­ló­gi­co a la In­ves­ti­ga­ción Pe­nal (DATIP) lo­gró re­cu­pe­rar la in­for­ma­ción.

en los au­dios ha­blan de có­mo or­ga­ni­za­ban los gol­pes y ad­qui­rían el ar­ma­men­to

Mo­dus ope­ran­di. Las re­fe­ren­cias a “ha­cer mal­dad”, “ro­bar”, “se­cues­trar”, “ir a tra­ba­jar”, se su­ce­den en los au­dios y ha­blan de có­mo se or­ga­ni­za­ban -quié­nes co­me­te­rían los gol­pes qué día-, la ad­qui­si­ción de ar­mas y mu­ni­cio­nes, el reparto del bo­tín (“ha­cer la as­ti­lla”) y del mo­dus ope­ran­di de la ban­da.

An­tes de ele­gir el blan­co, ro­ba­ban un au­to pa­ra co­me­ter los se­cues­tros ex­tor­si­vos (“ha­cer la lla­ve”), uti­li­zan­do ar­mas (prin­ci­pal­men­te cor­tas co­mo re­vól­ve­res y pis­to­las, aun­que en de­ter­mi­na­dos ca­sos, tam­bién lar­gas co­mo me­tra­lle­tas y es­co­pe­tas).

Y, si bien las víc­ti­mas fue­ron in­ter­cep­ta­das tan­to en la Ciu­dad de Buenos Aires co­mo en la Pro­vin­cia, “se ha ve­ri­fi­ca­do una cons­tan­te: sin im­por­tar el lu­gar de in­ter­cep­ta­ción de sus víc­ti­mas, la cir­cu­la­ción de los cap­to­res se cir­cuns­cri­bía a las tra­zas de la au­to­pis­ta Ac­ce­so Oes­te y la Avenida Ge­ne­ral Paz. Ade­más de ser vías rá­pi­das que fa­ci­li­ta­ban una hui­da exi­to­sa an­te una even­tual in­ter­ven­ción po­li­cial, la elec­ción de es­tas ar­te­rias no fue aza­ro­sa: am­bas son de fá­cil y rá­pi­do ac­ce­so a ‘Fuer­te Apa­che’. Así, los ban­di­dos se va­lie­ron en to­do mo­men­to de es­ta ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca del ba­rrio, ya que cir­cu­lan­do por cual­quie­ra de am­bas vías, en cual­quier mo­men­to y an­te la mí­ni­ma com­pli­ca­ción, po­dían in­ter­nar­se en calles in­te­rio­res y al­can­zar en po­cos mi­nu­tos el co­bi­jo de ‘Fuer­te Apa­che’”, in­di­ca el pe­di­do de pro­ce­sa­mien­to a los miem­bros de la ban­da rea­li­za­do por el fis­cal fe­de­ral de Mo­rón Se­bas­tián Bas­so y el equi­po de la Uni­dad Fis­cal Se­cues­tros (UFESE), a car­go de San­tia­go Mar­que­vich, al que

el lí­der bo­rró los mensajes pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res re­cu­pe­ra­ron la in­for­ma­ción

tu­vo ac­ce­so PERFIL.

El mo­vi­mien­to de la ban­da del M19 en su mo­men­to de ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad -pa­go de res­ca­te y li­be­ra­ción- ocu­rrió en las cer­ca­nías del ba­rrio.

En los mensajes, los in­te­gran­tes de la or­ga­ni­za­ción tam­bién ha­cían re­fe­ren­cia a “apre­tar el ga­ti­llo” y la po­si­bi­li­dad de ma­tar a al­guien, “va­na­glo­rián­do­se de ha­ber per­di­do el mie­do”, in­di­ca el do­cu­men­to al que tu­vo ac­ce­so PERFIL, in­clu­so de ma­tar po­li­cías (co­mo ex­pre­sión de de­seo).

En uno de los au­dios, uno de los miem­bros re­la­ta un ho­mi­ci­dio frus­tra­do: “Cuan­do le qui­se dar el se­gun­do se tra­bó, subió la ba­la a la re­cá­ma­ra pe­ro cuan­do apre­ta­ba el ga­ti­llo no sa­lía. Se pu­so el se­gu­ro so­lo, ti­ré uno y cuan­do qui­se ti­rar el se­gun­do…”.

Si bien la ma­yor par­te de la ban­da es­tá pro­ce­sa­da y en pri­sión, aún que­dan al­gu­nos es­la­bo­nes suel­tos. Es­ta se­ma­na ca­yó uno de los pró­fu­gos que te­nía la cau­sa (ver apar­te). Ha­bría si­do he­ri­do en un en­fren­ta­mien­to y de­bió in­ter­nar­se en una clí­ni­ca de la lo­ca­li­dad de Hae­do.

FOTOS: CEDOC PERFIL

M-19. “Pa­chu” San­ta Cruz (cen­tro), en el mo­no­block que le dio nom­bre a la ban­da que li­de­ra­ba.

CAUTIVOS. Mien­tras se ne­go­cia­ba el pa­go de un res­ca­te, las víc­ti­mas eran lle­va­das al ba­rrio.

DE SHOP­PING. El lí­der ha­cía ga­la de sus com­pras en Fa­ce­book.

FOTOS: CEDOC PERFIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.